Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los negacionistas occidentales de genocidios perjudican la causa palestina

Manifestantes llevan máscaras durante una protesta contra las políticas y opresiones del gobierno chino hacia los uigures frente a la embajada china en Berlín, Alemania, el 23 de enero de 2021 [Abdulhamid Hoşbaş/Anadolu Agency].

El influyente académico estadounidense Noam Chomsky formuló lo que denominó una "simple pregunta" en una reciente entrevista con el periodista Ezra Klein para el New York Times: "La situación de los uigures, un millón de personas que han pasado por campos de educación, ¿es peor que la situación de, digamos, dos millones y el doble de personas en Gaza? Quiero decir, ¿tienen los uigures sus centrales eléctricas destruidas, sus depuradoras destrozadas o están sometidos a bombardeos regulares? ¿No les pasa? Que yo sepa, no".

En ese segmento en particular, resumió la visión política del mundo de muchos progresistas y otras figuras de lo que se conoce como la "Nueva Izquierda".

Chomsky reconoce que "hay suficientes pruebas para demostrar que hay una represión muy severa" de los uigures por parte del gobierno chino, y que "deberíamos protestar por ello". Sin embargo, se adentra en un terreno totalmente distinto cuando razona sobre lo que ocurre en Xinxiang: "Tiene una diferencia crucial con respecto a Gaza. A saber, en el caso uigur, no hay mucho que podamos hacer al respecto, por desgracia. En el caso de Gaza, podemos hacer todo al respecto, ya que fuimos responsables de ello, podemos detenerlo mañana". Gran propaganda para los palestinos y su causa; no tanto para los uigures que sufren a manos del gobierno chino.

A pesar de ser una comparación tan razonable y justa en el contexto de la amenaza percibida que supone Pekín, en realidad da diferentes grados de importancia a los crímenes contra la humanidad, las atrocidades y los genocidios. Según esta lógica, el internamiento de uigures en "campos de reeducación" y las torturas a las que se les somete, junto con los bien documentados abusos sexuales y la esterilización forzosa de mujeres uigures a manos de las autoridades chinas, no importa tanto como la ocupación militar y el apartheid que sufren los palestinos a manos de Israel.

Profundizando, descubrimos que no es la primera vez que Chomsky resta importancia a los crímenes contra la humanidad; durante décadas ha figurado en el revisionismo de los crímenes de guerra relativos al genocidio serbio de los bosnios en la década de 1990. En particular, escribió el prólogo de un libro -La política del genocidio- en el que se afirmaba que las fuerzas serbias "incontestablemente no habían matado a nadie más que a 'hombres musulmanes bosnios en edad militar'"; el periodista australiano John Pilger escribió una aprobación del libro.

Tanto Chomsky como Pilger rechazaron entonces activamente las críticas a sus posturas, luchando con uñas y dientes contra la clasificación de la matanza y la violación masiva a bosnios como un genocidio. Nunca han rectificado sobre sus opiniones.

Diputados británicos: China está cometiendo un "genocidio" contra los uigures

Sin embargo, una figura como Chomsky es, de hecho, un ejemplo leve de este fenómeno, ya que, al menos, no negó totalmente las matanzas de los bosnios o la actual persecución de los uigures, sino que se limitó a cuestionar su importancia.

Sin embargo, cada vez hay más académicos e intelectuales en Occidente y fuera que niegan por completo que se produzcan tales atrocidades. Es una gran ironía que sean algunos de los más destacados opositores a la opresión de los palestinos por parte de Israel.

El profesor británico David Miller ha sido el centro de una feroz campaña en su contra por parte del lobby pro-israelí por supuesta propagación del odio racial. Sin embargo, dejando a un lado esas acusaciones, Miller es conocido desde hace tiempo por ser una figura clave y vocal en el apoyo al régimen sirio de Bashar Al-Assad y en la desestimación de las atrocidades cometidas contra los opositores de Assad.

El presidente sirio Bashar Al-Assad en Damasco, Siria, el 11 de febrero de 2016 [JOSEPH EID/AFP/Getty Images].

Miller es miembro del Grupo de Trabajo sobre Siria, Propaganda y Medios de Comunicación, un grupo de académicos y activistas cuyo objetivo es desacreditar la misión de investigación de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que declaró a Assad culpable de haber realizado probablemente numerosos ataques químicos contra su propio pueblo.

Ese grupo y sus afiliados también insisten en que la organización de defensa civil siria conocida como los Cascos Blancos está pagada por las agencias de inteligencia occidentales para llevar a cabo ataques químicos e inculpar al régimen de Assad. Esas teorías han sido desmentidas y se basan en pruebas endebles e inciertas.

A lo que estamos asistiendo es a una tendencia creciente y sostenida de intelectuales, académicos, periodistas e incluso políticos de Occidente -principalmente de la izquierda- a traficar con información errónea no sólo sobre opiniones políticas, sino también sobre la negación de los crímenes contra la humanidad, ya sean clasificados como genocidio o no.

Entre sus tendencias está la de tener a Rusia en alta estima y más allá de todo reproche; ignorar descaradamente e incluso negar las atrocidades cometidas por regímenes como el de Assad; y ver a todos y cada uno de los que no están de acuerdo como terroristas apoyados por Occidente o agentes del imperialismo estadounidense.

OPINIÓN: Israelíes atacan a palestinos para desplazarlos de su propia tierra

Una cosa es que los periodistas y los activistas difundan teorías de la conspiración basadas en investigaciones erróneas y en la desinformación intencionada, y otra muy distinta es que lo hagan intelectuales y académicos reconocidos, cuyo propio estatus les confiere inevitablemente credibilidad a los ojos del público. Los efectos de esto ya se han visto, con esas opiniones pasando de los márgenes de la web oscura y la política partidista a la corriente principal.

Ese fue el claro mensaje cuando la Academia Sueca anunció en octubre de 2019 que el Premio Nobel de Literatura sería otorgado a Peter Handke, un prominente negador del genocidio conocido por sus elogios y admiración al ex líder serbio Slobodan Milosevic, responsable de al menos 66 cargos de genocidio y crímenes de guerra. Handke incluso visitó a Milosevic en la cárcel y asistió a su funeral en 2006, declarando de forma célebre: "Estoy aquí por Yugoslavia, por Serbia, por Slobodan Milosevic".

La negación del genocidio nunca ha sido un signo de integridad académica, pero apesta a deshonestidad intelectual que muchas de las figuras implicadas apoyen abiertamente la causa palestina y critiquen con razón la ocupación y la opresión israelíes. Que aparentemente sean incapaces de aplicar la misma fórmula a la opresión de los bosnios, los sirios y ahora los uigures, es un misterio.

Además, también puede ser contraproducente para ellos desde el punto de vista estratégico, ya que no están ganando los corazones y las mentes de aquellos que están siendo oprimidos por personas como el Partido Comunista Chino o Assad. Su revisionismo de los crímenes de guerra podría empujar a las diásporas siria y uigur -así como a las facciones de la oposición siria- a recurrir a Israel y a su lobby en Occidente en busca de apoyo. Eso sería desastroso para el pueblo de la Palestina ocupada.

Esto ya ha ocurrido con muchas facciones kurdas, que han expresado cada vez más su apoyo o simpatía por Israel en los últimos años. Mientras los kurdos se sentían aislados por la comunidad internacional, Israel les daba su apoyo, al menos superficialmente.

Mientras los negacionistas del genocidio dominan y arrastran la causa palestina, se está dejando un vacío en cuanto al apoyo a otros pueblos oprimidos. Ese vacío podría ser llenado por el lobby pro-Israel. ¿Es eso lo que quieren los que niegan el genocidio?

LEER: El activismo es la base detrás de un cambio pro-palestino en EE.UU.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaChinaReportajes y Análisis

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines