Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los ciudadanos palestinos de Israel son la clave para acabar con el apartheid

Manifestación en apoyo a los palestinos y para protestar contra los ataques israelíes en la Franja de Gaza y Jerusalén Este en el 73º Día de la Nakba en la plaza Nathan Phillips en Toronto, Canadá, el 15 de mayo de 2021 [Seyit Aydoğan/Anadolu Agency].

A pesar de los esfuerzos de Israel por "expulsar a los árabes de su patria" y de la vana esperanza de su primer Primer Ministro, David Ben-Gurion, de que "los viejos morirán y los jóvenes olvidarán", algo más de la mitad del pueblo palestino no sólo vive en su patria histórica, sino que ha mantenido muy viva su causa. Esto se ha hecho contra viento y marea, dado que más de 750.000 fueron expulsados de sus hogares cuando se creó Israel en su país en 1948. Los que pudieron quedarse tienen la ciudadanía israelí, mientras que los demás son refugiados, muchos de ellos dentro de Cisjordania y la Franja de Gaza ocupadas, y más allá.

El número de muertos en los ataques israelíes a la Franja de Gaza sigue aumentando... - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Los palestinos siempre parecen encontrar una forma de superar los intentos israelíes de enterrar la cuestión de los refugiados, como las ofertas de paz a medias o la brutal agresión militar que exige la rendición total. Rara vez no encuentran razones para no ser optimistas y continuar su lucha. Esto es más relevante hoy que nunca, ya que Israel se dedica a "cortar el césped" periódicamente en Gaza.

Así, mientras Israel hace llover bombas y misiles sobre el territorio asediado, existe la sensación de que la toma de posesión de Palestina por parte de los colonos ha alcanzado el punto máximo de su crueldad. Las actitudes están cambiando; la inmunidad de la que goza el Estado sionista parece que llegará a su fin más pronto que tarde. Se acerca una investigación de crímenes de guerra por parte de la Corte Penal Internacional (CPI), que podría ayudar a preservar cualquier legitimidad que tenga el actual sistema internacional al demostrar que ningún país está por encima de la ley.

Una serie de factores nos dan motivos para esperar que la última página de la corta y brutal historia de Israel esté a punto de pasar, sobre todo el hecho de que los ciudadanos palestinos de Israel -a los que el Estado califica despectivamente de "árabes israelíes"- están haciendo lo que nunca antes habían hecho. Se están levantando en Jaffa, Haifa, Umm Al-Fahm, Nazaret, Lydda, Ramleh, Acre, Tiberíades, Beersheba y otros lugares del Estado de ocupación en solidaridad con los de la Jerusalén ocupada y Gaza.

"Es... una especie de despertar nacido de 70... años de opresión", dijo Tamer Nafer, un rapero palestino de Lod, al describir el levantamiento palestino en el Estado sionista que ha sido recibido por turbas de linchamiento israelíes de extrema derecha. "En este país, la igualdad es un tecnicismo; éste es un país judío, y su propio himno nacional ignora a dos millones [de musulmanes] y cristianos".

LEER: La heroica resistencia palestina desde el río hasta el mar

Lo que está ocurriendo dentro de Israel y de los territorios ocupados descrito por Nafer también ha provocado un despertar en Jordania y Líbano, hogar de millones de refugiados palestinos cuyos abuelos fueron expulsados por los paramilitares sionistas durante la creación de Israel. Multitudes de palestinos exiliados en Líbano asaltaron las vallas fronterizas y entraron brevemente en el norte de Israel, mientras otros miles en Jordania intentaban lo mismo a lo largo de la frontera oriental de la Palestina histórica.

Las escenas dentro de Israel han conmocionado y alarmado a muchos. "Pogrom" fue tendencia en las redes sociales durante el fin de semana, junto con "apartheid", cuando las turbas de linchamiento israelíes arrastraron a un hombre palestino fuera de su coche y comenzaron a golpearlo casi hasta la muerte. Los comercios de los barrios palestinos fueron objeto de actos de vandalismo y las turbas irrumpieron en las casas, aterrorizando a los que estaban dentro. También se incendiaron sinagogas durante la violencia intercomunitaria que ha puesto en entredicho las pretensiones de los sionistas de coexistir pacíficamente con sus vecinos "árabes". El uso persistente de "árabes israelíes" y la negación de la cultura e identidad palestinas es una extensión del mito sionista de que Palestina era una "tierra sin pueblo" y que los "palestinos" no existen.

También hay que tener en cuenta el contexto político más amplio y la percepción de Israel. A menudo se dice que las injusticias históricas reaparecen en diferentes formas. Al igual que en Estados Unidos, donde el movimiento Black Lives Matter (BLM) ha reavivado la petición de reparaciones por los crímenes del pasado, Israel también se está viendo obligado a reconciliarse con su pasado. Desde 1967, el Estado ocupante ha fingido que los crímenes de 1948 se han olvidado; que la limpieza étnica y el despojo de los palestinos nunca tuvieron lugar; o, peor aún, que no importaron. Tras décadas de vivir como ciudadanos de tercera clase, una nueva generación de palestinos -descendientes de los supervivientes de la Nakba- está, al parecer, más dispuesta que nunca a unirse a los de la Franja de Gaza, Cisjordania y Jerusalén ocupadas, así como a los cinco millones de refugiados a los que todavía se les niega su legítimo derecho al retorno, en la actual lucha por derribar el régimen de apartheid que se les ha impuesto durante décadas.

Junto con las crecientes pasiones sectarias dentro de Israel, es la marea cambiante de la opinión pública mundial, más que los "cohetes de Hamás", lo que plantea el mayor desafío al Estado sionista. Puede que la propaganda de Israel haya tenido éxito alguna vez para desviar la atención de su ideología racista de colonos, pero ya no. Su justificación de la ocupación militar y la negación de los derechos humanos básicos es ahora incluso menos creíble que la pretensión de Estados Unidos de promover la democracia en Oriente Medio. La manida narrativa de la "autodefensa" y la "lucha contra el terrorismo" se ha agotado, y la gente puede ver la brutal ocupación militar de Israel como lo que es.

Para cualquier persona con una pizca de razón, la "seguridad" de Israel ya no supera la brutal realidad de la ocupación. El número de personas dispuestas a conceder a Israel el beneficio de la duda se reduce día a día. El temor a una amenaza existencial se contrapone a los valores universales. En el actual clima global en el que la gente corriente está descubriendo cómo opera el racismo estructural en las sociedades de todo el mundo -y no les gusta lo que ven- se están familiarizando con conceptos como los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad. Cualquier duda que quedara sobre la naturaleza del Estado en que se ha convertido Israel se ha evaporado prácticamente.

Día de la Nakba de 1948 - Caricatura [Carlos Latuff/MonitordeOriente]

Al coincidir el último ataque a Gaza con el aniversario de la Nakba, los manidos argumentos sobre el derecho de Israel a defenderse suenan a hueco. La gente mira más allá de la propaganda y se hace preguntas más profundas y fundamentales sobre por qué los derechos básicos de los palestinos son siempre, sin excepción, superados por las demandas israelíes. ¿Qué dice de Israel el hecho de que considere que será "destruido" si permite el regreso de un pueblo desposeído por su propia creación en su tierra? Si un Estado se "destruye" ofreciendo igualdad y derechos humanos básicos a los pueblos indígenas, es justo que nos cuestionemos la naturaleza de ese Estado. ¿Puede la existencia de un Estado estar tan en desacuerdo con los derechos humanos universales?

Este tipo de observaciones se ven impulsadas por artículos como el de Peter Beinart en el New York Times del fin de semana. Haciendo un alegato judío a favor del derecho de los refugiados palestinos a regresar, el comentarista estadounidense -un sionista autodeclarado- señalaba que, "sin la expulsión masiva de palestinos en 1948, los líderes sionistas no habrían tenido ni la tierra ni la amplia mayoría judía necesaria para crear un Estado judío viable". El artículo era un resumen de otro más extenso publicado en Jewish Currents que imaginaba un país diferente, en el que los palestinos son considerados ciudadanos iguales y no una "amenaza demográfica".

Lo que es más significativo, el bombardeo de Gaza por parte de Israel, el asalto a la mezquita de Al-Aqsa durante la noche más sagrada del Ramadán y la expulsión de las familias palestinas del barrio de Sheikh Jarrah en Jerusalén confirman la condición de Israel de país profundamente racista. Que esto equivale a un apartheid es imposible de discutir. Así lo afirmó el mes pasado Human Rights Watch (HRW), que se unió a una serie de otros grupos destacados para declarar que Israel está cometiendo crímenes de apartheid y persecución. En enero, el grupo israelí de derechos humanos B'Tselem señaló que Israel "promueve y perpetúa la supremacía judía entre el mar Mediterráneo y el río Jordán." Haciéndose eco del informe de la ONU de 2017 que concluía que Israel sí practicaba el apartheid, B'Tselem desestimó la idea errónea popular de que es una democracia dentro de la Línea Verde (Armisticio de 1949).

Por lo tanto, no fue una sorpresa encontrar que los crímenes contra la humanidad de Israel se convirtieran en el centro de la discusión en las redes sociales, así como en las principales vías de noticias. Los miembros progresistas del Congreso de Estados Unidos contribuyeron a que "los Estados del apartheid no son democracias" fuera uno de los temas más destacados en Twitter durante el fin de semana. El cómico John Oliver se sumó a la iniciativa calificando la política interior israelí de "apartheid" y reconociendo que sus últimos ataques constituyen crímenes de guerra.

LEER: Los palestinos no queremos antisemitas en nuestros mítines

El columnista de The Guardian Jonathan Freedland, no conocido por ser un duro crítico de Israel, ha denunciado implícitamente al Estado por el crimen de apartheid. Describiendo a los israelíes como si vivieran dentro de una "burbuja", observó lo fácil que es para ellos olvidar que Cisjordania funciona bajo dos sistemas legales: uno para los judíos y otro para los palestinos. Dentro de la burbuja, dijo Freedland, "es fácil olvidar Gaza, con sus 14 años de asfixia por el cierre y el bloqueo conjunto israelí-egipcio, o el barrio de Sheikh Jarrah en Jerusalén Este, donde los judíos pueden reclamar propiedades anteriores a 1948 pero a los palestinos se les niega ese mismo derecho. Es fácil olvidar una ocupación de 54 años".

Los palestinos se encuentran en medio de un "momento fundacional" histórico, señaló recientemente la congresista estadounidense Rashida Tlaib. El recuerdo de la Nakba ha unido a un pueblo al que Israel ha hecho tanto por dividir. Con la mirada del mundo, esperamos que sea sólo cuestión de tiempo que el régimen de apartheid del "río al mar" se convierta en un país verdaderamente democrático en el que judíos y no judíos sean ciudadanos iguales.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines