Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Se ha acordado un alto el fuego, pero no es la victoria que quería Netanyahu

Los palestinos salen a la calle después de que el acuerdo de alto el fuego "mutuo y simultáneo" entre Israel y Hamás entrara en vigor a las 2 de la madrugada del viernes (2300GMT del jueves), poniendo fin al conflicto de 11 días, en la ciudad de Gaza, el 21 de mayo de 2021. [Ashraf Amra - Agencia Anadolu]

Mientras escribo es casi la medianoche del jueves y, tras una reunión de dos horas y media del gabinete de seguridad de Israel, se ha informado de que va a haber un alto el fuego en la ofensiva militar contra la Franja de Gaza, donde yo vivo. Según el periodista israelí Yaron Avraham en el Canal 12, el ejército israelí detendrá su bombardeo de Gaza inmediatamente, pero se reanudará si los grupos de resistencia palestinos no dejan de lanzar cohetes hacia el Estado de ocupación.

El gobierno egipcio comunicó a las facciones palestinas de Gaza que el alto el fuego con Israel comenzará el viernes a las 2 de la madrugada. La oficina del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, confirmó que el gabinete de seguridad lo había aprobado por unanimidad. Los ministros acordaron "aceptar la iniciativa egipcia de un alto el fuego mutuo sin ninguna condición..."

El alto cargo de Hamás, Osama Hamdan, confirmó los informes y señaló que "la resistencia palestina estará preparada para responder a cualquier violación israelí". Al Jazeera informó de que El Cairo había informado al líder de Hamás, Ismail Haniyeh, que se encuentra en Doha, de que el alto el fuego entraría en vigor a las 2 de la madrugada del viernes.

Anteriormente, los oficiales del ejército israelí afirmaron haber logrado avances "sin precedentes" en los últimos once días de bombardeos. "Hamás está disuadido y ha sufrido serios golpes", se dice que dijo un oficial a los ministros.

Los bombardeos comenzaron después de que los grupos de resistencia palestinos de Gaza respondieran a más de 20 días de violencia israelí contra los fieles palestinos en la mezquita de Al-Aqsa, y a la negativa de Israel a abandonar los planes de expulsar a varias familias palestinas de sus hogares en el barrio de Sheikh Jarrah de Jerusalén. Las viviendas iban a ser entregadas a colonos judíos ilegales mediante un largo y falso proceso legal.

Cuando los grupos de resistencia respondieron a las violaciones israelíes, establecieron varios objetivos, entre ellos el fin del acoso y la provocación de los colonos y la policía en la mezquita de Al-Aqsa, y la no expulsión de los palestinos de Sheikh Jarrah. Los objetivos de Israel al golpear Gaza incluían la destrucción de la infraestructura de la resistencia y la reimplantación del factor de disuasión del ejército.

LEER: La lucha por los derechos en Palestina debe continuar hasta que termine la ocupación

Desde el primer día, la resistencia palestina sorprendió a Israel con su capacidad de disparar cientos de cohetes de diverso alcance, lo que a su vez impuso otro tipo de bloqueo en alrededor del 70% de Israel, que acababa de salir del bloqueo de Covid, mientras sonaban las sirenas antiaéreas y la gente corría a los refugios antibombas. Los cohetes palestinos llegaron a paralizar el aeropuerto Ben Gurion.

A pesar de las afirmaciones en contra, los ataques israelíes contra Gaza fueron un fracaso tras otro. La primera oleada golpeó dos concentraciones de civiles, matando a niños en Jabalia y Beit Hanoun. El ejército utilizó drones para identificar objetivos militares, pero no encontró ninguno. Impertérrito, continuó atacando a los civiles mientras afirmaba tener como objetivo las instalaciones y los combatientes de la resistencia.

Todas las mañanas, tras los intensos y brutales bombardeos nocturnos contra la población civil y las infraestructuras civiles, el portavoz del ejército Avichay Adraee informaba a los medios de comunicación sobre las instalaciones militares, las lanzaderas de cohetes, los túneles y los combatientes que habían sido atacados. La realidad es que las bombas y los misiles israelíes alcanzaron edificios residenciales, oficinas gubernamentales e infraestructuras civiles, incluidas carreteras y cruces estratégicos -lo que significó, por ejemplo, que las ambulancias no pudieran llegar al principal hospital Al-Shifa con heridos-, así como las redes de telecomunicaciones, agua, alcantarillado y electricidad. Sobre todo, la mayor parte de las víctimas han sido civiles, principalmente niños y mujeres.

Palestinos sostienen una maqueta de la Cúpula de la Roca mientras se reúnen para una celebración después de que el acuerdo de alto el fuego "mutuo y simultáneo" entre Israel y Hamás entrara en vigor a las 2 am del viernes (2300GMT del jueves), poniendo fin al conflicto de 11 días, en Rafah, Gaza, el 21 de mayo de 2021. [Abed Rahim Khatib - Agencia Anadolu]

En el que ha resultado ser el último día de la ofensiva, el ejército israelí afirmó que había matado a 160 combatientes palestinos, incluidos altos cargos, aunque de las 232 personas muertas por sus bombas, 65 eran niños, 39 mujeres y 17 ancianos. El resto eran discapacitados y otros civiles. La afirmación de Israel no tiene sentido. Ha mentido para apaciguar al público en casa y encubrir sus crímenes de guerra para tranquilizar la conciencia de la ineficaz comunidad internacional.

Una de las afirmaciones realizadas durante la semana pasada es que Israel había dañado el llamado "Metro" de Hamás, una red de túneles utilizada por los combatientes de la resistencia. Una fuente de seguridad dijo a la Radio del Ejército israelí que se trataba de un logro estratégico vendido al gabinete. Según el periodista israelí Itamar Eichner en la emisora pública Kan, se trataba de una noticia falsa, al igual que la reunión del gabinete y la votación sobre la iniciativa de alto el fuego propuesta por El Cairo. Una investigación llevada a cabo por el Canal 11 de televisión israelí descubrió que el "Metro" era una invención israelí destinada a ser comercializada como un logro militar para la audiencia israelí e internacional.

Mientras el gabinete israelí discutía el alto el fuego, el servicio de noticias en lengua hebrea Rotter Net señaló que seguían cayendo cohetes desde Gaza en todo Israel. El general de brigada retirado Zvika Vogel comentó el alto el fuego diciendo: "La situación de seguridad actual es la más despreciable desde 1973. Netanyahu nos está vendiendo historias falsas que no se pueden comprar. No tenemos nada más que la bandera blanca, que es el símbolo de la rendición. Estamos incapacitados y sin viabilidad operativa. Todo es malo para nosotros".

Netanyahu y su equipo de defensa, que participó en el lanzamiento de la ofensiva, se esconden de los medios de comunicación. Un portavoz de los grupos de la resistencia palestina, por su parte, salió a las ondas para anunciar el alto el fuego y, al mismo tiempo, advertir a Netanyahu y al ejército israelí de que cualquier violación del acuerdo haría que los cohetes volvieran a surcar los cielos de las ciudades israelíes.

LEER: La opinión popular en Marruecos es claramente contraria a la normalización con Israel

"Este es un fuerte golpe a la disuasión israelí", dijo el miembro de la Knesset israelí Gideon Saar sobre lo que se dice que es un alto el fuego unilateral. "Detener la acción militar sin imponer restricciones al refuerzo del poder y el armamento de Hamás sería un fracaso político por el que pagaremos el precio".

El comentarista político y de crímenes del Canal 13 de televisión israelí, Aviad Glickman, escribió en Twitter: "Parece que el Primer Ministro tiene miedo de informar a los ciudadanos de su país sobre las últimas actualizaciones. Por eso, tenemos las noticias de Al Jazeera y los medios árabes".

Según el socio político de Netanyahu, Itamar Ben-Gvir MK, "El alto el fuego es un escupitajo en la cara de la gente del sur [de Israel]". Prometió que no apoyará el intento de Netanyahu de formar otro gobierno de coalición, a pesar de haberlo apoyado antes de la ofensiva.

Si Netanyahu creyera realmente que ha ganado, habría posado para los medios de comunicación y celebrado una rueda de prensa para presumir de su victoria. Pero lo que hizo su ejército en Gaza fue vergonzoso, ya que sólo mató a civiles y destruyó sus infraestructuras e instalaciones.

Almog Ben Zikri, de Haaretz, informó que la resistencia palestina disparó 4.369 cohetes contra Israel durante los 11 días de la ofensiva contra Gaza, incluidos más de 300 disparados durante las últimas 12 horas. El ala militar de Hamás subrayó que está preparada para una larga batalla con el Estado de ocupación, y reiteró que su arsenal de armas sigue estando lleno de cohetes fabricados con materiales básicos.

La diferencia, señaló, es que los resistentes luchadores por la libertad están respaldados por el derecho internacional, que garantiza el derecho de los pueblos ocupados a resistir al poder de ocupación por cualquier medio a su alcance. La "autodefensa" de Israel no tiene esa legitimidad. Puede que haya un alto el fuego, pero no es la victoria que quería Netanyahu.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines