Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos tienen derecho a defenderse

Palestinos encienden antorchas durante una protesta contra los ataques de la policía israelí con gas lacrimógeno, balas de goma y granadas de aturdimiento contra los palestinos en Masjid al-Aqsa, en Nablus, Cisjordania, el 11 de mayo de 2021 [Mamoun Wazwaz/Anadolu Agency].

Las escenas que hemos presenciado en nuestras pantallas procedentes de la Palestina ocupada esta semana no tienen precedentes.

Lo que ha ocurrido es un levantamiento nacional unificado de todo el pueblo palestino contra la limpieza étnica, el apartheid y la agresión israelíes.

Resistiendo a la fragmentación colonial de su cuerpo político, los palestinos de todos los segmentos del pueblo se han levantado con una sola voz: basta. Somos un solo pueblo. En Jerusalén, en Gaza, en Cisjordania.

Y también en los territorios palestinos ocupados en 1948: en Jaffa, en Acre, en Haifa, en Lydda.

Comenzó en Jerusalén el mes pasado, con la intensificación de la campaña de expulsiones contra los palestinos del barrio de Sheikh Jarrar, en Jerusalén Este, y el aumento de la atención internacional sobre la difícil situación de sus habitantes.

Israel desalojará a 400 palestinos de Sheikh Jarrah en Jerusalén - Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor].

Para empeorar las cosas, bandas de israelíes empezaron a recorrer las calles cantando "Muerte a los árabes" y golpeando a cualquier palestino que tuvieran a mano. Las fuerzas militarizadas de la "Policía de Fronteras" de Israel se pusieron naturalmente del lado del agresor. La situación empezó a derivar en pogromos, es decir, violencia colectiva contra un grupo racial respaldado o permitido por el Estado.

El 7 de mayo, las fuerzas israelíes irrumpieron en la mezquita de Al Aqsa durante las oraciones del viernes, agrediendo a los fieles y atacándolos con gases lacrimógenos y balas de metal recubiertas de goma, dejando 200 heridos.

Pero entonces ocurrió algo. Algo casi sin precedentes.

Los palestinos de los territorios del 48 -los ciudadanos palestinos de "Israel"- comenzaron a descender a la mezquita, el tercer lugar más sagrado del Islam.

Conduciendo en masa hacia Jerusalén, fueron bloqueados en medio de la carretera por las fuerzas del ejército israelí. Entonces, salieron de sus coches y comenzaron a caminar hacia Jerusalén.

Los palestinos se están burlando de las décadas de propaganda israelí que ha intentado fragmentarlos, aislarlos y dividirlos. Saben que son un solo pueblo y actúan como tal.

LEER: ¿Qué van a hacer los palestinos para garantizar sus derechos ahora que no tienen derecho a la autodefensa?

El lunes, los colonos israelíes planeaban seguir adelante con su marcha anual del "Día de Jerusalén" en la ciudad, durante la cual las turbas que recorren las calles suelen corear "Muerte a los árabes". La marcha fue finalmente desviada y finalmente cancelada, debido a la resistencia palestina.

Pero no antes de que las fuerzas israelíes realizaran un segundo asalto contra la mezquita, hiriendo a más fieles durante el mes sagrado del Ramadán. Saquearon la mezquita.

Pero entonces tuvo lugar un nuevo acontecimiento que derribó las líneas de fragmentación impuestas por Israel entre los segmentos del pueblo palestino. Las facciones armadas palestinas de Gaza contraatacaron en nombre de Jerusalén.

Las facciones de la resistencia palestina lanzaron una exigencia al ocupante israelí: retírense de la mezquita en un plazo de dos horas o atacaremos a sus fuerzas en Jerusalén.

Se negaron, y entonces los combatientes golpearon Jerusalén por primera vez en años. Fue una respuesta directa a los ataques de Israel contra los palestinos en Jerusalén, dijo la resistencia.

En contra de las afirmaciones de la propaganda israelí acerca de que Gaza está supuestamente "secuestrada", en realidad fue la población de Gaza -la presión popular desde la calle- la que empujó y exigió al movimiento que empezara a contraatacar en Jerusalén.

Israel comete crímenes de guerra contra los fieles de la mezquita de Al Aqsa - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Al caer los cohetes, la fiesta de "Muerte a los árabes" que era el Día de Jerusalén en Israel se abandonó rápidamente al sonar las sirenas de advertencia en toda la ciudad. Los colonos huyeron, pero los palestinos vitorearon.

La resistencia impuso un nuevo equilibrio a Israel.

Israel procedió entonces a llevar a cabo una masacre contra Gaza. Mientras escribo esto, más de 100 palestinos, incluidos 30 niños, han sido asesinados hasta ahora.

Pero los políticos occidentales, a pesar de expresar su "grave preocupación" por las acciones de Israel, siguen sin hacer nada, excepto continuar con su apoyo militar a los crímenes israelíes.

Exactamente al mismo tiempo que expresan una "preocupación" desdentada por lo que hace Israel, también articulan una condena abierta de la resistencia palestina. Condenan el "terror" palestino y condenan los cohetes.

Al igual que todos los pueblos colonizados del mundo tienen el derecho moral y legal de utilizar la resistencia armada para defenderse, los palestinos también tienen derecho a resistir, incluso utilizando la fuerza de forma razonable.

No basta con expresar "preocupación", condenar o incluso expresar solidaridad. Los palestinos exigen un apoyo material concreto para su resistencia.

El mínimo absoluto para nosotros en Occidente es dejar de participar en los crímenes de Israel: participar en la campaña de boicot, desinversión y sanciones contra Israel: BDS.

Los políticos estadounidenses y británicos están actualmente opinando en voz alta sobre el supuesto "derecho de Israel a defenderse". ¿Pero cómo es que nadie habla nunca del derecho de los palestinos a defenderse?

¿Por qué se supone que debemos aceptar que los palestinos son el único pueblo de la tierra que no tiene derecho a defenderse?

A pesar de sus modestas capacidades militares en comparación con la maquinaria de guerra israelí, las facciones de la resistencia palestina ya han demostrado un alcance impresionante. El sistema de defensa antiaérea "Cúpula de Hierro" se ha visto superado y los cohetes palestinos han alcanzado Tel Aviv, de hecho han alcanzado objetivos en toda la Palestina histórica ocupada.

El discurso del sionismo sobre Palestina se desmorona: Israel es un Estado de apartheid

Los combatientes palestinos en Gaza no van a caer sin una lucha muy seria. E Israel lo sabe muy bien, por lo que actualmente está dudando en lanzar su amenazada invasión terrestre de Gaza.

Hay un nuevo cálculo que Israel tiene que considerar. Sabe que no puede derrotar militarmente a la resistencia palestina: la guerra de 2014 ya lo demostró.

Los palestinos merecen el derecho a defenderse y tienen derecho a portar armas.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines