Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El activismo es la base detrás de un cambio pro-palestino en EE.UU.

Los candidatos presidenciales demócratas, la senadora Elizabeth Warren (D-MA) (L) y el senador Bernie Sanders (I-VT), interactúan durante un descanso en el debate de las primarias presidenciales demócratas el 25 de febrero de 2020 en Charleston, Carolina del Sur [Win McNamee/Getty Images].

En una reciente conferencia de J Street online, los senadores estadounidenses Bernie Sanders y Elizabeth Warren rompieron otro tabú político al expresar su voluntad de aprovechar la ayuda militar de Estados Unidos como forma de presionar a Israel para que respete los derechos humanos de los palestinos. Sanders cree que Estados Unidos "debe estar dispuesto a ejercer una presión real, incluida la restricción de la ayuda estadounidense, en respuesta a las medidas de cualquiera de las partes que socavan las posibilidades de paz". Warren, por su parte, se mostró dispuesto a restringir la ayuda militar como "herramienta" para empujar a Israel a " modificar su rumbo".

Bernie Sanders es un verdadero amigo de Palestina - Viñeta [Sabaaneh/MonitordeOriente].

En general, las posturas cada vez más pro-palestinas de Sanders son más progresistas que las de Warren. Ambos, sin embargo, siguen rondando el discurso demócrata dominante: una disposición a criticar a Israel siempre que esa crítica vaya acompañada de una crítica igual -si no más aguda- a los palestinos.

Seraj Assi explicó esta dicotomía en un artículo publicado en Jacobin Magazine: "La postura de Sanders sobre Israel-Palestina podría ser sin duda más progresista. Ha votado sistemáticamente a favor de la ayuda militar estadounidense a Israel, que subvenciona la ocupación, la expansión de los asentamientos y la violencia sistemática contra los palestinos. Sigue oponiéndose a la campaña BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones), firmando una carta anti-BDS al Secretario General de la ONU en 2017 y reiterando su oposición al BDS."

Sin embargo, como indicó el propio Assi, la posición de Sanders sobre Palestina e Israel no puede juzgarse simplemente en función de un ideal imaginado. Debe verse en el contexto de la propia cultura política de Estados Unidos, dentro de la cual cualquier crítica a Israel es vista como "herética", si no directamente antisemita.

LEER: El aislamiento a palestinos por parte de Israel es inhumano e incumple los convenios internacionales

La influencia de Sanders en el discurso político demócrata en general es palpable. Ha allanado el camino a voces más radicales y jóvenes en el Congreso de Estados Unidos que ahora critican abiertamente al Estado de ocupación, al tiempo que permanecen en gran medida indemnes a la ira del lobby pro-Israel, principalmente el Comité de Asuntos Públicos Americano-Israelí (AIPAC). Atrás quedaron los días en los que el AIPAC y otros grupos de presión pro-israelíes daban forma al discurso político nacional estadounidense sobre Israel y Palestina. Nada indica que la marea se haya vuelto completamente contra Israel, todavía. Sin embargo, no debe ignorarse un cambio decisivo en la opinión pública estadounidense. Es este cambio popular el que está permitiendo a las voces dentro del Partido Demócrata hablar con más libertad sin poner en peligro sus carreras políticas, como solía ocurrir en el pasado.

Para descifrar las raíces de los sentimientos antiocupación israelí y pro-palestinos entre los demócratas, algunas cifras podrían ser útiles. Mientras que Sanders, Warren y otros funcionarios demócratas están dispuestos a criticar a Israel pero rechazan con vehemencia el BDS, los miembros del Partido Demócrata no tienen la misma opinión. Una encuesta de principios de 2020 del Instituto Brookings descubrió que, entre los demócratas que habían oído hablar del BDS, "una pluralidad, el 48%, dijo que apoyaba el Movimiento, mientras que sólo el 15% dijo que se oponía".

Esto indica que el activismo de base, que se compromete directamente con los estadounidenses de a pie, está configurando en gran medida sus opiniones sobre el movimiento de boicot a Israel. Los demócratas de a pie están liderando el camino, mientras que sus representantes se limitan a intentar ponerse al día.

Otras cifras son también indicativas del hecho de que la gran mayoría de los estadounidenses se oponen a los esfuerzos pro-israelíes por promover leyes y legislación como herramienta política para criminalizar los boicots. Tales leyes, creen con razón, infringen los derechos constitucionales a la libertad de expresión. Como era de esperar, el 80% de los demócratas lideran la oposición a estas medidas, seguidos por el 76% de los independientes y el 62% de los republicanos.

Estas noticias deben ser inquietantes para Tel Aviv. El gobierno israelí ha invertido mucho a través del AIPAC y otros grupos pro-israelíes para tachar de "antisemita" al BDS y a cualquier otro movimiento que critique la ocupación militar y el apartheid sistemático en Palestina.

¿El BDS "roza" el antisemitismo? - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Los israelíes encuentran este nuevo fenómeno bastante desconcertante. El primer ministro Benjamín Netanyahu ha sido criticado repetidamente en el pasado, incluso por los principales funcionarios israelíes y los expertos de los medios de comunicación, por poner a los demócratas en contra del Estado de ocupación al ponerse descaradamente del lado del ex presidente estadounidense Donald Trump y su Partido Republicano contra sus rivales internos en Estados Unidos. Con ello, Netanyahu ha contribuido básicamente a que el apoyo a Israel, sin preguntas, deje de ser una cuestión bipartidista y se convierta en una causa exclusiva de los republicanos. Una encuesta de Gallup de febrero de 2020 reflejó esa realidad, al descubrir que el 70% de los demócratas apoyan la creación de un Estado palestino, en comparación con sólo el 44% de los republicanos.

El arraigado apoyo a Israel entre los demócratas del establishment es demasiado profundo -y está bien financiado- como para que se borre en unos pocos años, pero la tendencia pro-Palestina y contra la ocupación israelí continúa sin cesar, incluso después de la derrota de Trump a manos del candidato del Partido Demócrata, el presidente Joe Biden. El año pasado, en particular, ha sido difícil para el lobby pro-Israel, que no está acostumbrado a las decepciones electorales. El pasado mes de junio, por ejemplo, el grupo de presión se puso en evidencia cuando apoyó a uno de los más fieles defensores del Estado ocupante, el representante Eliot Engel de Nueva York, y calificó a su oponente Jamaal Bowman de "antiisraelí".

Bowman no es antiisraelí, aunque su posición es relativamente más moderada que las opiniones extremas y unilaterales de Engel. De hecho, Bowman ha dejado claro que sigue apoyando la ayuda estadounidense a Israel y se opone abiertamente al BDS. Sin embargo, a diferencia de Engel, no era el candidato perfecto cuyo amor por Israel es ciego, incondicional y eterno. Para vergüenza del lobby, Engel perdió su escaño en el Congreso estadounidense, que había ocupado durante más de 30 años.

LEER: La "neutralidad" de la ONU significa proteger a Israel a toda costa e ignorar el sufrimiento palestino

A diferencia de Bowman, Cori Bush es una activista de base de Missouri que destituyó al congresista pro-israelí William Lacy Clay. Ha defendido el movimiento de boicot a Palestina como una cuestión de libertad de expresión, a pesar de una implacable campaña de desprestigio que la califica de "antisemita" por el mero hecho de aparecer en fotos con activistas pro-palestinos. El pasado mes de agosto, Bush -una mujer negra estadounidense de origen humilde- se convirtió en representante de Estados Unidos por el primer distrito del Congreso de Missouri, a pesar de los esfuerzos del lobby pro-Israel por negarle ese puesto.

Es importante reconocer el papel que desempeñan los individuos en el innegable cambio dentro del discurso político estadounidense sobre Palestina e Israel. Los ciudadanos de a pie están marcando una verdadera diferencia. Mientras que el lobby pro-israelí sigue manejando la doble arma del dinero y la propaganda, el activismo de base políticamente comprometido está demostrando ser decisivo a la hora de conseguir la solidaridad estadounidense con Palestina, al tiempo que traduce esta solidaridad, de forma lenta pero segura, en ganancias políticas. Esta es la política ascendente en acción.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisUS
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines