Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿A qué se debe el desbloqueo de las relaciones entre Libia y la UE?

El Primer Ministro de Italia, Mario Draghi (izq.), y el Primer Ministro del Gobierno de Unidad Nacional de Libia, Abdul Hamid Dbeibeh (der.), ofrecen una rueda de prensa conjunta tras su reunión en la Oficina del Primer Ministro de Libia, en Trípoli, Libia, el 6 de abril de 2021. [Hazem Turkia - Agencia Anadolu]

Durante las últimas tres semanas, muchos funcionarios de la Unión Europea han hecho cola en la capital de Libia, Trípoli, para ofrecer su apoyo a la recién elegida autoridad interina del país, el Gobierno de Unidad Nacional (GUN), y al Primer Ministro Abdul Hamid Dbeibeh. También, han intentado influir a la nueva autoridad en asuntos relacionados con los meses venideros.

Entre el 26 de marzo y finales de abril, cuatro ministros de Asuntos Exteriores de la UE, dos primeros ministros y el presidente del Consejo de la UE, Charles Michel, visitaron Libia. Los primeros ministros italiano, francés y griego hablaron cada uno de su esperanza de ver a Libia estable, pacífica y de nuevo integrada en la dinámica regional. Todos coincidieron en que Libia es demasiado importante para dejarla en manos del caos y la inseguridad. En el fondo, a todos ellos les preocupa que Libia se vea influenciada por Turquía, o incluso que pase a formar parte del patio trasero de Rusia, dada la presencia de mercenarios de Moscú en el país.

Ya es hora de que la UE, en su conjunto, se tome más en serio a su transformado vecino del sur. Competir individualmente con los miembros de la UE en el escenario libio es contraproducente.

La Política Europea de Vecindad de la UE, la visión del bloque para los países de su periferia, identifica lo que denomina "tres prioridades conjuntas de cooperación" en la región: desarrollo económico para la estabilización; seguridad; migración y movilidad. Libia, dada su proximidad, ubicación estratégica y vínculos económicos con la UE, está en el centro de los tres aspectos políticos.

Sin embargo, la UE siempre ha fracasado en la elaboración de una política exterior global y unificada. Su política hacia Libia en la última década es un buen ejemplo de ello.

Las divisiones entre Francia e Italia, por ejemplo, los convierten en competidores en lugar de aliados. París y Roma han apoyado a bandos diferentes en la guerra civil de Libia, especialmente en la fase de violencia que terminó en junio del año pasado. Mientras la primera se alineó con el mariscal de campo renegado Khalifa Haftar en su intento de tomar Trípoli por la fuerza en 2019-2020, la segunda apoyó a su gobierno rival con sede en Trípoli.

OPINIÓN: ¿Logrará la nueva autoridad libia cortar los vínculos de Haftar con el extranjero?

Esta divergencia en la política y el enfoque se entiende fácilmente cuando se ve dentro del contexto histórico en el que tanto Francia como Italia eran potencias coloniales que competían por más territorio en todo el mundo, incluida Libia. El sur de Libia estuvo, sin embargo, brevemente bajo control francés, mientras que su zona occidental era una colonia italiana en la que los colonos controlaban las tierras fértiles y todas las actividades económicas importantes, a pesar de que los italianos estaban en el bando perdedor en la Segunda Guerra Mundial.

El viejo pensamiento colonial sigue guiando la formulación de políticas tanto en París como en Roma. En este contexto, las ganancias de Francia deben ser las pérdidas de Italia y viceversa.

La UE parece estar ahora más de acuerdo que en desacuerdo en cuestiones de política exterior que hace una década. Sin embargo, sus relaciones con Libia siguen siendo un escenario de disputas y desacuerdos.

En los primeros tiempos de la independencia libia, la predecesora de la UE, la Comunidad Económica Europea, llegó a considerar al país norteafricano para las negociaciones de adhesión. La nueva Libia independiente era débil y menos asertiva, sin una política exterior y de defensa fuerte y con cierto grado de independencia. La CEE vio la oportunidad de moldear el nuevo Estado a su gusto. Sin embargo, cuando el difunto Muammar Gaddafi llegó al poder predicando un papel regional más asertivo e independiente, Europa no fue tan amistosa como lo había sido con su predecesor. Las relaciones se enfriaron, dando paso a la hostilidad.

 

Muchas naciones están interfiriendo en los asuntos de Libia - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

A mediados de la década de 1980, Europa en su conjunto -incluso antes de que naciera la UE en su forma actual- mantenía una actitud hostil hacia Libia por diferentes motivos. Algunos países europeos, como Francia e Italia, tenían sus propias políticas independientes, pero contrapuestas, hacia Libia. Como antigua potencia colonial, Italia fue su puerta de entrada a la UE en general cuando Libia estaba sometida a todo tipo de boicots y embargos internacionales. El difunto presidente francés Jacque Chirac fue el primer dirigente occidental que visitó la tienda de Gadafi en Trípoli en 2004, inaugurando una nueva era en las relaciones en el Mediterráneo.

El actual deshielo de las relaciones entre Libia y la UE me recuerda los años dorados de 2004-2011, cuando los vínculos entre Trípoli, Bruselas y las distintas capitales de la UE se hicieron más amplios y profundos. Vimos cómo se extendía la alfombra roja para Gadafi en Bruselas, Lisboa, Madrid, París y, en muchas ocasiones, Roma. Un flujo constante de políticos, empresarios y funcionarios de la UE visitaron Trípoli en busca de cooperación en materia de seguridad, economía y migración común.

OPINIÓN: La doble moral de Macron se volverá en su contra

Libia siempre ha sido objetivo de las sucesivas oleadas coloniales europeas; los libros de texto libios y la memoria colectiva están llenos de los horrores de la brutal ocupación colonial italiana. La falta de una política exterior coherente de la UE, independiente de la de Estados Unidos, por ejemplo, unida a las formas de pensar coloniales, ha sido siempre un gran obstáculo para el desarrollo de una Política Europea de Vecindad eficaz.

Esta falta de un enfoque unificado de la UE hacia Libia se manifestó en la violencia cuando los Estados miembros de la UE, bajo el paraguas de la OTAN, hicieron cola para bombardear Libia en 2011 y derrocar a Gadafi. En esencia, la UE como bloque no tenía intereses específicos ni objetivos políticos servidos al participar en la invasión de Libia hace una década.

Como hace diez años, Libia sigue siendo un vecino importante de la UE. La gran diferencia es que en 2011 Libia era estable, pacífica y cumplía su parte del trato con la UE cooperando plenamente con su poderoso vecino del norte. Fue un error estratégico para Europa apuñalar a Libia por la espalda y luego esperar diez años para tratar de deshacer el daño.

Cuando los países de la UE actúan juntos en sus relaciones con Libia, suele ser beneficioso para ambas orillas del Mediterráneo. La competencia entre las capitales de la UE con respecto a Libia está abocada al fracaso.

Lo más importante es que una Libia fuerte, estable y pacífica beneficia a la UE; una Libia débil, inestable y conflictiva no lo hará. Los países individuales de la UE, como Francia e Italia, se equivocan si piensan que la competencia por la influencia y el control en Libia beneficia a alguien. Si la UE sigue una política divergente, está fracasando. El vacío resultante lo están llenando países como Turquía, que no son necesariamente los mejores amigos de la UE en estos momentos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEUEuropa y RusiaLibiaOrganizaciones InternacionalesOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisTurquíaTurquíaUnión Europea

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines