Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El ensordecedor silencio y el doble discurso de Occidente al ignorar la causa palestina

El entonces secretario de Estado de Asuntos Exteriores británico, Boris Johnson (C), gesticula junto al subsecretario de Estado de Estados Unidos, John Sullivan (L), durante una foto de familia dentro de la reunión de ministros de Exteriores del G20 en el Palacio San Martín de Buenos Aires, el 21 de mayo de 2018 [EITAN ABRAMOVICH/AFP vía Getty Images].

Ha pasado una semana desde que las fuerzas israelíes atacaron a fieles inocentes en la mezquita de Al-Aqsa -el tercer lugar más sagrado del mundo musulmán- utilizando balas de metal recubiertas de goma, gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento. Sin embargo, el silencio del primer ministro británico, Boris Johnson, es ensordecedor, a pesar de las numerosas violaciones de derechos humanos infligidas al pueblo de Palestina antes, durante y después del mes sagrado del Ramadán. Los palestinos llevan sufriendo la ocupación israelí en Gaza desde 1967, cuando Israel se apoderó del territorio, pero la violencia, las ofensivas militares y la limpieza étnica han sido constantes durante décadas, con al menos 3.000 niños palestinos muertos hasta la fecha.

En la última semana hemos visto imágenes estremecedoras de palestinos que se enfrentan a la brutalidad policial en la mezquita de Al-Aqsa, a los desplazamientos forzados en Sheikh Jarrah y a los insultos racistas que se les lanzan. En las redes sociales aparecen imágenes desgarradoras de los muertos, incluidos niños, mientras otros jóvenes lloran por sus padres muertos por las bombas y los misiles israelíes. Boris Johnson ha optado por guardar silencio, aparte de un vago mensaje en Twitter en el que insta a ambas partes a "alejarse del borde" y "mostrar moderación". No ha reconocido los desproporcionados ataques lanzados por Israel contra los palestinos siendo uno de los principales fabricantes de armas militares del mundo. Mientras Israel intensifica su ofensiva en Gaza, en el momento de escribir este artículo han muerto al menos 188 palestinos, entre ellos 55 niños. Ni siquiera ellos se salvan del derramamiento de sangre. Israel puede actuar, y de hecho lo hace, con impunidad; los líderes occidentales no están dispuestos a denunciar a su aliado israelí por las numerosas violaciones de los derechos humanos que ha infligido al pueblo de Palestina. Esto es lo que más me frustra.

El ministro de Asuntos Exteriores británico, Dominic Raab, emitió una declaración unilateral en la que ignoraba convenientemente el derramamiento de sangre que ha tenido lugar en Palestina y, en cambio, condenaba los cohetes lanzados por Hamás contra Israel. "El Reino Unido condena el lanzamiento de cohetes contra Jerusalén y lugares dentro de Israel", dijo Raab, que pidió a ambas partes que "desescalen". No hubo ningún reconocimiento de los horribles e indefendibles ataques israelíes contra civiles palestinos inocentes. El jefe de Raab, Johnson, puede condenar con razón los ataques a lugares de culto en todo el mundo, pero tenemos que preguntarnos por qué no ha emitido ni una sola declaración condenando los ataques a los fieles de la mezquita de Al-Aqsa o el uso enormemente desproporcionado de la fuerza contra los civiles palestinos.

LEER: Los palestinos tienen derecho a defenderse

Para añadir aún más insulto a la herida, muchos otros líderes mundiales han optado por hacer declaraciones que ignoran por completo el hecho de que las fuerzas israelíes atacaron a los palestinos en su propio lugar de culto. En su lugar, intentaron hacer de los cohetes de Hamás el problema, como si fueran la causa de todo el problema. No lo son; la ocupación israelí lo es.

Además, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha afirmado que "Israel tiene derecho a defenderse", pero no ha reconocido que los fieles palestinos fueron atacados durante el mes sagrado del Ramadán, en una mezquita; que niños y mujeres han sido asesinados; y que las familias palestinas de Sheikh Jarrah han sido expulsadas por la fuerza de sus propias casas para dejar paso a colonos judíos ilegales. Biden tampoco señaló que Estados Unidos ha enviado ayuda militar por valor de más de 3.000 millones de dólares a Israel, parte de la cual se utilizó para construir refugios antibombas para los civiles israelíes, pero ¿a dónde corren los palestinos cuando sus hogares, sus hijos, sus familias y sus seres queridos son bombardeados? ¿Dónde están los refugios palestinos? Los dirigentes occidentales ignoran tan fácilmente estos hechos, pero esto pone de manifiesto que los palestinos no tienen los mismos derechos bajo el dominio impuesto de la "única democracia de Oriente Medio", el Estado colonial de Israel. Que es, como han concluido Human Rights Watch y B'Tselem, un Estado de apartheid.

La violencia en todas sus formas es inaceptable, pero los líderes mundiales no pueden hablar de los palestinos como si se tratara de un conflicto entre iguales; es una lucha asimétrica entre un ocupante y un ocupado; un opresor y un oprimido. Los civiles palestinos son los más perjudicados por las numerosas violaciones de los derechos humanos y los crímenes de guerra, y sin embargo los líderes occidentales y los medios de comunicación obedientes les siguen el juego según una narrativa unilateral a favor de Israel. Un simple vistazo a los medios de comunicación occidentales revela palabras como "enfrentamientos" que disfrazan las agresiones israelíes, y titulares que se centran en los cohetes lanzados hacia Israel en lugar de la causa de la violencia. ¿Dónde estaban las pancartas de "noticias de última hora" en los principales medios de comunicación cuando la mezquita de Al-Aqsa y los fieles fueron atacados? La respuesta de los medios de comunicación en general fue muy discreta hasta que los palestinos dijeron basta y contraatacaron.

Los países musulmanes del mundo árabe deben asumir parte de la culpa cuando se trata del sufrimiento de los palestinos. Aunque acabaron condenando los atentados de Al-Aqsa, Arabia Saudí y los EAU, por ejemplo, forman parte del movimiento de normalización para desarrollar los lazos con el Estado de ocupación en un esfuerzo por conseguir la paz. Los EAU firmaron un acuerdo formal con Israel el pasado mes de agosto en este sentido. Yo sugeriría que los "Acuerdos de Abraham" han aumentado la gravedad de los ataques contra los palestinos al dar a Israel un grado de cobertura política y diplomática de los vecinos de Palestina.

Con el acuerdo, EAU abandona la lucha palestina - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

El mundo árabe tiene que despertar y hablar en defensa de sus hermanos y hermanas de Palestina. Turquía y Pakistán se encuentran entre los países musulmanes que han denunciado la opresión de Israel, pero los Estados árabes que han firmado acuerdos comerciales con Israel por valor de 4.000 millones de dólares tienen una importante influencia que no se está utilizando. Los Emiratos Árabes Unidos podrían pedir el fin de la ocupación y la escalada de violencia. Sin embargo, tanto Abu Dhabi como Riad optan por limitarse a condenar a Israel, pero no dan pasos hacia una solución pacífica y justa. Esto es inaceptable. Si el mundo musulmán estuviera unido, los palestinos nunca tendrían que soportar tantas penurias y sufrimientos como los que están padeciendo hoy. Es vergonzoso que los que están en el poder, que tienen la capacidad de enfrentarse a esta injusticia, elijan en cambio poner sus agendas políticas y económicas por delante de la responsabilidad.

LEER: El número de muertos en los ataques israelíes a la Franja de Gaza desde el 10 de mayo se eleva a 213, entre ellos 61 niños

En un momento en el que no podemos confiar en aquellos que tienen el poder de hacer un cambio para salvar a los civiles palestinos inocentes, depende de la comunidad internacional estar a la altura del desafío. Fue reconfortante ver a nuestros hermanos y hermanas judíos salir en apoyo de Palestina en las recientes protestas celebradas en Nueva York y Londres, reiterando el hecho de que esto no tiene nada que ver con la religión; se trata de denunciar la opresión. Es un hecho que los cristianos palestinos también son oprimidos por Israel; no debemos olvidarlo. Por el contrario, debemos unirnos por la justicia para todos los oprimidos. El silencio ensordecedor y el doble rasero deben salir a la luz para que los líderes mundiales puedan abordar la realidad de la situación en un intento de crear un cambio duradero para los palestinos que exigen que se respeten sus derechos humanos básicos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEmiratos Árabes UnidosEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReino UnidoReportajes y AnálisisSmall SlidesUS

Periodista, autora y escritora galardonada. Tasnim es también Embajadora para la Paz de la Federación para la Paz Universal.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines