Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las mujeres pagan el precio más caro en el genocidio uigur de China

Miembros de la minoría musulmana uigur sostienen pancartas y banderas mientras se manifiestan el 8 de marzo de 2021 [OZAN KOSE/AFP via Getty Images].

Es un hecho que la violación y el abuso sexual se han utilizado como armas de guerra a lo largo de la historia. La falta de seguridad hace que las mujeres y las niñas, en particular, sean más vulnerables de lo habitual a la violencia. Durante mucho tiempo, esto se aceptó como algo inevitable en los conflictos, y se hicieron pocos esfuerzos para perseguir a los autores de violaciones masivas y violencia sexual. Lo vimos en Bosnia en la década de 1990, donde, por ejemplo, el ACNUR informó de que 50.000 mujeres fueron violadas por los serbios de Bosnia como táctica de guerra.

Desde 1946, la Convención de Ginebra ofrece a las personas una protección teórica contra las violaciones y las amenazas de violencia en las zonas de conflicto. Sin embargo, no fue hasta 1998 cuando la ONU aprobó una resolución que clasificaba la violencia sexual en los conflictos, incluida la violación, como crimen de guerra.

Según Amnistía Internacional, una de cada tres mujeres del mundo es víctima de la violencia de género. Dado que las mujeres son consideradas tradicionalmente como las cuidadoras de las futuras generaciones en las comunidades de todo el mundo, si un grupo quiere controlar a otro, a menudo lo hace torturando y violando a las mujeres de la comunidad objetivo.

La ONU ha puesto de manifiesto las políticas genocidas del gobierno chino contra las mujeres uigures del Turquestán Oriental, ahora conocida como provincia de Xinjiang. Según un informe publicado el mes pasado por el Instituto Newslines, documentos oficiales de 2019 revelan los planes de Pekín para una campaña de esterilización masiva de mujeres en las regiones rurales uigures, dirigida hasta el 34% de todas las mujeres casadas en edad fértil.

LEER: Bin Salman ama la cultura americana y el modelo de gobierno de China

El informe independiente fue elaborado por más de cincuenta expertos en derecho internacional, genocidio y China. Afirma que las políticas del gobierno chino en Xinjiang han violado todas y cada una de las disposiciones de la Convención sobre el Genocidio de la ONU. Señala que "el genocidio en curso contra los uigures es el resultado lógico de una serie de actos secuenciales y acumulativos, que van desde la recopilación de datos biométricos de los residentes uigures hasta la asignación de equipos de cuadros del partido para vigilar a las familias uigures, pasando por la destrucción de los lugares culturales y religiosos, la lengua, la literatura y la poesía uigures -todos los fundamentos de la vida y la identidad uigures- y la criminalización de las prácticas religiosas uigures, la construcción y ampliación de campos de internamiento y centros de detención en todas las zonas pobladas de la región, los ciclos de internamiento masivo de uigures y los trabajos forzados, hasta los abortos forzados sistemáticos y la esterilización de mujeres uigures en edad fértil, las violaciones generalizadas y los abusos sexuales, y la separación forzosa de los niños uigures de sus padres desaparecidos. "

El año pasado, una investigación llevada a cabo por el investigador alemán Adrian Zenz y recogida por Associated Press descubrió que "China está intentando minimizar la tasa de natalidad en la región oprimida mediante controles de embarazo, la aceptación forzosa de dispositivos intrauterinos, la esterilización obligatoria e incluso el aborto de cientos de miles de mujeres". La investigación de Kenz descubrió pruebas de control de la natalidad y esterilización femenina masiva.

Entre ochocientos mil y dos millones de uigures y otros musulmanes, incluidos kazajos y uzbekos, han sido detenidos por las autoridades chinas desde abril de 2017, según expertos y funcionarios del gobierno. Hablé con una señora uigur que ha estado protestando contra el gobierno chino ya que no ha podido ver a su marido durante dos años. Pidió el anonimato por razones de seguridad.

"¿Dónde está mi marido? Me lo quitaron después de nuestra noche de bodas", preguntó. "El gobierno chino está publicando un vídeo de propaganda de mi zona, Kashgar, en la región uigur de Xinjiang. Casi no hay hombres uigures en estos vídeos de propaganda. ¿Dónde están? ¿Los han matado?".

Me contó que una de sus hermanas pasó dos meses en un campo de detención donde fue esterilizada a la fuerza junto con otras mujeres uigures de su zona. "Perdió una parte de su cuerpo. Quieren que perdamos nuestra identidad femenina".

Una mujer de Xinjiang contó al Proyecto de Derechos Humanos de los Uigures que lleva 16 años esperando que su marido vuelva a casa. Cuando tenía cinco años, China se llevó a su padre, y después a su marido. Es una víctima de la estrategia china de separar a las familias uigures.

Las mujeres están pagando un precio muy alto en el genocidio uigur de China, con violaciones sexuales y la destrucción de sus familias. Es un aspecto del genocidio llevado a cabo por Pekín que a menudo se pasa por alto, pero que es de gran importancia.

LEER: Turquía plantea la cuestión de los derechos de los uigur en su reunión con el ministro de Asuntos Exteriores de China

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaChinaOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

Elif Selin Calik es periodista e investigadora independiente. Es colaboradora habitual de publicaciones en TRT World, Daily Sabah, Rising Powers in Global Governance y Hurriyet Daily News. Fue una de las fundadoras del Departamento de Noticias a Fondo de la Agencia de Noticias Anadolu y participó en la COP23 de las Naciones Unidas en Bonn como observadora. Tiene una maestría en Estudios Culturales de la Universidad Internacional de Sarajevo y una segunda maestría en Diplomacia Global de la SOAS, Universidad de Londres.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines