Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel y sus colonos ilegales demuestran la realidad y la brutalidad de la ocupación

Las fuerzas israelíes detienen a una mujer palestina durante una manifestación en el barrio de Sheikh Jarrah tras el plan del gobierno israelí de obligar a algunas familias palestinas a abandonar sus hogares en Jerusalén Este el 05 de mayo de 2021 [Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency].

La violencia se ha convertido en una característica permanente del Ramadán para el pueblo de la Palestina ocupada. El primer día del mes de ayuno de este año comenzó con el ejército israelí rompiendo candados y cortando los cables de los altavoces de la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén para silenciar las llamadas a la oración de la noche. En otra medida provocadora, Israel sólo permitió la entrada de 10.000 palestinos a Jerusalén desde Cisjordania.

El primer viernes del mes, solo 70.000 musulmanes pudieron rezar en la mezquita de Al-Aqsa. No era una cifra usual en comparación con los 200.000 fieles que solían reunirse años anteriores un viernes de ramadán en el Noble Santuario.

Los colonos extremistas israelíes siguen incitando a los palestinos en Jerusalén - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Echando más leña al fuego, los soldados israelíes impusieron más restricciones al erigir barreras metálicas para sellar la Puerta de Damasco en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Se trata de una de las principales rutas que atraviesan la ciudad ocupada para llegar al Noble Santuario de Al-Aqsa. Se organizó una protesta pacífica; como era de esperar, el ejército israelí respondió -sin previo aviso, según testigos presenciales- atacando a los palestinos con gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento.

Un anciano discapacitado se encontraba entre los agredidos, y las fuerzas de ocupación detuvieron al menos a tres personas. Un agente de policía fue filmado abofeteando a un palestino en la cara antes de detenerlo.

Durante el Ramadán, la Puerta de Damasco es un lugar popular para que los palestinos se reúnan por la noche después del ayuno. El pretexto de Israel para las barreras es evitar la masificación. Sin embargo, dada su larga experiencia de ocupación, los palestinos comprendieron que las barreras eran otra medida "temporal" que rápidamente se convertiría en permanente, dificultando aún más su acceso a la Ciudad Vieja y a sus lugares sagrados.

LEER: 100 palestinos heridos tras los ataques de Israel contra fieles en la mezquita de Al-Aqsa

Mientras tanto, se intensificaron los ataques nocturnos de cientos de colonos judíos extremistas contra los palestinos. Los colonos marcharon hacia la Ciudad Vieja con la protección de soldados israelíes, coreando "¡Muerte a los árabes!" y atacando a los transeúntes con piedras y gases lacrimógenos. Encabezada por Lehava, un grupo de extrema derecha, la marcha se organizó como un llamamiento para "restaurar la dignidad judía" en Jerusalén. En un vídeo publicado en Twitter, se grabó a jóvenes israelíes lanzando tubos y otros objetos duros contra las casas de los residentes palestinos de la Ciudad Vieja. Más de 100 palestinos resultaron heridos y cincuenta fueron detenidos.

El gobierno israelí y los colonos ilegales que fomenta sólo pueden hacer esto porque saben que la comunidad internacional no les exigirá responsabilidades ni hará nada para proteger a los palestinos. Los políticos occidentales siguen dando rienda suelta a Israel para que haga lo que quiera, mientras que unos medios de comunicación dominantes y complacientes informan de la situación como "enfrentamientos" en un conflicto entre iguales y no como la guerra asimétrica contra civiles desarmados que realmente es.

El detallado informe de Human Right Watch concluye que los Estados occidentales, al hacer la vista gorda ante los prolongados abusos de Israel contra los palestinos y centrarse en cambio en un proceso de paz inexistente, han permitido que "el apartheid haga metástasis y se consolide".

Con el final del Ramadán esta semana, miles de millones de musulmanes de todo el mundo se preparan para celebrar el Eid al Fitr. Mientras tanto, las familias palestinas del barrio de Sheikh Jarrah, en la Jerusalén ocupada, se enfrentan al desalojo forzoso de sus hogares, en los que sus familias han vivido durante generaciones.

El tribunal de distrito israelí de Jerusalén Este aprobó la decisión de desalojar a seis familias palestinas de sus hogares en mayo para permitir el traslado de colonos israelíes. Es un crimen de guerra que un Estado de ocupación traslade a sus ciudadanos a un territorio ocupado por la guerra. Sin embargo, el mismo tribunal dictaminó que otras siete familias de Sheikh Jarrah tienen que abandonar sus hogares antes de agosto. Esta es la continua limpieza étnica a la que se enfrentan los palestinos a diario, y que llevan haciendo desde 1948.

Sheikh Jarrah, una zona residencial a menos de un kilómetro de las murallas de la Ciudad Vieja de Jerusalén, ha sido codiciada durante mucho tiempo por los colonos israelíes. Desde que Israel se apoderó de Jerusalén Este en la Guerra de los Seis Días de 1967, las organizaciones de colonos israelíes han reclamado la propiedad de los terrenos de Sheikh Jarrah y han presentado múltiples demandas para desalojar a los palestinos del barrio.

OPINIÓN: La política de Israel en Jerusalén agrava la situación en Gaza y Cisjordania

Tras la última orden judicial, los palestinos han protestado para proteger a la población autóctona de Sheikh Jarrah. Entre los detenidos se encuentran Tala Obeid, Omar Al-Khatib y Mahmoud Nabil Al-Kurd, cuyas familias se enfrentan al desplazamiento.

Un adolescente recibió un disparo en la pierna y un hombre resultó herido después de que los colonos lo apuñalaran y le rociaran con gas pimienta cuando regresaba del trabajo. Además, los colonos israelíes agredieron a los palestinos que rompían el ayuno en el barrio en solidaridad con los 40 palestinos, entre ellos diez niños, que se enfrentan a la amenaza inminente de quedarse sin hogar para dejar paso a los colonos ilegales. Los colonos matones lanzaron piedras, botellas de vidrio y otros objetos a los palestinos. Cuando éstos respondieron a la agresión, estalló una pelea entre los dos grupos.

Este tipo de violencia por parte de los colonos y las fuerzas de ocupación israelíes es ya previsible durante el mes de Ramadán. También ocurre en la Franja de Gaza. En 2014, cuando el Ramadán cayó más tarde en el año, Israel lanzó otra ofensiva militar masiva, matando a más de 2.200 palestinos -500 de ellos niños- e hiriendo a decenas de miles más. Los palestinos siguen intentando recuperarse.

La realidad es que Israel sigue tratando el derecho internacional con desprecio, y la comunidad internacional le permite actuar con impunidad. Los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad se cometen ante los medios de comunicación mundiales; no se requiere ninguna "investigación" para determinar quién es el responsable. Estos crímenes incluyen impedir a los palestinos el acceso a los lugares sagrados durante el Ramadán y durante todo el año. Esta es la realidad del apartheid israelí y su brutal ocupación militar.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines