Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Habrá alguna novedad en las elecciones legislativas argelinas?

Estudiantes argelinos realizan una protesta contra las elecciones parlamentarias previstas para el 12 de junio en Argel, Argelia, el 23 de marzo de 2021. Mousaab Rouibi - Agencia Anadolu]

¿Habrá alguna novedad en las elecciones legislativas argelinas previstas para el próximo mes? Esta es la pregunta sobre la que los argelinos no se ponen de acuerdo. Algunos creen que la elección será diferente porque no se sabe de antemano quién ganará, a diferencia de la elección anterior.

Los que se presentaron a esas elecciones están de acuerdo. Formaron 1.500 listas electorales, con un número más o menos igual de listas de partidos e independientes. Estos últimos, en particular, que se presentan a las próximas elecciones, ven una oportunidad de llegar al Parlamento que no se repetirá en esta época de negligencia por la que atraviesa Argelia. Quieren aprovechar la oportunidad mientras esté ahí, con los viejos partidos en plena ebullición, al igual que el sistema político en su conjunto. Además, la ley impide ahora a los antiguos diputados presentarse a un tercer mandato.

Muchos candidatos proceden de la clase media culta, que ha perdido mucho en cuanto a su estatus económico y social. Entre ellos hay periodistas y profesores universitarios, que quieren compensar su estatus perdido con puestos en el parlamento. Está claro que la televisión y, en menor medida, la radio, tienen un papel en la producción de una élite política, después de que los partidos no lo hayan conseguido. Las élites televisivas han participado en el poder legislativo en varias etapas del pasado de Argelia, y algunas se han beneficiado del partido, la fama y la reputación para acercarse a un régimen en crisis legal y tratar de renovar su base de apoyo.

Como de costumbre, incluso los candidatos instruidos se creen lo que afirma el gobierno. Venden ilusiones a los ciudadanos a través de los medios de comunicación y las universidades, y lo han hecho durante años. Los periodistas y profesores parecen contentarse con los detalles superficiales del proceso electoral, ya que lo han cubierto y tratado profesionalmente y, por tanto, no son víctimas de la propaganda.

No ven la necesidad de profundizar en el proceso político, donde la corrupción es evidente. Tampoco descubren las redes e intereses tribales que determinan la intención de voto y los resultados, especialmente cuando unas elecciones legislativas son un estímulo para esas afiliaciones prenaturales en las zonas rurales, e incluso en los suburbios de las grandes ciudades. Esto explica en parte la competencia para presentarse como candidato en la capital y otras ciudades, no sólo por el mayor número de escaños parlamentarios en juego, sino también por la ingenua creencia de que ser bien conocido en la televisión o en una universidad es suficiente para atraer votos y ganar. Además, las familias tienen varios miembros que se presentan como candidatos, para que los escaños puedan pasar a la siguiente generación cuando el miembro en activo no pueda volver a presentarse tras dos mandatos.

LEER: Argelia se niega a pedir un préstamo al FMI

Hay muchas candidatas, que se benefician de la ley electoral y se presentan en las zonas rurales y en las ciudades. La mayoría son mujeres con estudios universitarios y de clase media, entre ellas profesionales de los medios de comunicación, abogadas, ingenieras y médicas. Sus profesiones les otorgan estatus y legitimidad como candidatas. Cada vez son más las candidatas que no llevan el hiyab.

Sin embargo, pueden pagar el precio de la nueva ley electoral, que se basa en un sistema de listas abiertas. Esto significa que el votante elige el candidato que quiere de la lista, a diferencia del antiguo sistema de cuotas, del que se beneficiaban las mujeres. El nuevo sistema reduce las posibilidades de que las mujeres sean elegidas, en un momento en que algunas facciones conservadoras y patriarcales hacen una campaña agresiva contra ellas. Esto sugiere que el próximo parlamento estará extremadamente orientado a los hombres.

Hay partidos que la clase política preferiría que no estuvieran sobrerrepresentados en el parlamento hasta el punto de alterar el equilibrio actual. Los partidos que boicotean las elecciones lo han entendido. Esto también supone una oportunidad para que los candidatos individuales ganen con relativamente pocos votos a su favor. De hecho, la deslucida campaña electoral y la escasa calidad de la retórica sugieren que la participación será baja, ya que los votantes no pueden ver surgir ninguna solución real para los problemas a los que se enfrenta Argelia. Estos problemas exigen la celebración de elecciones abiertas en el marco de un consenso político más amplio que no se conforme con mecanismos electorales carentes de espíritu y propuestos como soluciones mágicas a las crisis de larga data del establecimiento.

Las elecciones llegan en un momento en el que la presión sobre los ciudadanos es cada vez mayor, y los medios de comunicación y las esferas políticas parecen ser cotos cerrados. Hay muy poca motivación para acudir a los colegios electorales el 12 de junio, así que ¿habrá realmente algo nuevo en las elecciones legislativas del próximo mes?

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 23 de mayo de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArgeliaArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines