Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Palestine, Mon Amour

Manifestaciones en Brooklyn en apoyo a los palestinos en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, el 15 de mayo de 2021 [Tayfun Coşkun - Agencia Anadolu].

Una evocadora película francesa ambientada en una Hiroshima destruida por la bomba atómica de Estados Unidos en 1945 me ha perseguido durante los últimos y terribles días de carnicería en Gaza. Me refiero a la obra maestra antibélica de 1959 Hiroshima Mon Amour. Resuena con la limpieza étnica y el genocidio progresivo de los palestinos desde la Nakba (catástrofe) de 1948 al explorar cuestiones de memoria, visión y responsabilidad. Las bombas israelíes que derribaron un centro de televisión e inventaron la presencia de Hamás, con el objetivo de obstruir la exposición de los crímenes en curso del Estado, me hicieron ver este punto.

La verdad debe prevalecer. No se puede desear que desaparezca. No debe ser distorsionada para responsabilizar a la víctima, encubrir al autor y proporcionar una cortina de humo a sus partidarios.

¿Cómo podemos penetrar en la niebla y el ruido de la guerra? ¿Quién tiene razón? ¿Quién se equivoca? ¿No debería el mundo ser neutral y ecuánime al abordar el problema?

El común de los mortales, más allá de la zona de contestación, retrocede confundido y horrorizado. A la humanidad no le ayuda la ofuscación y la desinformación de la corriente principal, ni la estrategia de distracción de Israel y sus aliados occidentales.

Comprender el origen del problema es el requisito previo para encontrar una solución duradera y justa. Hay que abordar la causa fundamental de la Nakba y de los anteriores acuerdos británico-franceses tras el colapso del Imperio Otomano al final de la Primera Guerra Mundial.

El quid del problema está claro: el secuestro sionista de la tierra de otro pueblo.

La flagrante injusticia de este hecho la entienden claramente quienes han sufrido el dominio colonial de los colonos, como Argelia, Angola, Irlanda, Mozambique, Namibia, Sudáfrica y Zimbabue. Esto hizo que las luchas anticoloniales fueran mucho más complejas, prolongadas y sangrientas que en las posesiones donde la presencia de los colonos era insignificante. Las luchas resultantes por la independencia se caracterizaron como luchas de liberación, no designadas como "conflictos", como si hubiera dos bandos opuestos, cada uno con reivindicaciones razonables.

LEER: La judaización de Jerusalén tiene implicaciones en la lucha por la liberación de Palestina

Una vez que se comprende el factor colonial, todo lo demás son comentarios. Los que tienen una mentalidad colonial -las antiguas potencias que dividieron Oriente Medio, como Gran Bretaña y Francia; la posterior intrusión de Estados Unidos, con su historial de despojo e intereses imperiales- nunca podrán entender el derecho de la lucha de un pueblo por la tierra y la libertad. Los colonos judíos, condicionados por la narrativa colonialista, no pueden aceptar las reivindicaciones palestinas. Para ellos los nativos son inferiores, una amenaza para su bienestar. Tienen el derecho "divino" de apoderarse de la tierra y de expulsar a los palestinos de la faz de la tierra. La psicosis de los opresores inculca extremos de racismo que carcomen el alma. Su doctrina militar consiste en castigar a los palestinos hasta la sumisión o la muerte. El sustento de la esperanza debe ser expulsado de las mentes palestinas.

Tres décadas después de los Acuerdos de Oslo, hemos visto cómo la situación de los palestinos ha empeorado infinitamente. Oslo y la opción de los dos estados, que vio a los líderes palestinos conformarse con un estado reducido al 22% de su tierra, ha quedado al descubierto como un engaño. Los que han sufrido la opresión saben que la única manera de obligar a los colonizadores a un cambio significativo es mediante la resistencia. Pregúntenle a Cuba; pregúntenle a Vietnam.

La libertad, por desgracia, tiene un coste muy alto. Imagínense al joven herido que hace una señal de victoria al ser rescatado de los escombros de un edificio demolido en Gaza. O la joven aterrorizada que corre a los brazos de su madre tras un ataque aéreo israelí que sacudió su edificio, llorando: "Quiero ser valiente, mamá, pero no sé cómo cuando la muerte está tan cerca".

Como si se tratara de un juego de baloncesto apocalíptico, la élite gobernante de Israel se regodea mientras el número de muertos aumenta: 249 a 12 a su favor en Gaza (70 niños, 29 mujeres). Familias enteras incineradas o aplastadas hasta la muerte. ¡Un mate! Otros 27 asesinados en Cisjordania. Otros asesinados por la policía y las turbas de linchamiento en la Jerusalén Oriental ocupada y dentro de Israel. ¡Un golpe! Las tropas de asalto se dan palmadas en la espalda mientras chocan los cinco con sus fanáticos sedientos de sangre. Hospitales, escuelas, clínicas, el único centro Covid-19, miles de casas, infraestructuras vitales, todo reducido a escombros. Un golpe de efecto, sin duda.

El ave fénix resurge de las cenizas. Como observa Omar Barghouti, líder del Movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS): "Esa es la definición de los palestinos... Protestamos porque queremos vivir".

El Israel del apartheid está perdiendo la guerra. Donald Trump afirmó que Jerusalén, donde abrió la embajada de Estados Unidos, estaba fuera de la mesa. Pues bien, vuelve a estarlo gracias a la resistencia en Sheikh Jarrah. Un golpe de efecto. La supuesta ofensiva de normalización entre Israel y los regímenes árabes serviles queda en entredicho como se preveía por el alboroto de la calle árabe. ¡Un golpe de suerte!

El colonizador está asustado y perplejo. Esta embestida de Israel ha unido a los palestinos como nunca antes. Los que se encuentran en las partes fragmentadas, desde Gaza a Cisjordania, Jerusalén y dentro de Israel, desde los campos de refugiados a la diáspora en general, han redescubierto su sentido de unidad nacional y se han levantado para hacer tambalear la determinación de los colonos. La estrategia de "divide y vencerás" está en ruinas. Una huelga general de palestinos en todo Israel y Jerusalén cerró sus tiendas y negocios; el mayor evento de este tipo desde 1936. En Tel Aviv se produjo una importante concentración de judíos y árabes para exigir la paz. Las marchas masivas en Londres, París, Berlín y Nueva York han visto multitudes sin precedentes en apoyo de la causa palestina, y la unidad entre los movimientos Black Lives Matter y Free Palestine son de gran importancia. Los palestinos de todo el mundo están de enhorabuena.

La sociedad civil de la Palestina ocupada ha desafiado a la comunidad internacional a igualar la valentía palestina presionando a los gobiernos occidentales para que retiren su apoyo a Israel. Estados Unidos proporciona a Israel una ayuda de 4.000 millones de dólares al año. La respuesta del presidente Joe Biden a la agresión de Israel fue dar 750 millones de dólares para mejorar la tecnología de bombardeo. Totalmente desvergonzado.

Biden se enfrentó a un nivel de protesta sin precedentes en todo Estados Unidos para cambiar de rumbo. Por eso presionó al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu para que pusiera fin a los bombardeos sobre Gaza. El alto el fuego incondicional siguió debidamente.

LEER: Se ha acordado un alto el fuego, pero no es la victoria que quería Netanyahu

Debemos elevar la campaña no violenta de BDS a cotas sin precedentes. Su éxito ha hecho que Israel designe la campaña como una amenaza estratégica para su existencia.

El éxito de la fórmula del BDS contra la Sudáfrica del apartheid reforzó la resistencia del pueblo y contribuyó a la victoria. El resultado fue un Estado unitario, democrático, no racista, no sexista y laico.

Nelson Mandela declaró famosamente que "la libertad de Sudáfrica está incompleta sin la libertad de los palestinos". Entendía lo que estaba bien y lo que estaba mal.

El pueblo sudafricano insta al gobierno del CNA a que sea fiel a la declaración y al legado de Mandela, a que rompa todos los lazos con el Israel del apartheid y a que lidere el mundo en la aplicación de la acción de BDS.

Esperemos que la última declaración de la ministra de Asuntos Exteriores de Sudáfrica, Naledi Pandor, sea un presagio de lo que está por venir: "Los crueles bombardeos y asesinatos de inocentes que hemos presenciado en las últimas dos semanas son un triste testimonio de la cruel impunidad que el mundo ha concedido a Israel. La comunidad internacional debe poner fin a esta impunidad. Sudáfrica debe apoyar a la Corte Penal Internacional en la investigación prevista sobre el abuso de los derechos humanos por parte del gobierno israelí. Esperamos que las sanciones y otras medidas para mostrar la ofensa del mundo ante esta brutalidad sean pronto evidentes".

Al igual que en el resto del mundo, Sudáfrica ha sido testigo de unas muestras de solidaridad con Palestina sin precedentes, encabezadas por la Coalición Nacional de BDS. Se han producido protestas en todo el país, pero la más importante ha sido la de los estibadores, los sindicatos y los grupos de solidaridad en el muelle de Durban, que han protestado contra la descarga de la carga de un barco israelí. Han participado miles de personas. Esto sigue a las acciones de solidaridad de los estibadores en la costa oeste de Estados Unidos. Y en Italia. Podría seguir un piquete internacional contra el transporte marítimo israelí.

Palestina, Mon Amour. No estás solo. Te vemos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisUS

Ronnie Kasrils ocupó varias carteras del gobierno sudafricano entre 1994 y 2008, incluida la de Ministro de Inteligencia. Es autor y activista.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines