Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel y Arabia Saudí compran influencia en Gran Bretaña mientras crece el escándalo de los lobbies

El primer ministro británico Boris Johnson sale del número 10 de Downing Street en Londres, Reino Unido, el 17 de marzo de 2021 [David Cliff/Anadolu Agency].

La corrupción en Gran Bretaña está alcanzando nuevas y sorprendentes cotas, ya que los escándalos de los grupos de presión amenazan con sumir al gobierno en un tsunami de sordidez. Al parecer, Israel y Arabia Saudí están a la cabeza, cada uno de ellos despiadado en la búsqueda de un acceso por la puerta trasera a las más altas esferas del poder para salirse con la suya.

Cuando Israel está involucrado en estas actividades, suelen ser los palestinos los que pagan el precio exigido por los grupos de presión de la derecha pro-israelí. Sin embargo, con los saudíes suele ser una cuestión de vanidad y de salvar la cara.

Los titulares de los periódicos están llenos de escándalos de grupos de presión en este momento que involucran al ex primer ministro británico David Cameron, y parece que el gobierno de Theresa May también fue blanco de ataques, al menos según un ex ministro. Sin embargo, ahora está claro que Boris Johnson también está en el punto de mira por sus presuntos vínculos con la sordidez y los tratos dudosos.

Recientemente, el gobierno de Johnson se opuso a la investigación de la Corte Penal Internacional (CPI) sobre los crímenes de guerra supuestamente cometidos por Israel tras, según se dice, algunas presiones de grupos de presión pro-israelíes. La medida provocó que la embajada palestina en el Reino Unido acusara a este país de despreciar el derecho internacional y subvertir "el orden mundial basado en normas", perjudicando en última instancia los esfuerzos de paz en Palestina.

La acusación se produce poco después de una dura entrevista concedida por el ex ministro de Asuntos Exteriores, Sir Alan Duncan, quien reveló que los grupos de presión pro-israelíes se habían visto envueltos en "la más repugnante interferencia" en la política británica, con una influencia negativa en la política británica para Oriente Medio.

LEER: La comunidad internacional avala la impunidad de Israel

Para agravar los problemas de Johnson, ahora han surgido acusaciones de que el volátil príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed Bin Salman, le presionó para que interviniera en la oferta de adquisición del Newcastle United Football Club después de que la Premier League decidiera bloquear la operación de 300 millones de libras. Al parecer, si no se actuaba, se habrían dañado las relaciones entre Arabia y Gran Bretaña.

Esta sorprendente amenaza fue realizada por Bin Salman el pasado mes de junio. Su mensaje al primer ministro fue directo: "Esperamos que la Premier League inglesa reconsidere y corrija su conclusión errónea".

Según el Daily Mail, Johnson pidió a su asesor Lord Eddie Lister que investigara, pero los saudíes retiraron su oferta por el Newcastle United en julio después de que la Premier League no les aprobara como nuevos propietarios del club. La EPL exigió saber si el Estado saudí -en efecto, Bin Salman- sería el propietario del club del noreste, expresando su preocupación por la supuesta piratería de emisiones de partidos de fútbol televisados respaldada por el Estado.

Sin embargo, los vínculos del controvertido príncipe con el espeluznante asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en 2018 y el espantoso historial de derechos humanos del Reino también habrán pesado en las deliberaciones de la EPL. Los seguidores del Newcastle United aún tienen la esperanza de que el acuerdo se reactive; está sujeto a una audiencia de arbitraje privada, que aún no ha comenzado.

Según Lord Lister, los saudíes se estaban molestando. "No estábamos presionando para que lo compraran [el NUFC] o no lo compraran", dijo a los periodistas esta semana. "Queríamos que [la Premier League inglesa] fuera directa y dijera sí o no, que no dejara [a los saudíes] colgados".

Si Johnson se mostró reacio a intervenir en favor de Bin Salman, desde luego no mostró ninguna reticencia cuando fue presionado por los Amigos Conservadores de Israel (CFI) para que hiciera pública su oposición a la investigación de crímenes de guerra de la CPI. En una carta dirigida al grupo de presión, Johnson escribió: "Nos oponemos a la investigación de la CPI sobre los crímenes de guerra en Palestina. No aceptamos que la CPI tenga jurisdicción en este caso, dado que Israel no es parte del Estatuto de Roma y Palestina no es un Estado soberano". La historia completa se publicó en MEMO a principios de esta semana.

El alcance de la injerencia del TPI en los asuntos del gobierno ha quedado expuesto en unas sensacionales memorias políticas del ex diputado conservador Sir Alan Duncan. Al no estar ya limitado por su cargo, acusó al lobby pro-israelí de impedirle ocupar el puesto de Ministro de Oriente Medio en el Ministerio de Asuntos Exteriores.

LEER: Meshaal vuelve a liderar Hamás

El ex ministro del Gobierno lo revela todo en las páginas de In The Thick of It: The private diaries of a minister. El ex ministro de 64 años dijo a los periodistas que el TPI tiene una influencia indebida en la política británica, y citó cómo se presionó al gobierno de Theresa May para bloquear su nueva función. Sólo se enteró de la injerencia del TPI cuando el entonces ministro de Asuntos Exteriores, Boris Johnson, le alertó. Insiste en que se le bloqueó el puesto porque cree en los derechos de los palestinos.

Duncan describió al periodista Michael Crick la cultura del miedo creada por el TPI. "Muchas cosas no se hacen en política exterior o en el gobierno por miedo a ofenderles, porque así se lo plantea el TPI". Continuó advirtiendo: "Es una especie de escándalo enterrado que tiene que parar... van a interferir a un alto nivel en la política británica en interés de Israel a costa del poder de los donantes en el Reino Unido".

Duncan se dio cuenta por primera vez de que era un objetivo del lobby pro-israelí después de que un documental de Al Jazeera, aclamado por la crítica, expusiera las operaciones de los grupos de presión que trabajan con la embajada israelí en Londres para "derribar" a un ministro de la Corona. Duncan, el también diputado conservador Crispin Blunt y el ex líder laborista Jeremy Corbyn fueron identificados como objetivos.

Todo esto sugiere fuertemente que todo el sistema de lobby en Westminster necesita ser revisado. Sin embargo, los únicos que pueden tomar esa decisión son los propios objetivos de los despiadados gobernantes extranjeros, los grupos de presión y otros que saben que las amenazas y el dinero pueden utilizarse para comprar influencia en Gran Bretaña. Todo el mundo, al parecer, tiene un precio; y eso es vergonzoso.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReino UnidoReportajes y Análisis

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines