Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El Ramadán representa una llamada de atención para el cuerpo dolorido del mundo musulmán

Un hombre palestino reparte alimentos gratuitos para las familias pobres durante el mes sagrado de ayuno del Ramadán, en el barrio de al-Shijaiyah en la ciudad de Gaza, el 14 de abril de 2021. Ashraf Amra/Apaimages]

El mes sagrado de ayuno del Islam, el Ramadán, debería ser un momento de reflexión espiritual y de reordenación de las prioridades colectivas de la Ummah. Desgraciadamente, en la era de la globalización, del consumo desenfrenado y de un enfoque egocéntrico e individualista de la vida, nuestra relación con el Ramadán se está desviando de su objetivo previsto hacia algo totalmente distinto.

El Ramadán suele ser el mes más caritativo para los musulmanes, un tiempo dedicado a la oración, a dar y compartir, y a buscar el perdón. Es una amalgama del renacimiento espiritual del individuo, por un lado, y del fortalecimiento de la Ummah, la comunidad musulmana global, por otro.

Es durante este mes cuando parece que se eliminan las fronteras políticas y los musulmanes reclaman un nuevo sentido de identidad colectivo, independientemente del lugar del mundo en el que se encuentren. Su punto de unión es el ayuno comunitario y sus actividades asociadas, como alimentar a los hambrientos, vestir a los pobres, cuidar de los huérfanos, etc.

Es engañoso entender el Ramadán simplemente como un tiempo en el que los musulmanes se abstienen de comer o beber desde el amanecer hasta la puesta del sol. Sí, también es eso, pero los musulmanes también deben abstenerse de mucho más: de cometer malas acciones, de hablar despectivamente de los demás, de mentir, de engañar o incluso de guardar rencor hacia los demás.

LEER: Cómo las mujeres de Egipto están derrotando la arcaica legislación de su gobierno

Pero, ¿se está produciendo realmente esto en los países árabes y musulmanes en este momento? Con los medios de comunicación globalizados, que hacen del público árabe, por ejemplo, un mercado único y lucrativo, el Ramadán está ahora asociado a una industria del entretenimiento en auge, que se mide en términos de miles de millones de dólares cada año. Desde las series de televisión sobre el Ramadán hasta los programas de entrevistas y los conciertos, entre otros. el Ramadán es ahora el mes más rentable para los medios de comunicación árabes. Rara vez la esencia del Ramadán en sí misma se registra como un tema central en cualquiera de estos frívolos entretenimientos.

La organización no gubernamental turca con sede en Malasia, Turkiye Diyanet Vakfi (TDV) y el Consejo Consultivo de la Organización Islámica de Malasia (MAPIM) entregan donaciones de alimentos para 130 refugiados rohingya en Selangor, Malasia, el 18 de abril de 2021. [Farid Bin Tajuddin - Agencia Anadolu]

Según un reciente estudio de la Carnegie Corporation, "unos 250 millones de personas de los 400 millones que hay en 10 países árabes, es decir, dos tercios de la población total, estaban clasificados como pobres o vulnerables". El informe se refiere a esto como "pauperización masiva", indicando que una familia pobre de Oriente Medio en la actualidad es probable que siga siendo pobre durante varias generaciones.

Oriente Medio sigue siendo una de las regiones más desiguales del mundo. De hecho, según Carnegie, ya es la más desigual, ya que los gobiernos no pueden o no quieren proporcionar servicios básicos a sus propias poblaciones.

Los jóvenes, incluidos los titulados universitarios, tienen pocas oportunidades de trabajo, sin esperanza de que se vislumbre ninguna en el horizonte, lo que les deja con opciones limitadas. Para muchos de estos jóvenes, la migración se convierte en el mejor escenario posible. Es en estas comunidades donde el radicalismo se presenta a menudo como la respuesta a la desesperación.

El Ramadán y el Tarawih vuelven a Oriente Medio tras un año de encierro

Desde la inseguridad alimentaria hasta la desigualdad de género o el analfabetismo rampante, el mundo árabe está plagado de problemas. A diferencia de otras regiones del mundo en desarrollo, muchos países árabes no parecen desarrollarse en absoluto. Una de las razones del estancamiento, si no del colapso total, es el hecho de que Oriente Medio está sumido en guerras que parecen no tener fin. En realidad, sea cual sea el resultado de cualquiera de ellas, ni la democracia ni las reformas socioeconómicas, ni la igualdad ni los derechos humanos son susceptibles de ser entregados al pueblo por quienes lo gobiernan.

Durante el Ramadán, uno se ve obligado a reflexionar sobre todo esto. Sí, debemos arrodillarnos en la oración y levantar las palmas de las manos abiertas al cielo, suplicando a Dios misericordia y perdón. Pero también debemos mirar y reflexionar sobre nuestros propios asuntos, nuestras propias naciones que se están desmoronando, implantando o perdiendo por completo su sentido de misión colectiva.

Los ciudadanos continúan su vida durante el mes sagrado del Ramadán, mientras se realizan intensos esfuerzos para poner fin a la crisis desde el inicio de la guerra civil siria, que ha dejado atrás su décimo año, en Idlib, Siria, el 17 de abril de 2021. [Muhammed Said - Agencia Anadolu]

A lo largo de la historia islámica, se han contado historias de cómo la Ummah sentía el dolor de un individuo oprimido sin importar lo lejos que estuviera del centro de poder. "La parábola de los creyentes en su afecto, misericordia y compasión por los demás es la de un cuerpo. Cuando algún miembro se resiente, todo el cuerpo reacciona con insomnio y fiebre", dijo el Profeta Muhammad en uno de sus muchos hadices -dichos- que ilustran la noción de solidaridad en el Islam.

¿Dónde estamos en cuanto a esa elevada noción de amor y preocupación por los demás? Los musulmanes sufren en todas partes, en Oriente Medio, en Asia y hasta en China, Francia y la República Centroafricana; el cuerpo musulmán se resiente en todas partes. Esta realidad se manifiesta en la avalancha de refugiados que salen de los países y regiones musulmanas en todas las direcciones posibles. Toda la Ummah está angustiada.

Es desconcertante ver cómo se desperdician valiosas oportunidades. En lugar de utilizar el Ramadán como plataforma para restablecer las energías de la Ummah, de modo que los musulmanes puedan salir adelante con una estrategia decidida para hacer frente a los numerosos y abrumadores problemas a los que se enfrentan, el Ramadán se ha convertido en una oportunidad para un entretenimiento inútil y de baja calidad que está diseñado para distraer a la gente de sus urgentes desafíos y de esas preciosas oportunidades para volver a conectar con los demás de una manera significativa.

El Ramadán no es un tiempo para comer, sino para ayunar; no es un tiempo para cantar y bailar, sino para reflexionar y rezar; no es un tiempo para la acumulación de riqueza, sino para la generosidad y la caridad. Es más, el Ramadán es el momento en que la Ummah debe, una vez más, redescubrir su identidad y su fuerza colectiva, por el bien de todos los musulmanes; de hecho, por el bien de la humanidad en general. Ramadán Mubarak.

Una oración a Palestina por Ramadán: Que se escuchen las voces de los oprimidos

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ÁfricaArabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesTurquíaTurquía
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines