Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los delatores de la empresa de armas israelí acusan a Gran Bretaña de intimidación

Activistas de Extinction Rebellion North y Palestine Action protestan frente a la fábrica de Elbit Ferranti en Waterhead, Oldham, en el noroeste de Inglaterra, el 1 de febrero de 2021 [PAUL ELLIS/AFP via Getty Images].

Los delatores nunca salen bien parados cuando intentan sacar a la luz irregularidades, y el último grupo de activistas propalestinos que ha surgido en Gran Bretaña no parece ser una excepción. Palestine Action, que ha atacado las fábricas y oficinas de la mayor empresa armamentística de Israel en Gran Bretaña, ha acusado ahora a la policía de tratar a sus miembros como terroristas en lo que se ha descrito como "una campaña de acoso e intimidación cada vez mayor por parte del Estado".

Entre los muchos cargos que se imputan a los activistas está el de chantaje, tras el envío de una serie de comunicaciones a los propietarios de la empresa armamentística en las que se les instaba a respetar el derecho internacional y los convenios de derechos humanos desalojando a Elbit Systems de sus propiedades. Palestine Action afirma que sólo quiere sacar a la luz las fábricas de armas en suelo británico que, según insiste, facilitan los crímenes de guerra en el extranjero.

Uno de los cofundadores de Palestine Action, Richard Barnard, fue acusado de "conspiración para chantajear" en la comisaría de Charing Cross esta semana, una acusación que el grupo afirma que es "espuria" y está diseñada para asustar a los activistas. Esta acusación se produce después de la detención realizada el 3 de febrero, cuando la policía incautó los pasaportes de los cofundadores de Palestine Action, Barnard y Huda Ammori.

Desde su aparición el año pasado, Palestine Action ha llevado a cabo una acción directa sostenida contra Elbit Systems, dirigiéndose a sus fábricas y oficinas en Gran Bretaña como parte de su oposición al "asesino" comercio de armas de Israel. En los últimos meses, el grupo ha llevado a cabo con éxito una serie de protestas contra las fábricas de Elbit Systems y los locales de los propietarios de la empresa, LaSalle, causando daños y pérdidas de producción por valor de más de 2 millones de libras.

OPINIÓN: La preocupación militar de Israel por Irán es cada vez mayor

"La policía está utilizando actualmente todas las herramientas a su alcance para intentar desmoralizar y desbaratar a Acción Palestina", afirmó ayer el grupo. "Los cofundadores de Acción Palestina ya han sido detenidos en virtud de la lista 7 y se les ha obligado a soportar interrogatorios en virtud de la legislación antiterrorista; los hogares de los activistas han sido asaltados (o se ha intentado asaltarlos) mientras estaban bajo custodia policial, y se han confiscado sus posesiones, incluidos los pasaportes y los dispositivos".

Además, según Palestine Action, "a los activistas se les ha denegado la libertad bajo fianza, o se han establecido condiciones de libertad bajo fianza de tal manera que se interrumpen las protestas o incluso el apoyo a las mismas. Las condiciones de la fianza en esta acusación no son diferentes: un toque de queda de 22:00 a 7:00, la asistencia obligatoria a una comisaría de policía cuando se solicite y la prohibición de entrar en seis jurisdicciones donde opera Elbit". Mientras tanto, insiste, la acusación en sí es una obra de pura ficción. "La acusación alega "conspiración para chantajear", basada en "exigencias injustificadas mediante cartas y correos electrónicos enviados a LaSalle Ltd", en los que se les pedía que desalojaran a Elbit de sus instalaciones".

La correspondencia con los propietarios de Elbit Systems les recomendaba que no se asociaran con "criminales de guerra" a menos que estuvieran dispuestos a que se tomaran medidas también contra ellos. Ammori insistió en que no se trata de un chantaje. "Se trata de pedir a las empresas que se atengan al derecho internacional y a los convenios de derechos humanos. Lo que estamos viendo es una extensión más del acoso de la policía. No nos dejaremos disuadir por el acoso policial; sólo nos haremos más fuertes y pediremos a todos que se unan a nosotros para forzar la salida de los criminales de guerra".

Elbit Systems tiene diez instalaciones en Gran Bretaña y comercializa sus armas como "probadas en combate". Muchos creen que esto es un eufemismo para decir que han sido probadas en hombres, mujeres y niños palestinos que viven en la asediada Franja de Gaza. Israel ha lanzado importantes ofensivas militares y numerosas incursiones en Gaza desde 2008. Un documental de Yotam Feldman en 2013 -The Lab- atrajo la polémica por afirmar y demostrar que Israel se beneficia de probar sus armas en los territorios palestinos ocupados. La película ganó varios premios, entre ellos el de mejor ópera prima en el Festival Internacional de Cine Documental de Tel Aviv.

OPINIÓN: El poderoso ejército estadounidense humillado por los talibanes

Me resulta muy difícil sentir simpatía por los fabricantes y comerciantes de armas que utilizan las brutales guerras de Israel contra la población civil de Gaza como un lucrativo "punto de venta" para animar a otros regímenes opresivos a comprar su mortífera mercancía.

Mueren 4 niños en la playa de Gaza por proyectiles disparados desde un buque de guerra israelí - Viñeta [Latuff/MonitordeOriente].

Elbit suministra el 85% de los drones utilizados por el ejército israelí. Algunos se han utilizado en ejecuciones extrajudiciales, además de desplegarse para atacar y destruir hogares palestinos y reprimir protestas legítimas. Los drones y las armas de Elbit se utilizaron ampliamente en la "Operación Plomo Fundido", la ofensiva israelí de 2008/9 en la que murieron al menos 1.398 palestinos, entre ellos 345 niños.

Más recientemente, la Agencia Marítima y de Guardacostas británica también ha comprado y utilizado drones de Elbit con fines de vigilancia en el intento de controlar y detener a los inmigrantes que buscan refugio en el Reino Unido. El brutal ejército de Myanmar utiliza drones de Elbit como parte de su arsenal en el genocidio de los musulmanes rohingya en el estado de Rakhine. Elbit Systems también ha comenzado a suministrar armamento al "Proyecto Cheetah" del ejército indio, incluso mientras las fuerzas de seguridad indias se dedican a la represión violenta de los cachemires, un atropello que continúa.

Será interesante ver cómo responde la justicia inglesa a los próximos juicios de los activistas de Acción Palestina. A tenor de las pruebas existentes hasta el momento, quizá sea Elbit Systems la que deba sentarse en el banquillo de los acusados y rendir cuentas por ser cómplice, directa o indirectamente, de los conflictos que actualmente se investigan por crímenes de guerra. Ahora sabemos, por ejemplo, gracias a la aparición de un informe secreto, que el ataque aéreo que mató a cuatro jóvenes palestinos que jugaban al fútbol en una playa de Gaza en 2014 fue dirigido por misiles lanzados desde un dron armado.

En lugar de perseguir y procesar a los denunciantes que intentan sacar a la luz las atrocidades y los crímenes de guerra en el extranjero, las autoridades británicas deberían conceder a los miembros de Palestine Action premios de buen ciudadano por defender a las víctimas del terror de Estado en los territorios palestinos ocupados por Israel. Yo estaría más que feliz de nombrarlos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReino UnidoReportajes y Análisis

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines