Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Decenas de familias palestinas amenazadas por el desalojo a la fuerza

Activistas palestinos, israelíes y extranjeros levantan pancartas y carteles durante una manifestación contra la ocupación israelí y la actividad de los asentamientos en los territorios palestinos y en el este de Jerusalén, en el barrio palestino de Sheikh Jarrah, el 9 de abril de 2021 [AHMAD GHARABLI/AFP via Getty Images].

En febrero y marzo, los tribunales de Israel aprobaron el desalojo de siete familias palestinas de sus hogares en el barrio de Sheikh Jarrah, en la Jerusalén Oriental ocupada. Los colonos ilegales se beneficiarán de ello.

Mientras tanto, el ayuntamiento de Jerusalén, controlado por Israel, recomendó a los tribunales israelíes que confiscaran el cuarenta por ciento de los terrenos del barrio para construir un monumento en memoria de los soldados muertos en la Guerra de los Seis Días de 1967 que Israel lanzó contra sus vecinos. Esto desplazará al menos a 28 familias palestinas que suman unas 550 personas, en su mayoría niños y mujeres, que se quedarán sin hogar.

Estas decisiones de desalojo no son la primera agresión israelí contra los residentes de Sheikh Jarrah. Desde 1982, los colonos también los aterrorizan a diario. En 2001, por ejemplo, los colonos se apoderaron de varias viviendas palestinas y desalojaron a los habitantes autóctonos. Y en 2008, las autoridades israelíes desalojaron por la fuerza a la primera familia palestina, y desde entonces los ocupantes han tomado más casas en beneficio de los grupos de colonos.

OPINIÓN: ¿Cuáles son los posibles escenarios dado que Israel rechaza la investigación de la CPI?

Día de la Nakba de 1948 - Caricatura [Carlos Latuff/MonitordeOriente]

Sheikh Jarrah se considera una de las zonas residenciales palestinas más importantes de la Jerusalén ocupada. Se encuentra al norte de la Ciudad Vieja y ocupa una superficie de unos 200 acres en los que viven unos 2.800 residentes, algunos de los cuales son familias palestinas desplazadas durante la Nakba (catástrofe) de 1948.

El barrio se construyó en 1956 en virtud de un acuerdo firmado entre el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS) y el gobierno jordano -que entonces controlaba la ciudad ocupada- representado por el Ministerio de Construcción y Desarrollo. El plan consistía en alojar a 28 familias palestinas desplazadas en ese momento.

El acuerdo preveía el pago de un alquiler durante un periodo de tres años, tras el cual las casas se entregaban a los residentes. Los arrendamientos expiraron en 1959, pero tras la ofensiva israelí de 1967 y la ocupación de lo que quedaba de Palestina, el gobierno colonial impidió que las familias palestinas tuvieran la propiedad de las viviendas y de los terrenos. Dos comités israelíes intentaron falsificar documentos legales en 1972 y registrar las tierras para que estuvieran oficialmente a disposición del gobierno de ocupación.

En 1982, las asociaciones de colonos utilizaron los documentos falsificados para exigir a los tribunales israelíes que desalojaran a los palestinos de sus hogares. Las deliberaciones de los tribunales continuaron entre el desalojo parcial y el aplazamiento general de las decisiones hasta que el mes pasado el tribunal central de Jerusalén decidió rechazar los recursos presentados por los residentes de Sheikh Jarrah y les concedió un periodo de gracia hasta mayo y agosto para abandonar sus hogares.

Tras la emisión de las órdenes de desalojo, Jordania confirmó que existen documentos legales que prueban la propiedad de las casas por parte de las familias palestinas, de conformidad con el acuerdo de 1956, y añadió que la Autoridad Palestina (AP) ha proporcionado estos documentos a los propietarios. Sin embargo, los tribunales israelíes hacen caso omiso de las pruebas legales y han anulado deliberadamente los derechos palestinos en un claro intento de reforzar los asentamientos israelíes en la Jerusalén ocupada y sus alrededores.

OPINIÓN: ¿Por qué teme Israel la investigación de la CPI si no ha cometido crímenes de guerra?

Israel se dispone a aprobar miles de unidades de asentamientos ilegales - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

En respuesta, cientos de miles de personas de todo el mundo han acudido a las redes sociales utilizando el hashtag #SaveSheikhJarrah para mostrar su rechazo a las notificaciones de desalojo en Sheikh Jarrah. El mes pasado, una delegación internacional de diplomáticos visitó a los residentes del barrio, que les informaron de los hechos sobre el terreno. La delegación expresó su preocupación por la situación de las familias palestinas y exigió la suspensión inmediata de las actividades de asentamiento israelíes, que violan las resoluciones 242 y 448 de la ONU.

A pesar de la posición claramente legal de los palestinos -y de la ilegalidad de los movimientos de Israel-, así como de la simpatía mundial por los residentes de Sheikh Jarrah, Israel insiste en aplicar las órdenes de desalojo, que desplazarán a decenas de familias palestinas. A medida que se acerca el mes de mayo, la responsabilidad legal y humanitaria encomendada a la comunidad internacional y sus instituciones exige una acción urgente para poner fin a esta política de ocupación ilegal y salvar a cientos de niños y mujeres de quedarse sin hogar.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines