Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

A pesar de los esfuerzos de Israel por acabar con Palestina, la voluntad de su pueblo se fortalece

Un hombre palestino ondea una bandera palestina en el recinto de Al-Aqsa en Jerusalén el 13 de mayo de 2021 [Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency].

Los resultados de lo que está ocurriendo en la Palestina ocupada son peligrosos para la propia ocupación, y si hubiera expertos en Israel analizando la situación, llegarían a conclusiones que no se pueden pasar después de estos años.

Después de 73 años, en la víspera del aniversario de la fundación del Estado de ocupación, la ira que comenzó en la mezquita de Al-Aqsa y se extendió a toda Palestina, logró un impacto mucho mayor que el de la confrontación militar.

La primera de estas conclusiones es que la mezquita de Al-Aqsa es una línea que no se puede cruzar, por mucho que Israel intente romper esta línea, dañar la mezquita, permitir que los colonos entren en ella o controlar quién puede y quién no puede entrar. Esto significa que Al-Aqsa debe quedar totalmente fuera de los cálculos de Israel.

La segunda de estas conclusiones es que Israel no es aceptado en la región en general, y no es bienvenido dentro de Palestina. A pesar de toda la opresión, las matanzas y los desplazamientos, así como los intentos de dividir a los palestinos, su espíritu permanece unido independientemente de dónde se encuentren: Gaza, Cisjordania, Jerusalén o dentro de la Palestina histórica. Las líneas imaginarias que se trazaron durante décadas se derrumbaron, para demostrar que existe una sola nación cuyas energías se conectaron de la noche a la mañana por una sola cosa. Todos estos pueblos dijeron a Israel que es un ocupante y que no es aceptado.

LEER: El lobby pro-israelí teme que su apoyo se autodestruya por el bombardeo de Gaza

La tercera conclusión es que los asesinatos y la fuerza militar no cambian la realidad, porque Israel lleva más de 70 años matando, desplazando y encarcelando. Nada ha cambiado, y estas personas sólo obtienen una seguridad temporal, que se derrumba rápidamente, y cada vez que se abusa de una generación, surge una nueva que adquiere el mismo espíritu y se enfrenta a Israel de forma diferente. Esto significa que el calvario de la ocupación es continuo, y que la crisis no se detendrá. También significa que los intentos de ignorar o superar la raíz de la crisis, es decir, la crisis de la ocupación, con soluciones temporales no conducirán a la estabilidad de la ocupación, al contrario, cada generación llega con herramientas diferentes.

La cuarta de estas conclusiones dice que el atractivo del proyecto israelí se está derrumbando en gran medida. Incluso si un israelí no se expone a un daño directo en estas circunstancias, se preguntará por qué permanecen en estas circunstancias ante el rechazo y el peligro palestino. ¿Por qué se quedan si, por mucho que el Estado mate y oprima, no puede protegerse a sí mismo? Esto significa que el deseo de los individuos y las familias israelíes de quedarse se reducirá en gran medida y buscarán una alternativa.

Al-Aqsa permanecerá en el corazón de los palestinos - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

La quinta conclusión es que el propio Israel se enfrenta a una crisis en sí mismo; la crisis de lo religioso y lo secular, e incluso la crisis de formar un gobierno, que sigue sin conseguir. La situación actual no hará más que aumentar las complicaciones, sobre todo teniendo en cuenta los intentos de utilizar el actual pico de tensión en la lucha por formar un gobierno israelí entre el primer ministro provisional Benjamin Netanyahu y su ministro de Defensa. Intentan ahogarse mutuamente en estas arenas movedizas, a la vista del fracaso militar.

La sexta conclusión está relacionada con los países que rodean al Estado de ocupación. Se han levantado y han demostrado que rechazan a Israel y esperan vengarse de sus políticas y prácticas contra el pueblo palestino y la región. Hace que uno se pregunte cómo se siente la ocupación al ver toda esta ira en Jordania, Egipto, Siria, Líbano y otros países, y si es capaz de seguir permaneciendo indefinidamente en un entorno que le es hostil en todos los sentidos.

LEER: La financiación de Biden a Israel para la masacre de palestinos nunca podrá justificarse

Por último, el proyecto de judaizar el Estado no puede ser impulsado con más fuerza, pero los proyectos de limpieza religiosa y étnica se han vuelto imposibles. Hoy en día, Israel está pagando el precio de la perseverancia demográfica palestina en toda la Palestina histórica, se trata de una presencia autóctona y permanente, y tienen sus herramientas para usar en desafío a la ocupación y no pueden ser ablandados, rotos o deportados.

Todas estas conclusiones, y otras, dicen que Israel no sobrevivirá.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 17 de mayo de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines