Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El lobby pro-israelí teme que su apoyo se autodestruya por el bombardeo de Gaza

El logotipo del AIPAC durante la conferencia política en Washington, D.C., Estados Unidos, el lunes 25 de marzo de 2019 [Andrew Harrer/Bloomberg vía Getty Images].

El influyente lobby pro-israelí en Estados Unidos se tambaleó anoche tras conocerse que el gobierno estadounidense podría detener la venta de misiles guiados de precisión a Israel por valor de 735 millones de dólares. Los políticos estadounidenses, que normalmente apoyan al Estado sionista, están divididos a la hora de dar su habitual aprobación a dicho acuerdo.

Cualquier cosa que no sea un apoyo incondicional por parte de los de Washington daría lugar a acusaciones de antisemitismo por parte de los grupos de presión, pero incluso a ellos les resulta cada vez más difícil justificar los crímenes de guerra que está llevando a cabo su Estado favorito contra los palestinos de la Franja de Gaza.

Aunque los bombardeos de Israel contra civiles palestinos han provocado la condena mundial, lo que parece centrar la atención de los congresistas en Washington es el ataque deliberado del Estado de ocupación contra un bloque de pisos en Gaza que alberga destacadas oficinas de medios de comunicación y viviendas de civiles, incluida la oficina de una empresa estadounidense, Associated Press. Los demócratas de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes están presionando al gobierno de Biden para que, al menos, retrase la venta de armas de alta tecnología a la espera de una revisión. Es posible que insistan en que se firme un acuerdo de alto el fuego antes de que se dé luz verde a la venta.

El grupo de presión judío If Not Now acogió con satisfacción la noticia de la oposición del Partido Demócrata al acuerdo de armas de emergencia de Biden. "Esta es una señal alentadora de lo que está por venir. Durante décadas, [el grupo de presión pro-israelí] AIPAC ha utilizado cínicamente falsas acusaciones de antisemitismo para hacer imposible que los demócratas cuestionen las formas en que Estados Unidos está financiando las políticas de apartheid israelíes", dijo la portavoz Morriah Kaplan. "Ahora, gracias a un movimiento liderado por los palestinos en Israel/Palestina y en la diáspora, todos los que prestan atención pueden ver que estas bombas fabricadas y financiadas por Estados Unidos se están utilizando para matar palestinos y cometer crímenes de guerra. Los ataques aéreos israelíes están exacerbando las tensiones y haciendo que tanto los palestinos como los judíos israelíes se sientan cada vez más inseguros. Si Joe Biden sigue impulsando este acuerdo de armas, se situará directamente en el lado equivocado de la historia, y de su propio partido".

LEER: Los ciudadanos palestinos de Israel son la clave para acabar con el apartheid

Como era de esperar, entre las voces discordantes se encontraba la de Ilhan Omar, miembro del comité y abierta crítica de Israel. La congresista dijo que sería "espantoso" que el gobierno de Biden permitiera la venta "sin ningún tipo de condiciones tras la escalada de violencia y los ataques a civiles".

Más discrepancias surgieron de uno de los "buenos amigos" de Israel, el político texano Joaquín Castro, quien dijo que Estados Unidos no podía seguir mirando hacia otro lado mientras los israelíes cometen atrocidades sobre el terreno en Gaza. Un retraso, dijo, permitiría a la comisión realizar una revisión completa.

"Sería razonable pedir un retraso en esa venta para poder revisarla teniendo en cuenta todo lo que está ocurriendo", explicó Castro, "en particular el hecho de que Israel, que es nuestro buen amigo y al que Estados Unidos ha apoyado durante generaciones, apunte ahora a un edificio que albergaba una empresa estadounidense, la Associated Press". Señaló que nadie puede limitarse a mirar hacia otro lado. "Estados Unidos tiene que enviar un mensaje firme".

Las posibles resoluciones conjuntas de desaprobación necesitarán una autorización especial de la comisión, porque el plazo para presentar una desaprobación ya ha expirado técnicamente. Sin embargo, el hecho de que los políticos estadounidenses estén divididos sobre el acuerdo de armas ilustra el viento de cambio que sopla en los pasillos del poder en Washington.

Los demócratas celebraron una reunión de urgencia sobre la propuesta de venta a última hora de la tarde del lunes, después de que el Washington Post informara de la venta de armas, entre las que se encuentran los kits de municiones de ataque directo conjunto ("JDAM"), que transforman las bombas en misiles guiados de precisión, y las unidades de bombas guiadas-39 (GBU-39), un arma desarrollada para penetrar en instalaciones fortificadas situadas a gran profundidad.

El presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, el representante Gregory Meeks, acordó enviar una carta al gobierno de Biden solicitando que se retrase la venta mientras los legisladores revisan el contrato, que fue aprobado formalmente el 5 de mayo y notificado al Congreso. Hay un proceso de revisión de 15 días, que termina el jueves.

Meeks suele ser considerado un amigo cercano de los lobbies pro-israelíes en Washington, y es un asistente habitual a la conferencia anual del AIPAC (Comité de Asuntos Públicos Americanos e Israelíes). Sin embargo, parece que la buena voluntad comprada y pagada por el AIPAC ya no es garantía de influencia en el Capitolio.

Las tensiones han estallado entre los legisladores demócratas del comité que quieren retrasar el controvertido acuerdo. Muchos dicen que no se enteraron del inminente acuerdo hasta el fin de semana y han criticado al comité por su falta de transparencia.

LEER: La financiación de Biden a Israel para la masacre de palestinos nunca podrá justificarse

Mientras celebraban una reunión de emergencia para debatir el futuro del acuerdo, el ejército israelí estaba ocupado lanzando mortíferos ataques aéreos sobre la Franja de Gaza. El primer ministro Benjamin Netanyahu lanzó las habituales y beligerantes amenazas: "Haremos lo que sea necesario para restablecer el orden y la tranquilidad y la seguridad de nuestro pueblo y la disuasión. Estamos intentando degradar las capacidades terroristas de Hamás y degradar su voluntad de volver a hacerlo. Así que llevará algún tiempo. Espero que no tarde mucho, pero no es inmediato".

Sin embargo, a pesar de los intentos de frenar la información en vivo y en directo de los periodistas en Gaza, destruyendo deliberadamente las oficinas de las agencias de noticias con misiles y bombas, el mundo exterior puede ver claramente la devastación causada por Israel. Y todos conocemos la matanza de hombres, mujeres y niños inocentes.

Es casi seguro que entre el arsenal de armas que se está utilizando contra la población civil hay misiles obtenidos del Departamento de Defensa de Estados Unidos por Israel en un acuerdo de armas de 1.800 millones de dólares en 2015. En el acuerdo se incluían 14.500 kits JDAM para convertir misiles inteligentes y otras armas de destrucción masiva desplegadas en aviones de combate y drones israelíes como los enviados a bombardear el bloque de torres de Gaza que albergaba a Associated Press y Al Jazeera. Israel afirmó que la agencia de inteligencia militar de Hamás estaba utilizando el edificio comercial y residencial, pero hasta ahora no se han aportado pruebas de ello. AP exige una investigación independiente. Mientras tanto, también se destruyó una línea eléctrica que daba servicio a la única planta generadora de gran parte de la ciudad de Gaza.

Los amigos tradicionales de Israel parecen estar divididos ante la ofensiva militar del Estado sionista, y los demócratas de Estados Unidos están presionando al presidente Joe Biden para que haga llegar sus sentimientos a Netanyahu.

"No recuerdo una guerra de disparos en la que mueran niños en ambos bandos en la que Estados Unidos no haya presionado agresivamente para que se produzca un alto el fuego", dijo el senador Tim Kaine a los periodistas.

El presidente de la subcomisión de Relaciones Exteriores del Senado sobre Oriente Medio, el senador Chris Murphy, señaló que "si Israel no cree que un alto el fuego sea de su interés, eso no significa que tengamos que aceptar ese juicio. Tenemos un enorme poder de persuasión".

Efectivamente, Estados Unidos tiene un enorme poder de persuasión y sería alentador ver cómo se utiliza para apoyar al pueblo palestino, para variar. Sólo podemos esperar que el poder y la influencia del lobby pro-israelí disminuyan. Eso sería algo bueno, no sólo para los palestinos, sino también para la democracia occidental.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegión

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines