Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La heroica resistencia palestina indica el fracaso del sionismo

Manifestantes pro-Palestina el 15 de mayo de 2021 [BRIDGET BENNETT/AFP vía Getty Images]

La heroica resistencia de los jóvenes palestinos en la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén es una clara afirmación del fracaso del proyecto sionista de colonizar la tierra de Palestina y vaciarla de su población autóctona. El primer primer ministro de Israel, de origen polaco, David Ben-Gurion, declaró en 1948: "Debemos hacer todo lo posible para que [los palestinos] no vuelvan nunca". De hecho, aseguró a sus compañeros sionistas que los palestinos nunca volverían a sus hogares. "Los viejos morirán y los jóvenes olvidarán", insistió. Se equivocó.

Las protestas de los palestinos contra la limpieza étnica y la judaización de la Jerusalén ocupada, especialmente en el suburbio de Sheikh Jarrah, demuestran que ni siquiera el reconocimiento del ex presidente estadounidense Donald Trump de Jerusalén como "capital de Israel" será aceptado. Sheikh Jarrah lleva el nombre del médico personal del emblemático libertador de Jerusalén, Salahuddin Al-Ayubi ("Saladino") en 1187 de los cruzados. La mayoría de sus actuales residentes palestinos son refugiados cuyas familias fueron limpiadas étnicamente por los sionistas en 1948, y son originarios del barrio de Talbiya.

El legado de Trump en Oriente Medio - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

El sionismo político es una ideología colonial racista desarrollada en 1896 por un judío austriaco llamado Theodor Herzl. Su principal objetivo era el establecimiento del "Gran Israel" en el corazón del mundo árabe y musulmán, que se extendía desde el río Nilo en Egipto hasta el río Éufrates en Irak, como una patria exclusivamente judía para lo que se denominaba el "pueblo judío".

A finales del siglo pasado, los colonialistas británicos y franceses se dedicaron a instigar revueltas en Oriente Medio comprando la lealtad de los jefes tribales árabes para utilizarlos contra el sultán otomano de Estambul. El brebaje tóxico del colonialismo occidental, el nacionalismo árabe y el sionismo político facilitó la imposición de la entidad sionista en Palestina a través de la infame Declaración Balfour de 1917 emitida por el entonces Secretario de Asuntos Exteriores británico.

El sionismo político, a pesar de los denodados esfuerzos de sus defensores, tiene poco o nada que ver con el judaísmo, la religión de millones de judíos. De hecho, los principales rabinos de la Conferencia de Filadelfia de noviembre de 1869 adoptaron una resolución que subrayaba la oposición radical entre los principios universalistas del judaísmo y los del sionismo.

OPINIÓN: La financiación de Biden a Israel para la masacre de palestinos nunca podrá justificarse

El racismo del sionismo político es un sistema perfectamente coherente que sustenta las leyes y prácticas de Israel. Abarca todas las odiosas características del colonialismo, incluyendo la limpieza étnica, las masacres regulares y el bombardeo de poblaciones civiles; las guerras de agresión, la desposesión, el exilio, el racismo sistémico, el apartheid y la desestabilización.

Con una infusión masiva de ayuda financiera, diplomática y militar de las potencias coloniales británicas y francesas, los sionistas llevaron a cabo el proyecto de establecer el Estado de Israel en Palestina después de que 750.000 de los árabes palestinos indígenas fueran limpiados étnicamente de su tierra.

La desintegración del Imperio Otomano tras la Primera Guerra Mundial fragmentó el corazón árabe del Islam en unos 40 territorios débiles y dependientes y en protectorados ricos en petróleo. No ha conseguido fracturar aún más Siria, Irak y Líbano en enclaves étnicos más pequeños de alauitas, suníes, chiíes, kurdos y feudos cristianos.

Críticas a Israel tachadas de antisemitismo - Viñeta [Carlos Latuff/Twitter]

En virtud del Plan de Partición de la ONU de 1947, Jerusalén fue designada como entidad internacional. La ciudad alberga el Noble Santuario de Al-Aqsa, y su estatus internacional especial se concedió por su importancia para las tres religiones abrahámicas.

La anexión ilegal de Jerusalén por parte de Israel, incluida la Ciudad Vieja que ocupó en 1967, viola varios principios del derecho internacional. En este caso, una potencia ocupante no tiene soberanía sobre el territorio que ocupa y no puede imponerla.

A pesar de ello, Israel ha procedido a cambiar la composición demográfica de los territorios palestinos ocupados, incluida Jerusalén, con la judaización de Jerusalén Este y la Ciudad Vieja. Los palestinos autóctonos sólo tienen estatus de residencia permanente, no de ciudadanía, en contraste con los judíos que han nacido en la ciudad. La explosión de ira en Sheikh Jarrah es consecuencia de décadas de expulsión, opresión e injusticia.

Esto es lo que hizo la Sudáfrica del apartheid, y ahora los principales grupos de derechos humanos dicen que Israel ha superado el umbral para ser designado como un Estado de apartheid. El muro del apartheid con el que los sionistas han aislado a los palestinos de sus familias, granjas, instalaciones públicas y otras partes de su propia tierra ha supuesto que Israel robe aún más territorio palestino. En una sentencia dictada en julio de 2004, el Tribunal Internacional de Justicia calificó de ilegal el muro del apartheid de Israel.

Basándose en las espurias afirmaciones bíblicas de que "Dios prometió" la "tierra sin pueblo a un pueblo sin tierra" -los palestinos no existen como pueblo en la mitología sionista-, Israel sigue desarraigando a las familias palestinas de sus hogares y pueblos, a menudo a punta de pistola. Los colonos judíos son la vanguardia del movimiento colonial sionista, y todos llevan armas.

LEER: Los ciudadanos palestinos de Israel son la clave para acabar con el apartheid

Los sudafricanos nunca deberían olvidar la Resolución 3379 de la Asamblea General de la ONU - "Eliminación de todas las formas de discriminación racial"-, que dice: "El sionismo es una forma de racismo y discriminación racial". La resolución se adoptó el 10 de noviembre de 1975, con el respaldo de la mayoría de la comunidad internacional, pero fue vergonzosamente anulada más tarde.

Ya es hora de que el gobierno sudafricano deje de emitir declaraciones de prensa inanes sobre el apoyo al fraude de los "dos estados", muerto hace tiempo, junto con una trillada "condena" de los atroces crímenes cometidos por Israel. No hay otra alternativa que Sudáfrica apoye a los palestinos para que vuelvan a la resistencia armada, consagrada e internacionalmente sancionada, contra el "genocidio incremental" de Israel, como lo llama el historiador israelí Ilan Pappé. Hasta que esta ideología racista sea desarraigada y eliminada de forma irrevocable, no habrá paz en Palestina, ni en ningún otro lugar del mundo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

El Dr. FirozOsman es miembro ejecutivo de la Media Review Network en Sudáfrica.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines