Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Logrará la nueva autoridad libia cortar los vínculos de Haftar con el extranjero?

El mariscal de campo libio Khalifa Haftar sale del Hotel de Roma el 21 de enero de 2020 en Berlín, Alemania. Sean Gallup/Getty Images]

El autodenominado mariscal de campo Khalifa Haftar es un serio obstáculo para el Gobierno de Unidad Nacional (GNU). Podría resultar un problema más complejo de lo que se esperaba en un principio, cuya resolución requerirá tiempo y paciencia. Es engañoso suponer que tratar con Haftar es una cuestión político-militar fácil. El modo en que se le trate podría definir también la relación entre cualquier gobierno civil y el estamento militar en la nueva Libia.

Haftar ha desempeñado un papel continuo en el conflicto libio desde que apareció en escena en mayo de 2014. Entre 2015 y 2019, ascendió a la fama gracias, entre otras cosas, al apoyo extranjero.

Países como Egipto, vecino oriental de Libia, apoyaron a Haftar y a su autodenominado Ejército Nacional Libio (ENL), creyendo que podía ofrecer seguridad ante el aumento de las amenazas terroristas a Egipto. El régimen egipcio, centrado en la seguridad, consideraba que se podía confiar a Haftar la seguridad fronteriza para contrarrestar el tráfico de armas y la circulación de presuntos terroristas a través de las fronteras.

Los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Rusia ofrecieron ayuda al septuagenario general, ya que representaba una oportunidad de acceder a Libia para sus estrategias a largo plazo. Francia ayudó a Haftar, en parte, para contrarrestar a Rusia y Turquía y acceder a los vastos recursos petrolíferos de Libia, de los que Haftar solía controlar una gran parte.

Para el general, estar sobre el terreno en Libia, e incluso alimentar la esperanza de gobernar el país, es una ambición largamente esperada y merecida. Después de haber pasado la mayor parte de su vida en el exilio, tras las disputas con su antiguo jefe, el difunto coronel Muammar Gaddafi, Haftar cree que tiene derecho a dirigir Libia y a disfrutar de parte de su enorme riqueza.

A pesar de las pérdidas y la derrota que sufrió el año pasado al intentar tomar Trípoli por la fuerza, Haftar aún no está fuera del juego del poder en el país devastado por la guerra. Ha caído, pero aún no está fuera.

LEER: El Cairo y Trípoli discuten los resultados del diálogo libio

Sin embargo, no es mucho lo que se puede conseguir sin él en cuanto a un alto el fuego y un acuerdo político, pero contar con él también es un problema, ya que está controlado por poderes externos que le apoyan.

Pero tras la toma de posesión del GNU, todo esto parece estar cambiando. Hasta ahora, la relación entre Haftar y el GNU es de espera y de esperanza de que algún milagro convenza al general de jugar con las reglas del nuevo juego en la ciudad.

Justo después de que se formara el GNU, e incluso antes de que ganara el voto de confianza parlamentario, un portavoz de Haftar dio la bienvenida a la nueva autoridad. Pero aparte de esta declaración general, Haftar no ha hecho mucho más para mostrar su apoyo, o incluso que está dispuesto a respetar y jugar según las reglas acordadas en la hoja de ruta que produjo el propio GNU.

El general Khalifa Haftar se hace con el control de Libia - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Además, la hoja de ruta designa al consejo de la presidencia, compuesto por tres miembros, como comandante supremo del ejército libio. El artículo dos del documento, conocido como Prerrogativas del Consejo de la Presidencia, establece que el consejo tiene la autoridad de nombrar al comandante general del ejército y a todos sus principales subordinados, incluidos el jefe de estado mayor y los oficiales de alto rango. En teoría, esto significa que Haftar es ahora un subordinado del consejo de la presidencia, a pesar de que el nuevo consejo nunca lo ha nombrado, sino que ya lo encontró en el puesto.

Su aliado, el gobierno de Libia Oriental, se ha disuelto pacíficamente para dar paso al GNU. Sin embargo, el Parlamento sigue reconociendo a Haftar como jefe militar del LNA, un puesto creado específicamente para él hace siete años. Al mismo tiempo, el general Haftar no tiene adjuntos ni una estructura jerárquica clara. Ha asignado más poder a sus dos hijos, Khalid y Saddam, lo que enfurece a sus partidarios en Bengasi, su base de poder y más allá.

El papel y la posición del general Haftar fue una de las razones por las que fracasó el Acuerdo Político Libio, firmado en Marruecos en diciembre de 2015. No lo reconocía como el legítimo comandante en jefe del ejército.

LEER: Turquía es parte de la ecuación de estabilidad para Libia

En sus intentos por eludir al general Haftar, el primer ministro Abdul Hamid Dbeibeh, hábilmente, no nombró a un ministro de Defensa, sino que se reservó el puesto. De este modo, ha evitado la polémica y ha complacido a los partidarios del general en el Parlamento con la posibilidad de negar al GNU el voto de confianza que recibió el 10 de marzo. De este modo, Dbeibeh trata de ganar tiempo extra para, tal vez, sacar al viejo general sin luchar.

Para que el general mantenga su LNA y su base de poder, necesita dinero y armas, gran parte de los cuales provienen de sus patrocinadores extranjeros, entre ellos El Cairo, Moscú y Abu Dhabi. Cortar este apoyo es un paso esencial para debilitar al general.

Por ello, Dbeibeh visitó Abu Dhabi el 7 de abril, antes de dirigirse a Moscú una semana después. En ambas visitas, Dbeibeh habló de contratos económicos y de reconstrucción a cambio de cortar la ayuda a Haftar. Dbeibeh quiere la ayuda de Moscú para sacar a los mercenarios rusos de Libia.

El 20 de abril, el primer ministro egipcio, Mostafa Madbouly, llegó a Trípoli para celebrar reuniones y memorandos de entendimiento en diferentes ámbitos. Trípoli quiere dar a El Cairo un mayor incentivo económico para cortar el apoyo de Haftar. El escenario ideal es que El Cairo deje de ayudar a Haftar y le convenza de que acepte lo que se le ofrece: elecciones libres y justas para finales de año.

Dbeibeh envió un mensaje diferente al general Haftar al visitar Ankara y reiterar su apoyo a los acuerdos marítimos y de seguridad de 2019, ambos criticados por Haftar. Está claro que Dbeibeh quiere transmitir el mensaje a Haftar de que el GNU tiene amigos extranjeros que también están dispuestos a ayudar. Fueron los mercenarios sirios y las tropas regulares de Ankara los que ayudaron a derrotar a Haftar el pasado mes de junio, y Ankara lo haría de nuevo si fuera necesario.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines