Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La heroica resistencia palestina desde el río hasta el mar

Un manifestante palestino lanza una piedra en la Cisjordania ocupada, el 17 de mayo de 2021 [JAAFAR ASHTIYEH/AFP vía Getty Images].

El líder israelí Benjamin Netanyahu y sus generales han cometido un grave error de juicio al lanzar su última ofensiva militar contra el pueblo de Palestina. Lejos de aterrorizar a la población civil, han galvanizado los 73 años de lucha palestina por la liberación, la libertad y la creación de un Estado.

En su miopía inducida por el odio, Netanyahu y compañía probablemente han hecho más por unir a los palestinos desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo de lo que el fracasado líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, y su corrupta administración en Ramallah podrían siquiera soñar. Mientras tanto, el movimiento de resistencia Hamás parece estar aumentando su popularidad con el apoyo de los palestinos de Líbano, Jordania, la Cisjordania ocupada e incluso los de Israel.

Los sionistas han desencadenado involuntariamente una Tercera Intifada. Los valientes palestinos han tomado por sorpresa a las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), mientras que los políticos y los medios de comunicación occidentales demonizan al pueblo palestino como "terroristas", o lo presentan como víctimas perpetuas, incapaces de dirigir su propio Estado árabe o su destino sin ayuda de Occidente. A veces ambas cosas a la vez.

Lo único que me sorprende es que alguien se sorprenda de la reacción palestina ante la política de apartheid israelí de desplazamiento forzoso en la Jerusalén ocupada. Incluso antes de que los misiles de fuego infernal y las bombas que revientan los búnkeres arrasaran los bloques de torres residenciales y las oficinas de los medios de comunicación en Gaza, la vida de los palestinos era insoportable. Estos hombres, mujeres y niños tienen que enfrentarse cada día a una ocupación brutal, al colonialismo violento de los colonos, a la limpieza étnica y al apartheid, y lo han hecho durante décadas.

LEER: Biden aprueba una venta de armas a Israel por valor de 735 millones de dólares

Algunos días son peores que otros. A los palestinos no se les permite vivir con seguridad y dignidad, pero la rendición no está en su vocabulario aunque se hayan enfrentado al cuarto ejército mejor equipado del mundo. Su negativa a renunciar a sus derechos legítimos, incluido el derecho al retorno, es nada menos que impresionante, por lo que era inevitable que algo tuviera que ceder.

Por eso saludo al pueblo palestino e insto al resto del mundo a que se ponga en pie y le muestre el respeto y la solidaridad que se merece al denunciar y resistir el fallido proyecto sionista conocido como el Estado colonial de colonos de Israel. El pueblo tiene un derecho legítimo a resistir la ocupación israelí, algo que Israel y sus viles lacayos en Occidente desean que el resto de nosotros olvidemos.

Como vimos en Sudáfrica, el apartheid no funciona. El condenatorio informe de Human Rights Watch sobre Israel y su ideología sionista, que confirma la conclusión del grupo de derechos israelí B'Tselem de que se trata de un Estado de apartheid, hace imposible que cualquier persona razonable niegue el racismo institucionalizado que es endémico en Israel.

Los palestinos no quieren nuestras lágrimas, lástima o simpatía. Sin embargo, necesitan nuestro apoyo en términos de acción solidaria. Ya sea en la política, en el boicot a los productos israelíes, en la ayuda humanitaria o simplemente en la difusión en las redes sociales, necesitan que hagamos todo lo que podamos. Hagamos lo que hagamos, se agradece enormemente.

El reciente hashtag #SaveSheikhJarrah contó la historia de valientes palestinos de Jerusalén que se levantaron contra las últimas políticas criminales de Israel. Mientras tanto, los defensores de la mezquita de Al-Aqsa se negaron a retroceder cuando el tercer lugar más sagrado del Islam fue amenazado por los extremistas sionistas de derecha durante el bendito mes de Ramadán.

Israel desalojará a 400 palestinos de Sheikh Jarrah en Jerusalén - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Los árabes israelíes, como los denomina el Estado del apartheid -en realidad son ciudadanos palestinos de Israel-, son sospechosos, registrados, acusados, perseguidos y castigados severamente por negarse a renunciar a sus esperanzas, opiniones e ideales. Incluso pensar puede ser un delito en el Estado si tus pensamientos entran en conflicto con el sionismo, pero ahora ellos también están luchando.

Las victorias de los últimos días pertenecen a toda Palestina y a todos los palestinos; las pruebas están a la vista. La resistencia espontánea de los palestinos de Jerusalén obligó a las fuerzas de ocupación israelíes a dar marcha atrás y a cancelar la fiesta anual del odio sionista conocida como la marcha de la bandera del Día de Jerusalén. Además, el Tribunal Supremo se vio empujado a retrasar su sentencia sobre el robo de viviendas de propiedad palestina en Sheikh Jarrah para poder entregarlas a colonos ilegales. Fue esta resistencia en la ciudad santa la que reavivó las pasiones de los palestinos que viven en la Cisjordania y la Franja de Gaza ocupadas, así como en la diáspora.

Mientras en Occidente firmamos peticiones, nos ponemos en contacto con los políticos, marchamos, nos manifestamos y nos retorcemos las manos de angustia, los palestinos se enfrentan al poderío de las fuerzas armadas de Israel. Muchos han pagado el precio con su sangre, pero la matanza habría sido aún más devastadora si hubieran esperado a que Occidente actuara.

Padre palestino a su bebé: "La única persona que me queda eres tú"

Sin embargo, la situación podría empeorar si Netanyahu y sus generales lanzan una ofensiva terrestre en la Franja de Gaza. Los tanques y la artillería pesada esperan amenazadoramente cerca de la frontera nominal en el norte. Los palestinos que viven en las cercanías están evacuando la zona para vivir con amigos y familiares más al sur. La situación se agravará aún más si Israel despliega sus batallones policiales militarizados en las ciudades mixtas del Estado, una opción que el gobierno de derechas parece estar considerando, para alarma de muchos israelíes para quienes los efectos de la brutal ocupación siempre han estado en otra parte.

Merece la pena recordar que nadie suministra a los palestinos misiles inteligentes, bombas guiadas por láser, helicópteros de ataque Apache, cañoneras navales o aviones de combate. No reciben absolutamente nada de ayuda militar, a diferencia de los miles de millones que recibe Israel cada año por cortesía del contribuyente estadounidense. Ahora, sin embargo, lo impensable está empezando a suceder en los círculos del gobierno de EE.UU., ya que se está pidiendo a los políticos que apoyen el proyecto de ley de la demócrata de Minnesota Betty McCollum para prohibir que Israel utilice la ayuda militar de EE.UU. para demoler casas palestinas, detener a niños palestinos y anexionar tierras palestinas.

Hace unos días, mientras presionaban a más políticos, una veintena de miembros del grupo judío estadounidense If Not Now se reunieron frente a la oficina del representante demócrata de Nueva York Jerry Nadler, bloqueando el tráfico y protestando. "Durante toda mi vida, Jerry Nadler ha sido un miembro del Congreso que ha luchado por los niños de nuestra ciudad", gritó Ben Pakman de INN a través de un altavoz. "Jerry, tienes la oportunidad de continuar con tu historial de ser un luchador por los niños - pero esta vez, no en Nueva York. Esta vez, tienes que luchar por los niños de Jerusalén, y de Gaza, y de Cisjordania".

En Estados Unidos, Canadá y en toda Europa, cada vez son más los judíos, especialmente los jóvenes, que empiezan a cuestionar la brutal ocupación que Israel inflige a los palestinos. Al mismo tiempo, cada vez más palestinos comienzan a resistirse al control sionista sobre sus vidas. En el pasado, se han visto desmotivados por líderes poco brillantes, pero parece que los tiempos están cambiando.

Los sucios grupos de presión pro-israelíes siguen manteniendo bajo ocupación política a gobiernos como los de Westminster y Washington, pero el papel de estos sionistas se está examinando cada vez más de cerca. Los miembros de estos grupos no tienen vergüenza en su esfuerzo por encubrir la creciente lista de crímenes de guerra y de crímenes contra la humanidad de Israel, pero están siendo descubiertos, expuestos y denunciados por su complicidad.

A pesar de la muerte, la miseria y el dolor infligidos durante el aniversario de la Nakba de este año, hay una esperanza renovada entre los palestinos. La demonización de Hamás ya no es tan efectiva como antes, y los palestinos se están uniendo. Incluso el animador pro-israelí Tony Blair, ex primer ministro británico, ha admitido que fue un error no entablar un diálogo con Hamás. Más vale tarde que nunca.

No hay derechos humanos en Gaza. Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Mientras tanto, la sociedad israelí se ha visto profundamente sacudida, tanto psicológica como físicamente, por los cohetes de la resistencia lanzados desde Gaza. El tráfico aéreo se ha paralizado en el aeropuerto de Ben Gurion, y miles de israelíes se escabullen hacia los refugios antibombas, hasta ahora inutilizados, cuando suenan las sirenas. El tan cacareado sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro no es todo lo que se creía, a pesar de su inmenso coste. Esto último preocupará al gobierno israelí, ya que las exportaciones de armas son una de las principales contribuciones al tesoro del país; el relativo fracaso del sistema será objeto de burla en la próxima gran feria de armas.

La verdad incómoda para Occidente es que Hamás y los palestinos parecen estar ganando la guerra, aunque estén pagando un precio muy alto en términos de bajas. Queda por ver si Netanyahu pagará un precio político por su actitud agresiva -destinada, estoy seguro, a potenciar su imagen de hombre fuerte de Israel y posiblemente a salvarle de una condena de prisión por corrupción y fraude- incluso cuando los inversores potenciales pierdan su entusiasmo por el Estado.

Al primer ministro israelí se le recordará, sin duda, que ésta es una guerra que el pueblo palestino no pidió; una guerra que ha causado enormes divisiones dentro de Israel. Algunos observadores creen que estamos asistiendo al principio del fin del Estado sionista. Otros recuerdan la predicción del ex secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger de que Israel no existiría en su forma actual más allá de 2022.

LEER: El ensordecedor silencio y el doble discurso de Occidente al ignorar la causa palestina

Mientras los amigos de Israel en el Consejo de Seguridad de la ONU contemplan esa predicción, harían bien en prestar atención a las palabras de otro gran líder cuando luchan con su conciencia sobre el futuro del "conflicto". El sudafricano Desmond Tutu, teólogo, constructor de la paz y presidente de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, dijo en su día: "Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor". La época en la que la comunidad internacional podía amañar sus decisiones para no molestar al lobby pro-israelí se ha acabado; la neutralidad no es una opción.

Los heroicos palestinos se resisten a la ocupación desde el río hasta el mar, por lo que el mundo debe hacer lo correcto, tanto moral como legalmente, para poner fin a la ocupación. La injusticia cometida durante décadas contra los palestinos los convierte en el pueblo más perjudicado del mundo. Hay que ponerle fin.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines