Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El imperio estadounidense está extorsionando a Sudán para que reconozca a Israel

Los sudaneses se manifiestan contra la reciente firma de un acuerdo de normalización de relaciones con Israel, frente a las oficinas del gabinete en la capital, Jartum, Sudán, el 17 de enero de 2021 [Mahmoud Hjaj/Anadolu Agency].

"Nada de conciliación, nada de coexistencia y nada de negociaciones con Israel": ésas fueron las famosas "tres nueves" de la cumbre de la Liga Árabe celebrada en Jartum en agosto de 1967.

Se trataba de una declaración desafiante de la negativa a aceptar la violencia, la expansión y el apartheid israelíes, tras la guerra de junio de 1967 que Israel desencadenó sobre los Estados árabes circundantes y los palestinos autóctonos.

El difunto diplomático de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Shafiq Al-Hout, recordó en sus memorias políticas, Mi vida en la OLP, los preparativos de la cumbre de Jartum. Fue un asunto muy reñido; la OLP estuvo a punto de no ser invitada.

Los reyes árabes y otros déspotas que dominaban la mayor parte de la Liga Árabe en aquella época no eran especialmente aficionados a la OLP. En los años siguientes, se volverían aún menos entusiastas a medida que la tomaran los grupos revolucionarios palestinos, como el Fatah de Yasser Arafat y el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) marxista-leninista de George Habash.

Aunque los "Tres Nos" parecen ahora revolucionarios y radicales en contraste con esta lamentable época de normalización de los regímenes árabes con Israel, como explica Al-Hout en sus memorias, eran en realidad un compromiso diluido.

LEER: Sudán recupera los bienes millonarios del ex presidente

Los "tres números" iban a ser inicialmente cuatro. El cuarto - "ninguna aceptación unilateral por parte de ningún Estado árabe de una resolución de la cuestión palestina"- fue eliminado del documento final.

Como analizó astutamente Al-Hout, una reserva aún más importante que la OLP mantenía correctamente sobre los "Tres números" en aquel momento era la redacción de la declaración, que insistía en la liberación de los "territorios árabes recientemente ocupados". Según Al-Hout "Esta fue la primera indicación oficial en árabe de un reconocimiento indirecto e implícito de la existencia de Israel en los territorios palestinos ocupados en 1948".

El pueblo sudanés se niega rotundamente a aceptar la presencia ajena de un Estado de apartheid colono en el corazón del mundo árabe, como demuestran las noticias que llegan de Sudán esta semana.

El gobierno sudanés de transición anunció que aboliría una ley de seis décadas que impedía las relaciones diplomáticas y comerciales con Israel.

Esto forma parte de la ola de esfuerzos de normalización de los regímenes árabes en el último año bajo el mandato del ex presidente estadounidense Donald Trump.

Al supervisar este último episodio en la historia de la innoble rendición de los déspotas árabes ante Israel y los dictados del imperio estadounidense, el gobierno de Joe Biden está haciendo todo lo posible para continuar con su política de coherencia casi total con las políticas exteriores del gobierno de Trump.

El día antes de que la administración de transición en Sudán anunciara la derogación de la ley de boicot, el secretario de Estado de Biden, Antony Blinken, habló por teléfono con el primer ministro Abdalla Hamdok.

Supuestamente, la pareja sólo habló de la importancia del papel de Sudán para lograr la estabilidad en la región. Pero es imposible creer que, en algún momento de este proceso, el régimen estadounidense no haya utilizado amenazas contra Sudán, implícita o explícitamente.

LEER: Israel y Marruecos firman acuerdos para reforzar sus relaciones bilaterales

El gobierno de transición de Sudán acordó por primera vez en principio establecer relaciones diplomáticas con Israel en octubre. En ese momento, la administración Trump anunció que retiraría a Sudán de su lista oficial de Estados patrocinadores del terrorismo a cambio de 335 millones de dólares en supuesta compensación a las víctimas estadounidenses de los atentados de Al Qaeda.

Según se informa, el reconocimiento de Israel era también otra condición para la eliminación de esta lista.

La lista de "terroristas" designados por Estados Unidos es, en cierto modo, muy fácil de ridiculizar por ser totalmente hipócrita, especialmente si se tiene en cuenta la forma elástica en que los auténticos grupos terroristas son eliminados de ella a voluntad para adaptarse a los cambiantes dictados de la política imperial estadounidense. Un ejemplo es el MEK, un extraño culto iraní en el exilio que ha llevado a cabo asesinatos de científicos iraníes y atentados contra civiles iraníes.

Pero la lista de "terroristas" puede tener consecuencias muy reales para los Estados designados como enemigos oficiales de Estados Unidos.

La política de Blinken y Biden en Sudán es una extorsión legalizada. Se trata de una normalización forzada con un Estado terrorista violento, criminal, racista y de apartheid: Israel.

Sarah Leah Whitson, ex directora ejecutiva de Human Rights Watch, me informó a través de Twitter que la decisión de normalización de Sudán por parte de un "gobierno de transición dominado por militares no elegidos" no tiene "ninguna legitimidad electoral o popular" y era "ampliamente impopular".

De hecho, el sondeo más reciente de la opinión pública sudanesa indica que un asombroso 86% de la población rechaza la normalización con Israel. Las masas revolucionarias de Sudán tienen otras ideas. Puede que esta batalla aún no haya terminado. Los partidos de la oposición en Sudán se están pronunciando en contra del acuerdo, probablemente al percibir lo impopular que es.

Las Fuerzas de Consenso Nacional condenaron en octubre el acuerdo de normalización, declarando: "El poder de transición viola intencionadamente el documento constitucional y da pasos hacia la normalización con la entidad sionista, rompiendo con los principios y compromisos de los "Tres Nos" de Sudán".

En su periodo más abatido, en los prolegómenos de la cumbre de Jartum -cuando parecía que la OLP ni siquiera sería invitada-, Al-Hout recordó: "Lo único que me salvó de la desesperación total fueron las estruendosas manifestaciones del pueblo sudanés, que había llegado a Jartum desde todas las partes del país para recibir a los líderes árabes y animarles a luchar y vengar la derrota" de junio de 1967.

No hay que subestimar al pueblo sudanés.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesSudán
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines