Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Pregunten al Líbano y a Túnez para saber qué ocurre cuando los presidentes obstaculizan los asuntos de Estado

Izquierda: el presidente de Túnez, Kais Saied, en Túnez, el 13 de octubre de 2019 [Yassine Gaidi/Agencia Anadolu] Derecha: el presidente libanés, Michel Aoun, en Beirut, Líbano, el 21 de octubre de 2020 [Presidencia libanesa/Agencia Anadolu].

En el Líbano llevan seis meses de espera; en Túnez, tres. Los libaneses esperan un nuevo gobierno, mientras que los tunecinos esperan que once nuevos ministros asuman sus funciones tras recibir la aprobación del Parlamento. El Líbano no se ha beneficiado de un gobierno, y Túnez no se ha beneficiado de sus nuevos ministros. La responsabilidad recae en la misma oficina de Estado en ambos países: el presidente.

Si hablas con los partidarios del presidente Michel Aoun en el Líbano y con los que están alineados con él sobre esta situación, te darán detalles sobre los méritos de sus acciones. Si hablas con los partidarios del presidente Kais Saied en Túnez, harán lo mismo. El resultado es el mismo en ambos países: un periodo de espera antinatural que ha entorpecido los asuntos de Estado y ha aumentado su debilidad ante una crisis económica y una situación sanitaria crítica debido a la pandemia de coronavirus.

A pesar de la importancia de los argumentos que los partidarios de Aoun y de Saied pueden presentar para justificar sus posiciones, hay que fijarse en las consecuencias. Éstas confirman que lo que está ocurriendo en Líbano y Túnez es una parálisis estatal que sólo puede empeorar la situación en ambos países debido a la obstinación de dos hombres que se creen cada uno la conciencia de la nación y los más capaces de encontrar las soluciones adecuadas.

Todos los Estados tienen sus propias leyes y reglamentos, sin los cuales no tiene sentido utilizar la palabra Estado para describir las instituciones y estructuras existentes. Cuando decimos que una persona es un estadista, nos referimos básicamente a que este individuo se caracteriza por la conciencia, la prudencia y la amplitud de miras que le hacen capaz, en determinados momentos críticos, de distinguir entre los deseos personales y los intereses del Estado. Y no sólo eso, sino que ese individuo tiene la determinación que le permite resolver sin vacilaciones los modales a favor del Estado, aunque sufra personalmente o parezca ser la parte que retrocede ante sus adversarios.

LEER: ¿Está en peligro la democracia en Túnez?

Hasta ahora, ni Aoun ni Saied parecen tener esas cualidades, lo que sugiere que las cosas no pueden avanzar mucho en el futuro inmediato, a menos que se vean sometidos a una presión internacional que no puedan manejar. Si esto ocurre -y no hay nada seguro-, la "concesión" que harán les hará perder cualquier ganancia que hubieran conseguido si hubieran seguido adelante por su propia voluntad y en consideración al bien mayor del país, no por la presión extranjera que sólo hace que el Estado sea más dependiente de otros y tenga menos control sobre sus propias decisiones. Sin embargo, no debemos olvidar que también puede haber presiones extranjeras en la otra dirección que empujen a Aoun y a Saied a mantenerse firmes en beneficio de quién o qué saben.

Simpatizantes del partido islamista Ennahdha portan una pancarta en la que se lee "La revolución se queda" durante una manifestación de apoyo al gobierno tunecino el 27 de febrero de 2021 en la capital, Túnez. [FETHI BELAID/AFP vía Getty Images]

Francia ha pasado por tres periodos de este tipo, conocidos como de "cohabitación", en los que el presidente se vio obligado a "vivir" en el mismo "apartamento de gobierno" con un primer ministro que no coincidía con él y no pertenecía a su mismo partido. Este fue el caso entre el presidente Francois Mitterrand (de izquierdas) y el primer ministro Jacques Chirac (de derechas) de 1986 a 1988; entre Mitterrand y Edouard Balladur (de derechas) de 1993 a 1995; y de 1997 a 2002 entre el entonces presidente Chirac y Lionel Jospin (de izquierdas). Chirac pasó por la experiencia de ambos lados de la valla.

La conclusión de entonces fue que, a pesar de los obstáculos y las sensibilidades, se lograron avances políticos y estatales porque el sentido de la supremacía del Estado, el espíritu de la república y el Estado de Derecho fueron los que decidieron las cosas, no los caprichos de los individuos implicados. Desgraciadamente, ese espíritu no existe ni en El Líbano ni en Túnez; hacen falta décadas para establecerlo y requiere otro tipo de personas en el poder.

Michel Aoun es un militar que tuvo una corta y tumultuosa experiencia como jefe de un gobierno militar formado en los últimos momentos del mandato del presidente Amin Gemayel, en septiembre de 1988, antes de huir a Francia, donde vivió en el exilio durante quince años. De vuelta al Líbano en 2005, se convirtió en diputado. En 2016 recibió el apoyo de Hezbolá, entre otros, y se convirtió en presidente, como siempre había deseado.

En cuanto a Kais Saied, antes de la revolución de 2011 no era conocido por ninguna actividad política u organizativa. No era conocido por ninguna opinión o actividad de apoyo a la democracia o de denuncia de la tiranía durante la época del difunto presidente Zine El Abidine Ben Ali. Saied se dio a conocer gracias a sus apariciones en televisión, antes de convertirse en candidato a la presidencia y luego en presidente con tanta facilidad que algunos todavía intentan llegar al fondo de cómo sucedió.

Durante el mandato del difunto presidente Beji Caid Essebsi, Túnez vivió una situación similar a la que se vive ahora. El primer ministro Youssef Chahed, que también llegó de la nada al cargo, hizo una remodelación del gabinete, que el presidente no aprobó pero no bloqueó, a pesar de su rencor personal hacia Chahed, que pasó de amigo a enemigo, y a pesar de algunas incitaciones para bloquear la remodelación. El propio Essebsi puso de manifiesto esta incitación cuando dijo que no podía hacer tal movimiento y que el interés del Estado estaba por encima de todo. Lo curioso aquí es que Kais Saied, ciudadano y profesor de derecho constitucional en aquel momento, le apoyó en esto. Quizá él haya olvidado lo que ocurrió entonces, pero nosotros no.

VÍDEO: La subida del precio del "Fattoush" aporta una nueva forma de medir la inflación en el Líbano

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 27 de abril de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLíbanoOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines