Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Estados Unidos da la cara por Israel ante las denuncias de apartheid al Estado de ocupación

Fuerzas israelíes en el puesto de control de Qalandiya de Ramala a Jerusalén con fieles que quieren asistir a la primera oración del viernes del mes sagrado musulmán de Ramadán en la mezquita de Al-Aqsa, el 16 de abril de 2021 [Issam Rimawi/Anadolu Agency].

Los palestinos mencionaron el apartheid en relación con Israel mucho antes de que B'Tselem utilizara la descripción. Ahora es el turno de Human Rights Watch (HRW) de acusar -con razón, aunque tarde- a Israel de apartheid en su último informe titulado A Threshold Crossed: Las autoridades israelíes y los crímenes del apartheid y la persecución. También tardío, pero bienvenido, es el reconocimiento por parte de HRW de que el carácter "temporal" de la ocupación militar israelí de Palestina ya no es una descripción exacta de un proceso de colonización en curso que la comunidad internacional no ha hecho nada por detener.

HRW afirma que su definición de apartheid no proviene de comparaciones con Sudáfrica, sino que se basa en la violencia sistemática del cambio demográfico, la opresión y el control del pueblo palestino. "Cuando estos tres elementos se dan juntos, equivalen al crimen de apartheid".

Un portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. dijo que la administración Biden rechaza el informe de HRW. "No es la opinión de esta administración que las acciones de Israel constituyan un apartheid", anunció, lo cual no es sorprendente. Sin duda, el departamento desea proteger a su Estado cliente de la gravísima acusación de apartheid, y a sí mismo de las igualmente graves acusaciones de complicidad.

A Israel, por supuesto, no le agrada demasiado el renovado escrutinio de sus políticas y acciones. Con una investigación pendiente de la Corte Penal Internacional que el Primer Ministro Benjamin Netanyahu ha rechazado, y las acusaciones de apartheid de B'Tselem de enero que vienen de dentro, por así decirlo, la fachada democrática que ha servido tan bien al Estado colonial ante la comunidad internacional se ha visto afectada.

Queda por ver el alcance del impacto. La dualidad de calificar a Israel de Estado de apartheid y al mismo tiempo subrayar su legitimidad es una contradicción que refuerza las políticas y prácticas de la entidad colonial de colonos. Lo mismo ocurre con el compromiso de los dos Estados, que ha facilitado el apartheid de Israel al imponer a los palestinos la carga de hacer concesiones a su colonizador.

OPINIÓN: Israelíes atacan a palestinos para desplazarlos de su propia tierra

Como era de esperar, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel acusó a HRW de tener una agenda antiisraelí, la misma acusación que se hace a la ONU y a sus instituciones, a pesar de que la organización internacional ha desempeñado un papel importante a la hora de permitir la colonización sionista de Palestina. "Las afirmaciones ficticias que HRW ha inventado son absurdas y falsas", ha afirmado el ministerio.

Calificar a HRW de tener una agenda antiisraelí es absurdo. Muchas organizaciones de derechos humanos, incluida HRW, han concedido sistemáticamente a Israel el beneficio de la duda en el pasado, haciendo recaer la culpa en los palestinos y utilizando terminología como "conflicto" para eludir la realidad del colonialismo de los colonos y la violencia conexa de un Estado con armas nucleares contra una población mayoritariamente civil. La narrativa de la "seguridad" y la "autodefensa" de Israel, después de todo, está tan ampliamente promovida por la ONU y los líderes mundiales, que está básicamente exenta de críticas. Además, la narrativa israelí le ha protegido de las acusaciones de crímenes de guerra y apartheid durante décadas, debido a la insistencia de la comunidad internacional en la "legitimidad" del Estado sionista, a pesar de su desprecio por las leyes, convenciones e instituciones internacionales.

El planteamiento del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sobre las prácticas de apartheid de Israel dice mucho sobre la insincera retórica de Washington acerca de que los palestinos disfrutan de los mismos derechos que los israelíes. Hace tan sólo unas semanas, el Secretario de Estado Antony Blinken instó a que se rectificara, en el contexto del paradigma de los dos Estados que ha contribuido a afianzar el sistema de apartheid de Israel.

La expectativa conjunta de Estados Unidos e Israel es que Israel siga cometiendo apartheid y otros crímenes mientras la comunidad internacional los normaliza y acepta. Teniendo en cuenta la ayuda militar que Israel recibe de Estados Unidos -3.000 millones de dólares al año-, está claro que Biden y sus sucesores tendrán que modificar la legislación estadounidense, que impide que la ayuda estadounidense vaya a países culpables de abusos de los derechos humanos, en lugar de admitir que Israel es, efectivamente, un Estado de apartheid.

Palestinos participan en una manifestación contra el apartheid en la ciudad cisjordana de Hebrón el 14 de septiembre de 2012 [Mamoun Wazwaz/Apaimages].

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisUS

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines