Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿El Canal de Estambul es un proyecto personal de Erdogan o un proyecto nacional de Turquía?

La carretera que domina la presa de Sazlodere, el 12 de junio de 2018 en el pequeño pueblo costero de Karaburun, cerca de Estambul [YASIN AKGUL/AFP/Getty Images].

A finales de marzo de 2021, Turquía anunció la aprobación de los planes de construcción del Canal de Estambul, que conectará el Mar Negro al norte de Estambul con el Mar de Mármara al sur, con un coste estimado de 75.000 millones de liras (9.200 millones de dólares). Será uno de los mayores proyectos de infraestructuras no sólo de Turquía, sino también del mundo.

"El Canal de Estambul servirá de vía navegable internacional que complementará la potencia logística y las infraestructuras de Turquía al desempeñar una importante función en el comercio marítimo mundial", declaró el ministro turco de Transportes e Infraestructuras, Adil Karaismailoğlu. "Falta muy poco para que comience la construcción del Canal de Estambul", añadió.

El canal, de 45 kilómetros de longitud, está previsto que se construya al oeste del centro de la ciudad, en el lado europeo de Estambul, dividiendo la ciudad de 15 millones de habitantes. Con una profundidad de 20,75 metros, una anchura de 360 metros en la superficie y 275 metros en el fondo, se prevé que la enorme vía navegable tenga una capacidad de 160 tránsitos diarios. Evitará la vía navegable del Bósforo, que suele estar congestionada y supone una amenaza medioambiental para Estambul.

El plan del Canal de Estambul es el más ambicioso de una serie de proyectos de infraestructuras que han transformado el Estrecho de Turquía desde que el Partido de la Justicia y el Desarrollo del presidente Recep Tayyip Erdoğan ganó el poder en 2003, informó The Trade Winds. El gobierno turco ha afirmado que el canal aliviaría el tráfico marítimo en el Bósforo, uno de los pasos marítimos más transitados del mundo, y evitaría accidentes similares al reciente incidente en el Canal de Suez de Egipto.

En relación con la enorme demanda en las vías navegables turcas, el National Geographic explicó que "Miles de petroleros forman parte de los 53.000 buques civiles y militares que transitaron por el Bósforo en 2017, en comparación con los cerca de 12.000 barcos que transitaron por el Canal de Panamá, y los 17.000 del Canal de Suez."

En un discurso pronunciado el miércoles en la Biblioteca Nacional Presidencial de Ankara, el presidente Erdoğan afirmó que el megaproyecto del Canal de Estambul se traducirá en una mayor tranquilidad para la nación turca. "Estamos llevando a cabo una obra mediante la cual estableceremos nuestra propia independencia, nuestra propia soberanía en toda su extensión", declaró, según la Agencia Anadolu.

Erdogan: Turquía está preparada para excavar un gran canal

Se espera que el proyecto genere 20.000 nuevos puestos de trabajo durante la construcción y tras la finalización del canal. Según la Dirección de Comunicación de la Presidencia de la República de Turquía, traerá consigo nuevos megaproyectos que proporcionarán un ambiente alentador para los inversores, solucionando la congestión del tráfico y acabando con las preocupaciones medioambientales. Sin embargo, hay muchos críticos del proyecto, como el alcalde de Estambul, Ekrem İmamoğlu, que dice tener 15 razones para oponerse al proyecto de canal de Erdoğan.

"El Canal de Estambul no es un proyecto de traición, sino un proyecto de asesinato", afirmó İmamoğlu. "Es un proyecto de desastre contra la existencia de 16 millones (de personas en Estambul) y la seguridad de 82 millones (de ciudadanos turcos)". Una de las razones de su oposición, explica, es la posible escasez de agua que podría provocar el canal. "Si el proyecto se realiza, Estambul, que existe desde hace 8.500 años, perderá sus fuentes de agua subterráneas y superficiales. Por no hablar de las otras 14 razones, esta razón por sí sola estipula el archivo del proyecto", explicó İmamoğlu.

También subrayó que el canal podría desencadenar el riesgo de un terremoto en la ciudad y tener consecuencias económicas para los ciudadanos, ya que supondrá más impuestos. Entre otras razones, dijo, el proyecto del canal violará la Convención de Montreux, que "protege a Turquía y a los países ribereños del Mar Negro" e indica que su impacto violará otros siete acuerdos internacionales.

Canal Istanbul project's map [Wikipedia]

Algunos supuestos expertos sugieren que el proyecto podría tener graves consecuencias ecológicas. "De hecho, llamamos a estos proyectos 'ecocidio'", dice Cihan Baysal, un académico que estudia el desarrollo urbano en Turquía y es miembro de la Defensa de los Bosques del Norte, un grupo de activistas medioambientales de Estambul.

Parece que todas estas supuestas preocupaciones se derivan de desacuerdos políticos, o posiblemente religiosos, entre las personas que las plantean y el partido gobernante de Turquía. Los funcionarios turcos han dejado claro que todas las preocupaciones planteadas por los opositores, y muchas otras más, habían sido tratadas durante más de una década de deliberaciones y estudios por parte de expertos y especialistas.

El periodista turco Hamza Tekin me informó de que 204 expertos y científicos turcos habían trabajado en las consultas, la planificación y los preparativos del proyecto. "El 27 de marzo de 2018", dijo, "el proyecto se sometió a la discusión de 507 instituciones públicas y privadas, y todas ellas dieron su opinión al respecto antes de dar una decisión final recomendando llevar a cabo este proyecto soberano."

El ministro turco de Medio Ambiente y Urbanismo, Murat Kurum, declaró que su ministerio había aprobado el proyecto, subrayando: "El ministerio se acercó al aire, el agua, los bosques, el suelo, las zonas verdes, los lagos, el mar y el equilibrio ecológico de Estambul con una estrategia para proteger el medio ambiente y la naturaleza". Confirmó que académicos, especialistas en medio ambiente, instituciones y ONG habían presentado sus opiniones y consultas al respecto.

LEER: Turquía prohíbe las criptomonedas como medio de pago de bienes y servicios

En cuanto al medio ambiente, Tekin añadió: "El proyecto proporcionará 4,67 millones de metros cuadrados de bosques, 86,7 metros cuadrados de espacios verdes, parques, plazas y zonas de juego verdes".

En cuanto a la violación de la Convención de Montreux y otros acuerdos internacionales, los funcionarios turcos dejaron muy claro que el proyecto del canal no pretende tocar la Convención de Montreux. Sin embargo, esta convención no aborda plenamente los derechos de Turquía en relación con sus propios estrechos, además de no respetar su soberanía.

"El proyecto del Canal de Estambul, que no tiene nada que ver con la Convención de Montreux, aportará a Turquía mayor comodidad y paz", sostiene Erdoğan. "Estamos llevando a cabo una obra con la que estableceremos nuestra propia independencia, nuestra propia soberanía en toda su extensión".

Erdoğan y su partido no ocultaron la intención de disolver la convención. Un reportero preguntó al presidente del Parlamento turco, Mustafa Şentop, si Erdoğan "podría disolver la Convención de Montreux", y respondió: "Técnicamente, sí".

Sobre la cuestión de la disolución de la convención, Erdoğan declaró: "Si esa necesidad se presenta en el futuro, no dudaremos en revisar cada convención para introducir una mejor para nuestro país, y las abriremos a la discusión internacional."

A pesar de la actual controversia sobre este proyecto y de la inestabilidad que afecta a la lira turca, la economía turca sigue siendo estable y no se basa en la riqueza robada o en la propiedad de otras naciones, como muchas otras grandes potencias del mundo. El Canal de Estambul forma parte de una serie de grandes proyectos llevados a cabo por el Partido de la Justicia y el Desarrollo, que hizo que Turquía pasara de ser un Estado deudor a un Estado acreedor, y elevó el PIB per cápita de 4.760 dólares en 2003 a 9.126 dólares en 2019. Esto demuestra que el sueño de Erdoğan no es personal, sino nacional.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesTurquíaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines