Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El aislamiento a palestinos por parte de Israel es inhumano e incumple los convenios internacionales

Imagen de una unidad de aislamiento [PRODanny Bradury/Flcikr]

El 8 de abril, las autoridades de ocupación israelíes pusieron en libertad a Mansour Al-Shahatit, palestino de 35 años, tras 17 años de prisión. Durante su encarcelamiento, Al-Shahatit estuvo recluido en régimen de aislamiento durante largos periodos. Ahora sufre pérdida de memoria, lo que le impide reconocer a su madre y a muchos de sus familiares. Es desgarrador, pero es el resultado de la política deliberada de Israel de mantener a los presos en aislamiento y alejados de sus compañeros.

La vida de los presos palestinos en las cárceles israelíes - Caricatura [Arabi 21]

El aislamiento en una prisión israelí significa estar recluido en una celda oscura, estrecha, sucia, húmeda y con moho en las paredes. La celda tendrá un váter viejo y achaparrado del que pueden salir insectos y ratas. El objetivo de este aislamiento es humillar a los palestinos y agotarlos física y psicológicamente. Puede ser mortal. El prisionero Ibrahim Al-Ra'i murió el 11 de abril de 1988 después de que los israelíes lo mantuvieran en régimen de aislamiento durante nueve meses consecutivos.

Shahatit y Al-Ra'i no son los únicos que reciben este trato. Cientos de palestinos han sido recluidos en régimen de aislamiento por Israel, hasta el punto de que esta política forma parte del sistemática aprobada por el poder legislativo y aplicada por el ejecutivo. Las mujeres palestinas no están excluidas de esta política inhumana, y su dolor psicológico y físico se multiplica dada la posición de honor que representan en la sociedad tradicional palestina. En la actualidad, hay al menos 24 presas palestinas que padecen enfermedades psicológicas como consecuencia de la política de aislamiento sistemático de Israel.

LEER: La "neutralidad" de la ONU significa proteger a Israel a toda costa e ignorar el sufrimiento palestino

Las autoridades israelíes han creado unidades especiales de aislamiento en muchas de sus prisiones, sobre todo en la prisión de Nafha, abierta en 1980, en Nitzan-Ramle, abierta en 1989, y en Beersheba, abierta en 1992. Esta última cuenta con tres unidades de aislamiento. Los israelíes justifican el uso del aislamiento alegando que los palestinos aislados son peligrosos y que se les mantiene en aislamiento para salvar vidas. Sin embargo, la verdadera razón es que suelen ser populares entre los presos palestinos, tienen conocimientos y experiencia, y tendrán influencia sobre los demás.

Israel es el único país del mundo que legaliza la violación de los derechos humanos de los presos; la Ordenanza de Prisiones de Israel permite el aislamiento de los presos por motivos de seguridad. Por tanto, el aislamiento es una herramienta legal utilizada contra los palestinos en el Estado de ocupación. En 2006 se modificó esta ley y se ampliaron los criterios para recluir a los presos en régimen de aislamiento, así como los poderes de quienes están autorizados a imponer el castigo. Esto incluye al Tribunal Supremo de Justicia, que se basa, por cierto, en "informes secretos" de los servicios de inteligencia israelíes cuando se trata de palestinos.

Además, una ley aprobada en 2010 y conocida como Ley Shalit no sólo permite mantener a los presos en régimen de aislamiento, sino también la imposición de penas más duras. Entre ellas se incluyen periodos indefinidos de aislamiento; la prohibición de las visitas familiares; y la privación a los presos de educación, material de lectura y de ver la televisión.

LEER: El Mossad israelí interroga a palestinos dentro de los centros de inmigración europeos

El aislamiento se considera una forma de tortura psicológica prohibida por el artículo 1 de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de 1984. También es un comportamiento inhumano y degradante prohibido por el artículo 7 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Además, las condiciones en las que se aísla a los presos no cumplen las normas sanitarias mínimas para prisiones y centros de detención exigidas por los artículos 91 y 92 del IV Convenio de Ginebra. Además, el aislamiento de los presos del mundo exterior viola las normas internacionales acordadas sobre el derecho del preso a comunicarse con el mundo exterior, especialmente el contacto con la familia.

Israel mantiene en sus prisiones a más de 4.500 presos palestinos, entre ellos 41 mujeres y 140 niños, todos ellos sometidos a la política de aislamiento y, por tanto, aislados del mundo exterior, lo que constituye una forma de tortura psicológica. Las enfermedades mentales son sólo una de las consecuencias. Es necesario imponer la presión internacional a Israel para que ponga fin al uso del aislamiento con un sistema de supervisión formal que garantice la seguridad de los presos palestinos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines