Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El papel del Cuarteto es socavar la democracia palestina

El ex primer ministro británico Tony Blair, enviado especial del Cuarteto para Oriente Medio, la ex secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton y el ministro de Asuntos Exteriores ruso Sergei Lavrov, asisten a una rueda de prensa tras las conversaciones mantenidas en Moscú el 19 de marzo de 2010 [YURI KADOBNOV/AFP via Getty Images].

El 23 de marzo recibí un correo electrónico de Murad Bakri, responsable de comunicación estratégica e información pública de la Oficina del Coordinador Especial de la ONU para el Proceso de Paz en Oriente Medio. Bakri quería hacernos saber que el "Cuarteto de Oriente Medio" sigue existiendo y está dispuesto a reanudar su mediación para la paz entre Israel y los palestinos.

"Los enviados del Cuarteto para Oriente Medio de la Unión Europea, la Federación Rusa, Estados Unidos y las Naciones Unidas se reunieron virtualmente para discutir la vuelta a unas negociaciones significativas que conduzcan a una solución de dos estados, incluyendo pasos tangibles para avanzar en la libertad, la seguridad y la prosperidad de palestinos e israelíes, lo cual es importante por sí mismo", decía el comunicado oficial.

Recuerdo las reuniones maratonianas entre el Cuarteto y los funcionarios israelíes y palestinos entre 2002, cuando se estableció, y 2014, cuando las conversaciones de paz fracasaron. Durante ese periodo, el Cuarteto supuestamente se esforzó por lograr una solución de dos Estados, que esencialmente significaba la creación de un Estado palestino desarmado y con fronteras permanentes junto a Israel.

En realidad no se consiguió nada, y el Cuarteto emitió su última declaración el 22 de julio de 2017. Un año antes, el 7 de julio de 2016, había publicado un informe que abordaba las amenazas al proceso de paz y ofrecía recomendaciones para avanzar en la solución de los dos Estados. El informe culpaba a los palestinos de continuar con su violencia representada en la realización de "actos de terrorismo contra los israelíes e incitación a la violencia."

OPINIÓN: ¿Cuáles son los posibles escenarios dado que Israel rechaza la investigación de la CPI?

El informe no menciona los miles de palestinos asesinados por los israelíes desde el establecimiento del Cuarteto (y, de hecho, la creación del propio Israel) y el uso de la fuerza letal por parte de Israel contra los civiles palestinos. Tampoco mencionó a los miles de palestinos que soportan las duras condiciones dentro de las cárceles israelíes, incluidos los niños, y a los cientos que permanecen detenidos durante meses y años sin cargos ni juicio. Antes de su larga hibernación, el Cuarteto dijo que Israel debía detener la expansión de los asentamientos y levantar las restricciones impuestas a la asediada Franja de Gaza; también culpó a Israel de la falta de desarrollo adecuado en los territorios ocupados.

Aunque el Cuarteto destacó a Covid-19 para justificar su propia resurrección, creo que la verdadera razón es actuar en nombre de Israel y de Estados Unidos para sabotear la democracia palestina, que ha sido su principal objetivo desde su creación. La politóloga italiana y experta en relaciones internacionales especializada en el papel de la Unión Europea en los asuntos internacionales y el mantenimiento de la paz, Nathalie Tocci, dijo en un estudio publicado en 2011: "Todas las iniciativas del Cuarteto... fueron reacciones a los impulsos de EE.UU. e Israel."

El Cuarteto se creó cuando la segunda Intifada palestina -levantamiento popular contra la ocupación israelí- se hacía más feroz. El grupo comercializó la "hoja de ruta hacia la paz" de Estados Unidos en un esfuerzo por involucrar a los palestinos en las conversaciones de paz y darles la espalda a su derecho a la resistencia legitimado por las leyes y convenciones internacionales. Estaba claro que el Cuarteto no era más que una herramienta de Washington al servicio de Israel; un elaborado garrote con el que golpear a los enemigos de Israel.

La Segunda Intifada estalló el 28 de septiembre de 2000 - Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor].

"Desgraciadamente, las actividades [del Cuarteto] han reflejado o bien los intentos infructuosos de la UE de enmarcar las iniciativas estadounidenses en un entorno multilateral, o bien los intentos exitosos de Estados Unidos de dar una cobertura multilateral a las acciones unilaterales", explicó Tocci. Esto dejó claro el papel del Cuarteto.

Podemos decir con convicción que las posiciones de Estados Unidos sobre Palestina suelen reflejar las posiciones de Israel. Tomemos, por ejemplo, la postura de Washington hacia Hamás, la mayor facción palestina. En su informe actualizado el mes pasado, el Servicio de Investigación del Congreso decía: "Estados Unidos ha tratado históricamente de reforzar al presidente de la OLP y de la AP, Mahmud Abbas, frente a Hamás". El informe afirmaba que, tras las elecciones parlamentarias de 2006 ganadas por Hamás, "Israel, Estados Unidos y otros miembros de la comunidad internacional han tratado de neutralizar o marginar a Hamás". Basándose en las conclusiones de Tocci, el Cuarteto debe haber adoptado estos puntos de vista, y esto realmente ocurrió.

Hugh Lovatt, del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, dijo el mes pasado que la UE y Estados Unidos fueron inicialmente firmes defensores de la democracia palestina, y fueron una fuerza impulsora de las últimas elecciones parlamentarias palestinas celebradas en 2006, instando a Hamás y a Al Fatah a participar constructivamente en el proceso. "La UE y Estados Unidos se mostraron menos cómodos cuando el resultado democrático fue contrario a sus intereses tras la victoria de Hamás", añadió.

"Según todos los indicios, las elecciones de 2006 fueron libres y justas", señaló Lovatt, y la UE calificó los comicios de "hito importante en la construcción de las instituciones democráticas". La UE también dijo que "estas elecciones contaron con una impresionante participación de los votantes en un proceso electoral abierto y equitativo que fue administrado eficazmente por una Comisión Electoral Central Palestina profesional e independiente."

OPINIÓN: El imperio estadounidense está extorsionando a Sudán para que reconozca a Israel

Sin embargo, Lovatt señaló: "Habiendo esperado que las elecciones dieran más poder a Abbas y a Al Fatah, Estados Unidos respondió a la victoria electoral de Hamás de forma precipitada: impulsando rápidamente el aislamiento internacional y la presión sobre el gobierno de Haniyeh [Hamás]". Estados Unidos llevó a cabo su política a través de las condiciones impuestas por el Cuarteto a los palestinos.

Según Tocci, "inmediatamente después de la aplastante victoria electoral de Hamás, el 30 de enero, el Cuarteto reafirmó su posición". Una declaración emitida tras la victoria del movimiento en 2006 decía que "El Cuarteto considera que todos los miembros de un futuro gobierno palestino deben comprometerse con la no violencia, el reconocimiento de Israel y la aceptación de los acuerdos y obligaciones anteriores."

Estas son en realidad las condiciones de Estados Unidos para una solución permanente del conflicto palestino-israelí. Estas condiciones alimentaron el conflicto interno palestino que provocó una división interna en 2007 que aún continúa. Lovatt describió lo sucedido: "Las fuerzas de Hamás expulsaron de la Franja de Gaza a las fuerzas de seguridad de la AP controladas por Al Fatah, adelantándose al propio plan de Al Fatah, apoyado por Estados Unidos, para derrocar a Hamás". En otras palabras, un golpe de Estado respaldado por Estados Unidos.

1.389 candidatos se presentan en 36 listas en las elecciones de Palestina [Mohammed Asad/MonitordeOriente].

Con los palestinos abocados a unas elecciones legislativas que deberían haberse celebrado el mes que viene, Estados Unidos e Israel han resucitado al Cuarteto para que se oponga a una posible victoria de Hamás. "El recuerdo histórico de la sorprendente victoria de Hamás en las últimas elecciones de la AP que se celebraron -las elecciones legislativas de 2006- es probable que influya en los cálculos de los distintos partidos... La Administración está procediendo con cautela en lo que respecta a las elecciones de la AP, a la luz de las secuelas de las elecciones de 2006", señaló el Servicio de Investigación del Congreso de Estados Unidos en su informe.

El Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y su homólogo israelí, Gabi Ashkenazi, han compartido claramente su preocupación por la posible victoria de Hamás en las próximas elecciones palestinas. El Departamento de Estado ha regurgitado la condición del Cuarteto de que quien participe en cualquier elección palestina "debe renunciar a la violencia, reconocer a Israel y respetar los acuerdos anteriores".

Es bastante obvio, por tanto, que la afirmación del Cuarteto de Oriente Medio de que está preparado para volver a las "negociaciones significativas" es simplemente un precursor de una repetición del mismo juego que jugó tras las elecciones palestinas de 2006. Socavó la democracia palestina y la opción electoral del pueblo entonces y está dispuesto a hacer lo mismo de nuevo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioPalestinaUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines