Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La opinión popular en Marruecos es claramente contraria a la normalización con Israel

People gather to stage a demonstration in support of Palestinians and to protest against Israeli attacks on Gaza Strip, on 15 May 2021 in Rabat, Morocco. [Jalal Morchidi - Anadolu Agency]

Las manifestaciones del domingo y el lunes en Marruecos fueron el mayor referéndum popular contra el acuerdo de normalización firmado por las autoridades marroquíes con Israel a finales del año pasado. El acuerdo se firmó a cambio del reconocimiento por parte de Estados Unidos de la disputada soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

Las autoridades de Rabat permitieron que se celebraran decenas de manifestaciones en más de cuarenta ciudades, pueblos y aldeas en solidaridad con Palestina y para denunciar la brutal agresión israelí contra los civiles palestinos. Participaron miles de personas de todo el espectro político, todas ellas coreando un mismo lema: "La normalización es una traición". Pidieron la abolición del acuerdo de normalización con Israel y la expulsión del representante israelí en Rabat, que de hecho afirmó que había dejado Marruecos la semana pasada para ir a Israel a comprobar la salud de su padre postrado en la cama.

La posición oficial marroquí quedó clara por su silencio durante los primeros días de la agresión israelí a Jerusalén y luego a Gaza. Esto evolucionó hacia la preocupación por lo que está ocurriendo y los llamamientos al diálogo, antes de que Rabat anunciara el suministro de ayuda humanitaria para los palestinos de Gaza, a pesar de que las autoridades saben que será difícil entregar dicha ayuda dado el bloqueo terrestre, aéreo y marítimo impuesto al territorio por el nuevo aliado Israel.

Aunque Marruecos, cuyo monarca preside el Comité Quds, no ha emitido (en el momento de redactar este informe) una condena oficial de los atroces crímenes que comete a diario Israel contra los palestinos, las declaraciones del primer ministro Saadeddine Othmani calificaron de "crimen de guerra" lo que ocurre en Palestina. En el parlamento marroquí, más de una voz se alzó pidiendo que el gobierno cancelara el acuerdo de normalización. Dichos llamamientos fueron realizados incluso por diputados del Partido de la Justicia y el Desarrollo, el partido islamista cuyo secretario general encabeza el gobierno y que no sólo firmó el acuerdo sino que lo defendió con el pretexto de que daría a Marruecos la posibilidad de expresar su compromiso con la defensa de la causa palestina.

LEER: La heroica resistencia palestina indica el fracaso del sionismo

Si todas estas voces -en la calle, en el gobierno, desde el primer ministro y en el parlamento- están de acuerdo en que se cancele la normalización, entonces ¿qué sentido tiene mantener el acuerdo con el estado racista, usurpador y criminal? El gobierno marroquí cayó en un truco de confianza cuando aceptó cambiar su posición histórica sobre la causa palestina por el reconocimiento de la soberanía del Reino sobre el territorio del Sahara por parte de un débil presidente estadounidense. Meses después de la toma de posesión de un nuevo presidente estadounidense, y seis meses después de la firma del acuerdo de normalización, no se ha visto nada en cuanto a los aspectos prácticos de dicho reconocimiento estadounidense. La administración Biden no confirma ni niega la soberanía marroquí. Además, una de las condiciones del acuerdo era la apertura de un consulado estadounidense en el territorio en disputa, pero todavía no hay rastro de ello sobre el terreno.

Marroquíes marchan durante una manifestación contra el plan de paz de Estados Unidos para Oriente Medio en la capital, Rabat, el 9 de febrero de 2020. [FADEL SENNA/AFP vía Getty Images]

Marruecos está perdiendo mucho más que las inexistentes ganancias de la normalización. La mayor pérdida es el daño a su crédito simbólico como defensor de la causa palestina, encarnado por la presidencia de su monarca en el Comité Quds. El comité no ha emitido aún ninguna declaración de posición sobre lo que está ocurriendo, a pesar de que la agresión a los palestinos se produjo en Jerusalén y su barrio de Sheikh Jarrah, un tema central del conflicto árabe-israelí. El Marruecos oficial, que todavía expresa su posición en pequeñas dosis, debe adoptar una postura franca y coherente con sus posiciones históricas y ponerse claramente del lado de los legítimos propietarios de la tierra. Debe anunciar públicamente la anulación de todos y cada uno de los acuerdos de normalización apresurados con Israel y la expulsión del representante israelí, como ocurrió en 2000 tras la agresión israelí en Cisjordania y la Franja de Gaza. A pesar de su gravedad en aquel momento, no puede compararse con la magnitud de los crímenes cometidos hoy contra los palestinos en Gaza, Jerusalén, Cisjordania y el resto de la Palestina ocupada.

El acuerdo de normalización siguió adelante aunque no se debatió en el Parlamento. El pueblo no fue consultado antes de su firma, y su cancelación hoy sería simplemente la corrección de un error cometido el año pasado. Incluso podría restablecer el histórico crédito simbólico de Marruecos a los ojos del pueblo para el gobierno y el rey en defensa de lo que es correcto y en apoyo de los oprimidos.

A nivel popular, los marroquíes están en deuda con la heroica resistencia palestina, porque les liberó de su miedo, y llevó a las autoridades de Rabat a permitir que se celebraran manifestaciones libres en solidaridad con el pueblo de la Palestina ocupada. Los funcionarios marroquíes deben aprovechar el momento para expresar una posición honorable que devuelva al pueblo marroquí su orgullo, y devuelva el honor al régimen. Esto es lo mínimo que el pueblo, el gobierno y el rey de Marruecos pueden hacer para mostrar su apoyo a los palestinos y a su justa causa. El acuerdo de normalización entre Marruecos e Israel ha fracasado tanto pública y oficialmente como moralmente, y ha llegado el momento de abandonarlo definitivamente. Además, debe promulgarse una ley que penalice toda forma de normalización en el futuro, como exigen muchas voces políticas y de la sociedad civil en Marruecos.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 19 de mayo de 2021

LEER: Egipto nunca será un intermediario honesto para Palestina hasta que los hechos cambien realmente sobre el terreno

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónIsraelMarruecosOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines