Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Quién miente, Israel o Abbas?

Simpatizantes del movimiento Hamás participan en una concentración contra la decisión del presidente de las autoridades palestinas de retrasar los comicios legislativos y presidenciales previstos para el 22 de mayo y el 31 de julio, respectivamente, en la ciudad de Gaza el 30 de abril de 2021. MAHMUD HAMS/AFP vía Getty Images]

Tras 15 años de división interna, estancamiento político, desprecio internacional hacia los palestinos y continuas violaciones de Israel, los palestinos vivieron un momento de esperanza al soñar que sus miserias llegaban a su fin cuando el presidente Mahmud Abbas declaró su esperado decreto que fijaba las fechas de celebración de las elecciones generales palestinas.

Sin embargo, durante los últimos diez días de abril, los palestinos vivieron momentos de incertidumbre cuando se conocieron las filtraciones sobre la cancelación de las elecciones palestinas. La mayoría de los palestinos no creyeron, o al menos se convencieron de no creer, estas filtraciones tras ver que Abbas y sus ayudantes reiteraban su compromiso de celebrar las elecciones en todos los territorios palestinos, incluida Jerusalén.

El 30 de abril, los palestinos se sorprendieron con la decisión de Abbas de posponer las elecciones, supuestamente debido al rechazo de Israel a celebrarlas en el Jerusalén ocupado. Casi todos los palestinos, analistas políticos y observadores no creyeron a Abbas, sugiriendo que utilizó Jerusalén como pretexto para cancelar las elecciones tras predecir que él y su movimiento Al Fatah perderían.

Los primeros en no creer a Abbas fueron los habitantes de Jerusalén, que salieron a la calle y corearon contra él, acusándole de colaborar con la ocupación israelí, contra ellos y su causa. Mientras marchaban frente a las puertas de la mezquita de Al-Aqsa, coreaban a favor de la resistencia palestina.

LEER: Jóvenes soñadores palestinos desafían la pesadilla de la ocupación israelí

Los periodistas israelíes, que informaron a altos funcionarios israelíes cercanos a los responsables de la toma de decisiones en Israel, afirmaron que el gobierno israelí no anunció su rechazo a la celebración de las elecciones palestinas. El principal asesor de Abbas, Hussein Al-Sheikh, escribió en Twitter: "El gobierno israelí nos informó oficialmente de que la posición israelí respecto a la celebración de elecciones en Jerusalén Este sigue siendo negativa", afirmando que todas las informaciones que afirmaban lo contrario eran "nulas e incorrectas".

El periodista israelí Barak Ravid respondió al tuit de Al-Sheikh, citando a un alto funcionario israelí: "Israel no está interviniendo en las elecciones palestinas y no ha dado a los palestinos ninguna respuesta respecto a la votación en Jerusalén Este."

Un artista palestino pinta un grafiti relacionado con las elecciones en un muro antes de las elecciones al Consejo Legislativo Palestino en la ciudad de Gaza, el 24 de marzo de 2021 [Mustafa Hassona/Anadolu Agency].

Otro hecho que demuestra las mentiras de Abbas fue su llamamiento a la formación de un gobierno de unidad nacional durante su discurso de anuncio del aplazamiento, a condición de reconocer las resoluciones internacionales, incluidas las que reconocen a Israel, la partición de Palestina, la renuncia a muchos de los derechos palestinos, así como el reconocimiento de Israel. Sabe muy bien que Hamás nunca aceptará esto, lo que significa que no pensaba sentarse con Hamás y otras facciones que no reconocen a Israel ni su derecho a las tierras palestinas.

Un periodista israelí cercano a Benjamín Netanyahu me transmitió que Israel y Estados Unidos, juntos, habían persuadido a Abbas para que cancelara las elecciones porque creen que si Hamás no hubiera ganado las elecciones, al menos aportaría suficientes votos para convertirse en un socio esencial en cualquier gobierno y su esperado gran bloque en el parlamento. Naser Naser, especialista palestino en asuntos israelíes, indicó que Israel y Estados Unidos prometieron a Abbas promocionarlo a él y a su movimiento a cambio de retrasar las elecciones.

Si Abbas no mentía y sólo actuaba a favor de la Ciudad Santa, debería haber fijado una nueva fecha para las elecciones, independientemente del acuerdo israelí para celebrarlas aquí o allá. Si esto era difícil, ¿por qué no consideró la disolución de las Autoridades Palestinas?

Si Abbas niega su mentira sobre el aplazamiento de las elecciones generales, son muchas las posiciones de Abbas hacia los palestinos y su causa, lo que demuestra que ocupa la presidencia de la AP sólo para servir a Israel e infligir sufrimiento y tortura a los palestinos.

Abbas ha estado boicoteando la asediada Franja de Gaza, donde viven más de dos millones de palestinos, recortando los salarios de los funcionarios públicos, cortando el petróleo para la única central eléctrica de Gaza, impidiendo la entrada de la mayoría de los equipos médicos al enclave costero y deteniendo la cobertura financiera de los traslados médicos. Al mismo tiempo, afirma que lo hace todo por el bien de Gaza. Esta es sólo una de sus mentiras.

Si Abbas quisiera demostrar su credibilidad en relación con la cuestión de Jerusalén y la convocatoria de elecciones, debería unirse a las facciones palestinas para hacer frente a la ocupación israelí.

OPINIÓN: "Muerte a los árabes": La violencia racial siempre ha definido a Israel

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines