Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El discurso del sionismo sobre Palestina se desmorona: Israel es un Estado de apartheid

Las fuerzas israelíes arrastran a un manifestante árabe-israelí durante una manifestación en el barrio de Sheikh Jarrah, tras el plan del gobierno israelí de obligar a las familias árabes israelíes a abandonar sus hogares en Jerusalén Este el 05 de mayo de 2021 [Mostafa Alkharouf / Agencia Anadolu].

El 27 de abril, uno de los grupos de derechos más grandes y creíbles del mundo, Human Rights Watch (HRW), concluyó, en un exhaustivo informe de 213 páginas, que Israel es un Estado de apartheid.

"En todos estos ámbitos y en la mayoría de los aspectos de la vida, las autoridades israelíes privilegian metódicamente a los israelíes judíos y discriminan a los palestinos. Las leyes, las políticas y las declaraciones de los principales funcionarios israelíes dejan claro que el objetivo de mantener el control judío-israelí sobre la demografía, el poder político y la tierra ha guiado durante mucho tiempo la política del gobierno", dice el informe titulado "Un umbral cruzado: Las autoridades israelíes y los crímenes del apartheid y la persecución", decía en parte.

Más concretamente, HRW escribió que las "autoridades israelíes han desposeído, confinado, separado por la fuerza y subyugado a los palestinos en virtud de su identidad en diversos grados de intensidad". Esto le llevó a concluir inequívocamente que "estas privaciones son tan graves que equivalen a los crímenes contra la humanidad de apartheid y persecución".

Aunque, por sí solas, las conclusiones de HRW tienen un importante peso jurídico y potencialmente político, el informe no es un hecho aislado. Hace sólo unos meses, en enero, un importante grupo de derechos israelíes, B'tselem, llegó a una conclusión similar.

"En toda la zona comprendida entre el mar Mediterráneo y el río Jordán, el régimen israelí aplica leyes, prácticas y violencia estatal destinadas a consolidar la supremacía de un grupo -los judíos- sobre otro -los palestinos", decía el informe de B'tselem, titulado "Un régimen de supremacía judía desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo: Esto es el Apartheid", decía.

Lo anterior son dos adiciones significativas, si no demoledoras, a una floreciente literatura legal que señala la discriminación racial y el apartheid absoluto de Israel. Todo ello señala un discurso muy cambiante en relación con las prácticas ilegales de Israel en la Palestina ocupada.

De hecho, ambos informes se publican con el telón de fondo de un estudio igualmente sin precedentes realizado por las propias Naciones Unidas. En 2017, la Comisión Económica y Social para Asia Occidental (CESPAO), afiliada a la ONU, publicó su propio informe, titulado "Prácticas israelíes hacia el pueblo palestino y la cuestión del apartheid". El informe de la ONU fue redactado por dos destacados intelectuales, el profesor Richard Falk, experto en derecho internacional, y la profesora Virginia Tilley, politóloga. Su lenguaje representaba un cambio radical respecto al siempre reservado enfoque de la ONU sobre el tema Palestina-Israel, a menudo fruto del miedo a las represalias estadounidenses.

Sin embargo, lo que hace que el último informe de HRW sea más significativo que cualquier otro argumento jurídico anterior sobre el racismo y el apartheid en Israel, es el momento en que se publicó, ya que se publicó poco después de que la Corte Penal Internacional (CPI) decidiera, a pesar de la intensa presión israelí y estadounidense, abrir una investigación sobre los presuntos crímenes de guerra cometidos en la Palestina ocupada.

Aunque la investigación de la CPI no incluye, por el momento, el Crimen del Apartheid, las futuras conclusiones, especialmente teniendo en cuenta el informe de HRW, podrían alterar el curso de la investigación. De hecho, el exhaustivo informe de HRW proporciona ciertamente amplias pruebas de que el crimen de apartheid se está cometiendo, de hecho, y está ampliamente extendido, no sólo en la Palestina ocupada sino también dentro de la Palestina histórica, el actual Israel.

LEER: Palestina y la campaña de desinformación de los Emiratos Árabes Unidos

Teniendo esto en cuenta, es importante que los informes de HRW, B'tselem y ESCWA se sitúen en un contexto adecuado, que examine la evolución de la narrativa del apartheid, sobre todo en el discurso occidental, en relación con Palestina e Israel. Esta comprensión es importante en el sentido de que podría ayudar a iluminar la posible dirección, además de las consecuencias políticas y legales de etiquetar a Israel como un régimen de apartheid.

Resulta revelador que fuera África, y no Occidente, la primera en acuñar la terminología actual sobre el racismo y el apartheid de Israel. En 1975, la Organización de la Unidad Africana aprobó la Resolución 77 (XII), que condenaba la ideología fundadora de Israel, el sionismo, por considerarla "un peligro para la paz mundial". A continuación, lanzó una campaña mundial destinada a desenmascarar "la naturaleza racista y agresiva de la entidad sionista". Esta condena se realizó en el contexto más amplio de la condena de los regímenes racistas del apartheid en Sudáfrica y otros lugares.

Es históricamente significativo señalar que fue esta postura africana sobre Palestina y contra el racismo en todas sus formas la que sirvió de base para la Resolución 3379 de la Asamblea General de la ONU de 1975. La Resolución de la ONU, que fue revocada en 1991 bajo una intensa presión estadounidense, había reconocido el sionismo como "una forma de racismo y discriminación racial".

La famosa declaración de 1997 del icono sudafricano de la lucha contra el apartheid, y primer presidente después del apartheid, Nelson Mandela, de que "sabemos demasiado bien que nuestra libertad está incompleta sin la libertad de los palestinos", no era una postura moral aislada contra la injusticia. Por el contrario, era totalmente coherente con otras afirmaciones y declaraciones realizadas por muchos otros líderes de la liberación africana a lo largo de la lucha anticolonial del continente.

Con el tiempo, la correlación directa entre el apartheid sudafricano y el israelí se hizo más palpable. "He sido testigo de la humillación sistémica de hombres, mujeres y niños palestinos por parte de miembros de las fuerzas de seguridad israelíes", dijo el líder antiapartheid, el arzobispo Desmond Tutu, tras un viaje a Palestina en 2014.

"Su humillación", añadió Tutu, en referencia a los palestinos, "es familiar para todos los sudafricanos negros que fueron acorralados y acosados e insultados y agredidos por las fuerzas de seguridad del gobierno del apartheid."

En una entrevista de 2014 con el programa de televisión estadounidense "Democracy Now", el profesor del MIT Noam Chomsky fue más allá, sugiriendo que "en los Territorios Ocupados, lo que hace Israel es mucho peor que el apartheid." Y profundizó en ello.

LEER: Israel derriba un edificio que albergaba a medios de comunicación extranjeros en Gaza

"Llamarlo apartheid es un regalo para Israel, al menos si por 'apartheid' se entiende el apartheid al estilo sudafricano. Lo que ocurre en los Territorios Ocupados es mucho peor. Hay una diferencia crucial. Los nacionalistas sudafricanos necesitaban a la población negra. Esa era su fuerza de trabajo. ... La relación de Israel con los palestinos en los Territorios Ocupados es totalmente diferente. Simplemente no los quieren. Los quieren fuera, o al menos en prisión".

Incluso antes de que las voces intelectuales radicales utilizaran abiertamente la palabra "apartheid", el término fue apareciendo poco a poco en las principales sociedades occidentales y en los círculos intelectuales. Defendiendo su libro de 2006 "Peace Not Apartheid" en una entrevista con la radio pública nacional estadounidense NPR, el ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter insistió en que "Apartheid es una palabra que constituye una descripción precisa de lo que ha estado ocurriendo en Cisjordania, y se basa en el deseo o la avaricia de una minoría de israelíes por la tierra palestina".

Con el tiempo, las referencias al término "apartheid" fueron utilizadas por otros líderes, intelectuales y celebridades de la corriente principal. Un ejemplo reciente es el del famoso actor estadounidense Mark Ruffalo en su entrevista con el programa de Mahdi Hasan en la NBC el pasado mes de octubre. Ruffalo habló con valentía de la violencia israelí y de la "guerra asimétrica" contra el pueblo palestino, describiendo el sistema de separación creado por Israel como una "especie de apartheid".

Estos son sólo algunos ejemplos de las muchas referencias al apartheid israelí que están cada vez más presentes en la investigación académica, en los medios de comunicación social y en las declaraciones de personas de alto nivel. Ante el temor de que la etiqueta de apartheid se convierta en la designación aceptable de Israel, el gobierno israelí y sus partidarios se esfuerzan por silenciar la conversación por completo, equiparando las críticas a Israel y al sionismo con el antisemitismo.

Palestina: La resistencia insiste en lograr la victoria de Jerusalén

Sin embargo, como indican los informes de HRW y de otras organizaciones de derechos humanos, Israel está perdiendo claramente la batalla de la opinión pública.

El antisemitismo, o el supuesto odio a Israel, no tiene nada que ver con todo esto. Como demuestran el informe de HRW y el anterior del propio grupo de derechos de Israel, B'tselem, el uso de la palabra "apartheid" se fundamenta en un marco legal, que fue articulado por las propias Naciones Unidas.

Según la Convención Internacional sobre la Represión y el Castigo del Crimen de Apartheid de 1976, el crimen de apartheid se describe de la siguiente manera:

El delito de apartheid", que incluirá políticas y prácticas similares de segregación y discriminación racial como las practicadas en el sur de África, se aplicará a los (...) actos inhumanos cometidos con el fin de establecer y mantener la dominación de un grupo racial de personas sobre cualquier otro grupo racial de personas y oprimirlo sistemáticamente.

 

Ninguno de los informes mencionados anteriormente se apartó de esa descripción. Por ejemplo, HRW escribió:

Uno de los objetivos declarados del gobierno israelí es garantizar que los israelíes judíos mantengan el dominio en todo Israel y en los TPO (Territorios Palestinos Ocupados). (...) Se adoptan otras medidas para garantizar la dominación judía, como la política estatal de "separación" de los palestinos entre Cisjordania y Gaza, que impide la circulación de personas y bienes dentro de los TPO, y la "judaización" de zonas con una importante población palestina, como Jerusalén, así como la Galilea y el Néguev en Israel.

 

 

 

 

 

Anteriormente, B'tselem hizo afirmaciones similares.

Desestimar una conclusión legalmente justificable -basada a su vez en la desgarradora realidad bajo la que los palestinos se han visto obligados a subsistir durante décadas- como si fuera otra forma de "antisemitismo" es un intento desesperado de retrasar lo inevitable. El estatus de apartheid de Israel acabará convirtiéndose en la designación global de las prácticas de Israel en Palestina, como fue el caso de Sudáfrica.

En realidad, las grietas en el muro de la narrativa israelí siempre estuvieron presentes. Entre los críticos de las políticas racistas y violentas de Israel contra los palestinos había muchos intelectuales y movimientos valientes, algunos de los cuales pagaron un alto precio por esa valentía. Pero una combinación de factores, como la ausencia de voces palestinas en el mundo académico y los medios de comunicación convencionales, además de las tácticas de intimidación y las campañas de desprestigio utilizadas por Israel y sus partidarios, mantuvieron al mínimo las críticas al apartheid israelí.

Sin embargo, el genio ha salido por fin de la botella y un enorme edificio de discursos intelectuales, históricos y jurídicos está construyendo rápidamente un caso irrefutable contra el apartheid de Israel. Ninguna propaganda israelí ni ninguna campaña de desprestigio puede volver a poner la marea a favor de Israel. Aunque sea demasiado pronto para hablar de un gran cambio de paradigma, ciertamente ya no es descabellado imaginar que tal posibilidad está finalmente al alcance de la mano.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines