Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Deja de comparar el apartheid de Israel con el de Sudáfrica; el primero es peor

Simpatizantes pro-palestinos sostienen pancartas con la leyenda "Boicot al Apartheid Israel" durante una protesta para condenar los actuales ataques aéreos israelíes sobre Gaza, en Durban el 18 de mayo de 2021 [RAJESH JANTILAL/AFP via Getty Images].

Es común en estos días comparar el racismo institucional en Israel, y su ocupación de Palestina, con el Apartheid de Sudáfrica. Hasta cierto punto, es una comparación razonable. Hasta cierto punto. A pesar de todos sus horrores y brutalidad, el régimen del apartheid en Sudáfrica nunca utilizó aviones de combate y artillería para bombardear a los oprimidos que vivían en los municipios. Israel sí lo ha hecho, y sigue haciéndolo.

De hecho, esto se ha convertido en algo casi rutinario y, por tanto, "aceptable" para la comunidad internacional, lo que permite a Israel actuar con impunidad. Los efectos son terribles.

Según el ministro de Vivienda y Obras Públicas de Gaza, Naji Sarhan, 1.800 viviendas fueron completamente destruidas por Israel durante su última embestida contra la población civil en el territorio bloqueado, incluidos cinco bloques de torres residenciales en el centro de la ciudad de Gaza, una zona densamente poblada. Casi 17.000 viviendas más sufrieron daños parciales y más de 120.000 palestinos se vieron así desplazados por la fuerza de sus hogares.

Las infraestructuras civiles fueron objeto de ataques deliberados por parte de Israel. Algo más de setenta edificios gubernamentales fueron destruidos, incluyendo la sede de la policía y otras instalaciones de servicios públicos. Al menos 66 escuelas resultaron dañadas por los bombardeos israelíes; tres mezquitas quedaron completamente destruidas; otras 40 mezquitas y una iglesia sufrieron daños.

OPINIÓN: La judaización de Jerusalén tiene implicaciones en la lucha por la liberación de Palestina

Los israelíes apenas avisaron de que los ataques estaban a punto de producirse, por lo que los enfermos y los ancianos no tuvieron tiempo de evacuar sus hogares. El New York Times informó de que un ataque aéreo israelí contra un edificio residencial en Deir Al-Balah el pasado miércoles por la noche mató a un matrimonio y a su hija de 2 años, e hirió a muchos otros. La mujer asesinada estaba embarazada y su marido era discapacitado. ¿Cómo podían ser una amenaza para el Estado de Israel, dotado de armas nucleares?

Esta destrucción de vidas humanas y propiedades se produjo en tan sólo 11 días de intenso bombardeo israelí sobre la población civil de la Franja de Gaza. Terminó -por ahora- con un alto el fuego que entró en vigor a las 2 de la madrugada del pasado viernes.

El número de muertos en los ataques israelíes contra la Franja de Gaza sigue aumentando... - Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor].

La mayoría de los activistas y comentaristas palestinos tratan de evitar decir o hacer algo que pueda dar lugar a acusaciones de antisemitismo. El racismo de todo tipo es aborrecible, por lo que tienen razón al hacerlo. Sin embargo, encontrar la terminología correcta para describir y definir el conflicto palestino-israelí suele ser difícil. Sin embargo, algunos de los resultados de esta búsqueda de un léxico adecuado son tan ridículos que podrían acabar comprometiendo la lucha palestina para acabar con la ocupación israelí.

Hace poco fui testigo de un debate sobre si era apropiado referirse al gobierno de Israel como un "régimen". Fue sorprendente la cantidad de personas de la izquierda política que se oponían al uso del término. Un diccionario define "régimen" como "un gobierno, especialmente uno autoritario". Eso, me parece, es totalmente aplicable a Israel, donde los líderes políticos y militares atacan con sus bombas y misiles a mujeres, niños, discapacitados y ancianos. No una vez; no dos; sino repetidamente durante 11 días y noches en lo que fue la última de muchas ocasiones. Israel se disfraza de Estado democrático con un régimen gobernante de lo más brutal. No sólo desprecia abiertamente el derecho internacional, sino que impone una ocupación militar y aterroriza a los palestinos.

El Estado combina fascismo, racismo, extrema derecha, apartheid y supremacía racial en su modus operandi. Comprendo perfectamente los motivos para describir a Israel como un Estado de apartheid, de verdad; para la mayoría de la gente tiene mucho sentido comparar el régimen israelí con el peor que ha existido jamás.

Sin embargo, esa comparación en realidad reduce la gravedad de la crueldad que Israel sigue infligiendo a los palestinos, que no tiene precedentes. Por lo tanto, las personas razonables de todo el mundo deberían buscar una descripción alternativa, pero que siga siendo adecuada. Esto podría ser importante si el asunto se debate en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde la existencia de vetos ejercidos por los partidarios de Israel sin preguntas en Washington, París y Londres significa que los argumentos, y por tanto las resoluciones del Consejo de Seguridad, dependen más de quién te apoya que de lo que puedas demostrar. El Consejo respalda a Israel.

Así que puede haber desacuerdos sobre si Israel es o no un régimen. La definición de apartheid no es adecuada para el Estado de ocupación, y he aquí el motivo: La Sudáfrica del apartheid fue un régimen brutal que discriminó a sus ciudadanos "no blancos"; de hecho, a muchos se les dio la "ciudadanía" de los bantustanes creados por Pretoria para eliminar a los "no blancos" de su propia población. Fue condenado internacionalmente y hubo decenas de resoluciones críticas de la ONU.

Esta vista aérea muestra la deteriorada estación de tren de Kliptown en Soweto, el 16 de marzo de 2021 [MICHELE SPATARI/AFP vía Getty Images].

Nací y crecí en Soweto, posiblemente una de las zonas de Sudáfrica más afectadas por el apartheid. Soweto era un laboratorio del apartheid; personificaba los peores excesos del régimen del apartheid.

Sin embargo, lo que hemos presenciado en las dos últimas semanas en Gaza nunca se vio en Soweto, ni siquiera en el apogeo del apartheid. He estado en Gaza, Cisjordania e Israel, y he pasado tiempo en campos de refugiados palestinos en Oriente Medio, incluyendo Sabra y Shatila en Líbano. Los abusos de los derechos humanos, las condiciones de vida inhumanas, los puestos de control militares, las carreteras exclusivas para colonos e incluso los diferentes lugares de matriculación de vehículos que facilitan los disparos y otras formas de acoso a los palestinos nunca se vieron en el apartheid de Sudáfrica. Y lo que es más importante, ni Soweto ni ningún otro municipio "negro" fue nunca bombardeado por tierra, aire y mar como lo ha sido Gaza.

OPINIÓN: Sheikh Jarrah resume la cuestión palestina en pequeña escala

Además, a pesar de los privilegios de que gozaban los sudafricanos blancos, un número considerable de ellos se levantó contra el apartheid. Muchos se negaron a servir en el ejército del apartheid y optaron por abandonar el país y vivir en el extranjero. Aunque hay un pequeño número de israelíes disidentes, la mayoría apoya la ocupación y las ofensivas militares del Estado contra la población de Gaza y, por tanto, son cómplices de las atrocidades y la opresión. Según The Guardian, durante la ofensiva israelí de 2014, el apoyo entre los judíos israelíes fue abrumador a lo largo de sus 24 días, y las encuestas de opinión mostraron que el 95% de los encuestados creían que el asalto estaba justificado.

Por muy malo que fuera el régimen de mi país, "apartheid" no es un término lo suficientemente fuerte para describir a Israel. Deberíamos dejar de comparar al Estado canalla con la Sudáfrica del apartheid, porque es mucho, mucho peor. Tenemos que encontrar otra etiqueta, y rápidamente.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSudáfrica

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines