Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Intentan vendernos una historia falsa, pero nosotros somos testigos de la verdad sobre la masacre en la plaza de Rabaa

El presidente egipcio Abdel Fattah Al-Sisi en Atenas el 11 de noviembre de 2020 [COSTAS BALTAS/AFP/Getty Images]

Se dice que la historia la escriben los vencedores, pero ¿cuándo la escriben? ¿En el calor del momento, cuando los testigos aún están vivos? ¿O cuando ya han muerto?

Hemos sufrido durante mucho tiempo historias y relatos falsos que se nos han contado a nosotros y a las generaciones anteriores como hechos históricos. Con ello, nuestros enemigos intentaron distorsionar nuestra honorable historia e insultar a grandes iconos que nos sacaron de la oscuridad a la luz. Los ahogaron en un torrente de mentiras orientalistas para apagar la luz en las almas de los que vinieron después, dejándoles vivir en la derrota y la frustración.

A lo largo de la historia, los tiranos han reescrito la historia para representar falsas victorias y justificar actos criminales. El arte ha sido importante a la hora de transmitir el mensaje del gobernante al pueblo; la época de Gamal Abdel Nasser en Egipto es un excelente ejemplo, dadas las numerosas obras de arte -incluyendo películas, obras de teatro y canciones- que lo glorifican y magnifican sus logros. Al mismo tiempo, distorsionaron la imagen de la monarquía que le precedió, insultando al rey Faruk y culpándole de cosas que no hizo. Lo retrataron como un borracho que apostaba y un mujeriego; y lo culparon de la derrota del ejército en Palestina en 1948. Las películas lo representaron así hasta que la gente empezó a creerlo.

Tras el golpe de Estado de 2013, el régimen de Abdel Fattah Al-Sisi adoptó el modelo de propaganda comunista basado en decir algo repetidamente y no dejar que el pueblo escuche o vea nada más. La voz de la oposición fue silenciada, y las mentiras se difundieron descaradamente hasta que la repetición se convirtió en un hábito, y luego la aceptación se convirtió en creencia. El ministro de propaganda nazi Joseph Goebbels lo llamaba la Gran Mentira; si se dice algo con la suficiente frecuencia la gente llegará a creerlo.

LEER: La oposición egipcia insiste en que la ONU debe poner fin a las ejecuciones politizadas

¿Sigue siendo válida esta teoría en los tiempos que corren, dada la tecnología de las comunicaciones que tenemos a nuestra disposición? ¿Se pueden seguir difundiendo y creyendo las mentiras con tanta facilidad cuando las noticias dan la vuelta al mundo casi instantáneamente? La asombrosa revolución de las comunicaciones debería haber puesto fin a las mentiras, corregido la historia falsa y dificultado que los políticos y sus medios de comunicación obedientes se inventen narrativas falsas. ¿Sigue siendo posible afirmar que se puede engañar a todo el pueblo en algún momento y a parte del pueblo en todo momento, pero no se puede engañar a todo el pueblo en todo momento? La verdad emergerá inevitablemente y la verdad sobre los opresores se revelará al público tarde o temprano.

Sin embargo, el régimen de Al Sisi en Egipto no reconoce la revolución de las comunicaciones y parece seguir viviendo en los años 50 y 60. Sus medios de comunicación están momificados y sus periodistas producen la narrativa única forjada que todos deben escuchar y aceptar. Por eso han producido una serie de televisión llamada The Choice 2 para promover la versión oficial de la historia, tejida con mentiras, engaños y falsificación de los hechos que rodean la dispersión por parte del régimen de los manifestantes que participaron en la toma de la plaza Rabaa Al-Adawiyya. Los propagandistas han tardado siete años en promover la mentira de que los manifestantes estaban armados en Rabaa y en las plazas vecinas de Al-Nahda.

Las masacres aún son fuertes en la memoria de aquellos que vieron lo que sucedió cuando los eventos fueron transmitidos en vivo. El paso de los años no ha atenuado los recuerdos ni ha pasado página. No hay otra página como ésta en la historia de Egipto; es una página oscura en la que murió la conciencia egipcia. Murió la conciencia de quienes planearon esta masacre, y de quienes la conocieron y la aprobaron. Ha muerto la conciencia de quienes apretaron el gatillo y mataron a sus conciudadanos desarmados. Las víctimas estaban indefensas y no tenían protección para resguardarse de la lluvia de balas. La conciencia de los egipcios que salieron a las calles regodeándose mientras bailaban alrededor de los cadáveres quemados de sus víctimas ha muerto, al igual que la conciencia de los que se sentaron frente a sus televisores viendo el fuego y el humo, los cuerpos y la sangre, pero no hicieron nada.

¿Cómo podemos olvidar esta masacre? ¿Cómo podemos olvidar el engaño del "paso seguro" que no era más que una trampa para que los manifestantes desarmados fueran asesinados? ¿Cómo olvidar la brutal incautación de material médico por parte de las fuerzas de seguridad mientras los heridos eran atendidos en el hospital de campaña? ¿Cómo olvidar que incendiaron el hospital de campaña para quemar los cuerpos de los mártires que había en su interior? ¿Cómo podemos olvidar que también quemaron con tanto odio la propia mezquita de Rabaa Al-Adawiyya? ¿Cómo podemos olvidar las excavadoras que se llevaron los cadáveres de personas inocentes? ¿Cómo podemos olvidar los cuerpos rotos y los gritos de los niños? ¿Cómo podemos olvidar a la anciana madre que lloraba mientras sostenía a su hijo, que era su único apoyo? ¿Cómo podemos olvidar al niño que estaba junto al cuerpo de su madre y le rogaba que se despertara? ¿Cómo podemos olvidar cualquiera de estas horribles imágenes? El tiempo se detuvo para mí en ese día negro de la historia de Egipto.

LEER: Egipto ejecuta a 17 presos, entre ellos un profesor de Corán de 80 años

Es increíble que el régimen de Al Sisi y sus medios de comunicación corruptos piensen que una serie de televisión mal hecha puede borrar esas imágenes de la mente de las personas que las presenciaron, o incluso borrar las pruebas de YouTube. De hecho, The Choice 2, por muy mala que sea, ha impulsado a muchas personas a buscar la verdad en YouTube y en las redes sociales para exponer las mentiras promovidas en la serie y la falsa narrativa del régimen.

La masacre de Rabaa Al-Adawiyya sigue siendo una herida profunda en el alma. La serie pretendía blanquear con mentiras unos asesinatos atroces, pero sólo consiguió abrir viejas heridas, creando división entre la población. Fue una locura por parte del régimen, cuando se necesita unidad para hacer frente a los retos y amenazas externas de Egipto, como las que plantea la Gran Presa del Renacimiento Etíope.

La protesta de Rabaa fue el último grito de la resistencia contra la contrarrevolución regional que acabó con la Primavera Árabe, sobre todo con la Revolución del 25 de enero en Egipto. La contrarrevolución destruyó los sueños árabes de libertad, dignidad y justicia y los devolvió a sus vidas de esclavitud, opresión y pobreza bajo los dictadores regionales.

La reunión en la plaza era la ciudad utópica en la que no querían que viviéramos, así que la destruyeron, y destruyeron a muchos de nosotros. El nombre de la plaza sigue siendo tan evocador que el régimen la ha rebautizado con el nombre del falso fiscal general Hisham Barakat, que firmó la orden de dispersión que daba luz verde a la masacre. El hecho de que estén emitiendo esta despreciable serie de televisión sólo es positivo en un aspecto muy sencillo: el régimen sabe que sus mentiras no han funcionado y que el recuerdo de lo ocurrido en la plaza de Rabaa Al-Adawiyya sigue vivo en los corazones y las mentes de las personas que lo presenciaron.

LEER: Cómo las mujeres de Egipto están derrotando la arcaica legislación de su gobierno

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines