Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La insignificancia de los soldados israelíes ha quedado al descubierto

Las fuerzas israelíes se interponen entre los palestinos mientras se reúnen alrededor de la Puerta de Damasco después de realizar la oración del Tarawih en el recinto de Al-Aqsa, en Jerusalén Este, el 15 de abril de 2021. Las fuerzas israelíes detuvieron a algunos palestinos durante la intervención. [Mostafa Alkharouf - Agencia Anadolu]

La victoria de los jerosolimitanos en los enfrentamientos de la Puerta de Damasco dejó al descubierto la insignificancia de los soldados de ocupación israelíes y su comportamiento temerario. Esto quedó patente en las fotos y vídeos que mostraban los enfrentamientos entre los soldados fuertemente armados y los jóvenes jerosolimitanos, que se mantuvieron firmes y se enfrentaron a ellos con el torso desnudo y la cabeza alta en una escena de valentía sin parangón.

Cada vez que les miro a los ojos y observo los movimientos de las fuerzas de seguridad parece que su único deseo es pasar el día sin verse obligados a enfrentarse a un jerosolimitano en una situación de confrontación. Estos jóvenes palestinos rechazan los repetidos intentos de Israel de cambiar la realidad demográfica de la Ciudad Vieja de Jerusalén e imponer una presencia judía a costa de la población autóctona. Las autoridades de ocupación también quieren garantizar que los colonos ilegales puedan entrar en el Noble Santuario de la Mezquita de Al-Aqsa, con la protección de las fuerzas de seguridad, tanto de los soldados como de la policía. Se trata de una violación flagrante de los acuerdos internacionales basados en la preservación del statu quo de la ciudad tal y como era antes de su ocupación en 1967.

Lo que impresiona es que los palestinos estaban dirigidos durante los enfrentamientos de la Puerta de Damasco por jóvenes de entre 15 y 20 años. Esta generación nació después de la Intifada de Aqsa de 2000, y los israelíes han apostado por que estén dispuestos a conformarse con el sistema impuesto por la ocupación, delincuentes y descarriados. Sin embargo, estos jóvenes han demostrado que los israelíes se equivocan en todo momento, ya sea en la batalla de las "puertas electrónicas" en 2017 o en la última campaña para proteger el acceso a la Puerta de Damasco. No han olvidado quiénes son y qué deben hacer.

LEER: El aislamiento a palestinos por parte de Israel es inhumano e incumple los convenios internacionales

La sensación de que los soldados son insignificantes se extiende a sus oficiales y a los funcionarios que los dirigen. Un vídeo que circula por las redes sociales muestra a un oficial negociando con un joven jerosolimitano sobre la posibilidad de entregar la plaza de la Puerta de Damasco a los palestinos y quedarse con la zona de las escaleras. La respuesta del joven estaba llena de fuerza y humor: "Las escaleras están antes que la plaza. El Ramadán para nosotros no estaría completo sin sentarnos en estas escaleras".

A pesar de su superioridad militar y su avanzado entrenamiento, los soldados israelíes son imprudentes. Dan la impresión de ser una pandilla uniformada cuyos miembros se desencadenan fácilmente por los insultos y se irritan por las celebraciones de los jóvenes en la Puerta de Damasco. Todo lo que pueden hacer en respuesta es intentar vengarse brutalmente de las mujeres y realizar detenciones al azar para satisfacer su vanidad y arrogancia.

Sin embargo, tuvieron mucho cuidado de no matar a ningún palestino, porque sabían perfectamente el importante precio que se pagaría si algún joven era martirizado durante estos enfrentamientos.

 

Los colonos extremistas israelíes siguen incitando a los palestinos en Jerusalén - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Una vez más, a pesar de los más de setenta años de ocupación israelí, se ha demostrado que la determinación de la población de Jerusalén no ha disminuido. La férrea voluntad del pueblo hizo que las fuerzas israelíes no pudieran levantar barreras en una de las plazas de la Ciudad Vieja.

LEER: El levantamiento de Jerusalén es una oportunidad para acabar con la división palestina

Puede que esos jóvenes jerosolimitanos tengan una vida normal, o incluso menos que normal, pero por sus venas corre un fervor inigualable que les impide mantenerse al margen, impotentes, y observar cómo los soldados de ocupación profanan la ciudad santa y sus santuarios, especialmente la mezquita de Al-Aqsa. Han demostrado al mundo la insignificancia de los soldados de ocupación israelíes y la fragilidad de su presencia.

Está claro que, por mucho que pase el tiempo, el robo sigue siendo un robo y no puede convertirse en algo lícito. El pueblo palestino es el legítimo propietario de su tierra, independientemente de la presencia de los ladrones. Es inevitable que recuperen su derecho legítimo mientras la conciencia, la determinación y la firmeza palestinas se transmitan de generación en generación.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines