Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La democracia es la mayor necesidad actual de la lucha palestina

El jefe político de Hamás, Ismail Haniyeh, llega para dar una rueda de prensa en Moscú, Rusia, el 4 de marzo de 2020 [Sefa Karacan/Anadolu Agency

Hamás está participando actualmente en el diálogo de El Cairo con nuestros hermanos de Fatah y las demás facciones y figuras nacionales palestinas. Nuestra delegación se ve reforzada por la determinación de garantizar que se alcance un acuerdo global. Como presidente de Hamás me gustaría exponer nuestra posición y visión mientras avanzamos en este prometedor camino hacia la unidad, la asociación y la libertad.

El principal objetivo del Movimiento de Resistencia Islámica Palestina -Hamas- es la lucha continua contra la ocupación sionista para liberar a nuestro pueblo de los grilletes de la ocupación y hacer realidad su legítimo derecho a liberar toda la Palestina ocupada, y lograr su autodeterminación para vivir en libertad y dignidad. El objetivo incluye un Estado independiente, con Jerusalén como capital, donde los refugiados puedan regresar a la tierra de la que fueron desplazados, y donde puedan construir un sistema político sobre las bases de la justicia y la democracia.

Las elecciones libres y justas son un medio que permite al pueblo ejercer su derecho a elegir a sus representantes en diversos organismos, instituciones y puestos de liderazgo. Como tal, la conducta y los principios democráticos de las elecciones subrayan la labor política de Hamás, ya sea a nivel interno para sus propias estructuras o en la situación política palestina en general.

El movimiento demostró su compromiso con estos principios recientemente en la primera fase de sus elecciones internas en Gaza. Los resultados fueron respetuosos con la voluntad de sus miembros para elegir la composición de las instituciones consultivas y ejecutivas de Hamás. Los votos fueron depositados por los encarcelados por la ocupación, y continuarán según lo previsto en Cisjordania y en el extranjero.

LEER: El dividido Likud israelí necesita socios árabes para formar una coalición de gobierno

Hamás cree en el fortalecimiento de la unidad nacional y en pasar la página de la división para maximizar el potencial palestino. Este es un paso esencial para movilizar al mundo árabe e islámico a fin de superar los planes de la expansión sionista en la región, especialmente cuando las potencias regionales e internacionales se apresuran a legitimar la ocupación de nuestra tierra. Pretenden crear un Estado hegemónico en la región mediante la firma de acuerdos de normalización que ignoran nuestros derechos básicos y remodelan la definición de amigos y enemigos regionales contradiciendo los hechos de la historia y la geografía.

Las próximas elecciones abren la puerta a la elección de un nuevo liderazgo palestino capaz de participar en un proceso político para resolver el conflicto que garantice nuestros derechos y promueva la seguridad y la estabilidad en la región y en todo el mundo. También otorgarán legitimidad a los dirigentes.

Para Hamás, la participación de nuestros miembros en las elecciones, tanto en la diáspora como en la Palestina ocupada, reaviva el sueño de la libertad, la independencia y el regreso a nuestra tierra. El movimiento ha participado activamente en las elecciones sindicales y estudiantiles, creyendo en la centralidad de la idea del cambio democrático a través de las urnas. Hemos valorado positivamente las distintas elecciones convocadas por la Autoridad Palestina y hemos participado en las elecciones municipales de 2005, con resultados encomiables. Ganamos la mayoría de los escaños en las elecciones al consejo legislativo de 2006, que las instituciones regionales e internacionales certificaron como libres y justas.

En las conversaciones con Fatah del año pasado sobre la celebración de elecciones, Hamás hizo muchas concesiones para allanar el camino para que se celebraran. Muchas facciones y organizaciones palestinas lo han acogido con satisfacción.

Aunque la "Iniciativa de las Ocho Facciones", aprobada por Hamás, se presentó en septiembre de 2019, el proceso no se puso en marcha por razones que no voy a exponer aquí. Baste decir que en ese momento había una necesidad urgente de unificar la posición palestina, ya que la presión de Estados Unidos para poner fin a la cuestión palestina mediante el nefasto "Acuerdo del Siglo" estaba en su punto más álgido.

LEER: La AP y Hamás establecerán un gobierno de unidad nacional

Sin embargo, nuestra posición sobre las elecciones ha seguido siendo positiva. El movimiento ha demostrado su flexibilidad, ampliando los horizontes para el lanzamiento de los procesos electorales y los decretos de elección presidencial.

Hoja de ruta para completar el proceso electoral

Desde el principio, Hamás ha insistido en que el proceso electoral debe ir precedido de un diálogo nacional serio y responsable que establezca una hoja de ruta para completarlo en tres etapas: el consejo legislativo, la presidencia y el consejo nacional.

El diálogo debe iniciarse para superar los obstáculos que puedan dificultar esta vía nacional y para que todos asuman sus responsabilidades históricas de cara a unas elecciones nacionales que empoderen al pueblo palestino. No debemos permitir que su derecho inherente a elegir a sus representantes políticos y de otro tipo sea impedido o eliminado por ninguna persona o entidad, o de cualquier manera.

Un artista palestino pinta un grafiti relacionado con las elecciones en un muro antes de las elecciones al Consejo Legislativo Palestino en la ciudad de Gaza, el 24 de marzo de 2021 [Mustafa Hassona/Anadolu Agency].

Nuestro movimiento quiere que estas elecciones sean el primer paso para poner la casa palestina en orden y reconstruir un sistema político que responda a los retos a los que todos nos enfrentamos de manera que no se permita que se vuelva a desarrollar una disputa política de la magnitud de la que hemos enfrentado durante tantos años. Nuestro sistema político debe ser capaz de absorber y hacer frente a las diferencias y desacuerdos que puedan surgir y de afrontar los cambios que afectan a la situación política en términos de comportamiento e instituciones.

LEER: La campaña de detenciones de Israel contra Hamás no obstaculizará nuestra determinación de presentarnos a las elecciones

Para lograr los objetivos nacionales que abarcan estas elecciones, Hamás ha determinado que su opción preferida es participar en las elecciones legislativas con una lista nacional unificada que incluya el espectro político más amplio posible. Esto debe basarse en la preservación de los derechos nacionales, tal y como se confirma en el Documento del Acuerdo Nacional y en los resultados de la reunión de los secretarios generales de las facciones el año pasado.

Después de esto, se puede formar un gobierno de unidad basado en la ley palestina, en el que todos pueden participar, incluso aquellos que no participaron en las elecciones del consejo legislativo. Ese gobierno podrá entonces gestionar el resto del proceso electoral, supervisar la eliminación de todos los residuos de la división y adoptar una vía de reconciliación real para todos.

No es posible hablar de arreglar y solidificar la situación palestina sin contar con todos los sectores de nuestro pueblo, incluidos los desplazados internos, los refugiados y los que están en la diáspora en general. El acuerdo por el que sólo pueden participar los palestinos que aún están dentro de la Palestina ocupada es sin duda inaceptable.

La diáspora palestina es una parte integral de lo que somos; el pueblo ha pagado el precio de su desplazamiento de su tierra durante décadas. Están en el centro del legítimo derecho al retorno y constituyen uno de los aspectos más críticos del conflicto con la ocupación.

El nuevo Consejo Nacional Palestino

Por lo tanto, Hamás cree que las elecciones deberían culminar con la formación de un nuevo consejo nacional, como punto de partida para reconstruir la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) según líneas democráticas, y para renovar sus instituciones sobre la base de una asociación que incluya a todas las facciones como representante de todo el pueblo palestino. Además, debe gestionar el conflicto político con la potencia ocupante, llevar la causa palestina a todos los foros regionales e internacionales y actuar de acuerdo con el marco nacional global.

Una vez completado el proceso de construcción del sistema político a nivel de la Autoridad Palestina y la OLP a través de las elecciones, debemos incluir a todas las facciones, instituciones elegidas y organismos comunitarios en la que podría ser la etapa y el objetivo más importante de los distintos procesos electorales. Se trata de la formulación de una estrategia global, unificada e integrada para la lucha por la consecución de los objetivos de nuestro pueblo, que incluyen la liberación y el retorno a su tierra.

Esta estrategia debe basarse en el principio de la resistencia legítima en todas sus formas y en la utilización de todos los medios a disposición de nuestro pueblo para poner fin a la ocupación de nuestra tierra. Esto incluye la resistencia armada, pero centrándose en la resistencia popular en esta etapa.

Es necesario redistribuir las responsabilidades en este sentido, teniendo en cuenta las capacidades de cada partido e institución, así como su especialización y capacidad en diversas áreas. Es necesario aprovechar todas las energías de nuestro pueblo para lograr los objetivos y las aspiraciones del pueblo de Palestina.

LEER: Israel cierra los pasos en Cisjordania antes de las elecciones

Basándose en todo esto, Hamás cree que las elecciones son una vía nacional seria que proporciona un espacio para arreglar la situación palestina de una manera verdaderamente participativa. En esto, la voluntad del pueblo es suprema y regula nuestro trabajo en todas las etapas para completar las tareas que tenemos por delante. Rechazaremos cualquier movimiento que interrumpa u obstruya este camino.

Existe un debate entre las élites políticas sobre la eficacia de las elecciones. ¿Se preguntan si son un medio para acabar con la división para lograr la unidad o simplemente otra fuente de división?

Cada opinión tiene sus méritos, pero en la situación que vivimos no necesariamente adoptamos la posición convencional, sobre todo porque desde el principio de la división hemos intentado varias formas de superarla. Así que dejemos que las elecciones sean un punto de entrada y un medio para lograr un fin que está más allá del proceso electoral en sí.

Nuestra tarea hoy no se limita a la evolución de este camino, sino al éxito del mismo, y procedemos con sinceridad y compromiso a poner en práctica todo lo acordado. Ya hemos cruzado el punto inicial, y no hay vuelta atrás.

Ismail Haniyeh es el jefe del Buró Político de Hamás y el antiguo primer ministro de la Autoridad Palestina. Este artículo fue publicado por primera vez por la Agencia Anadolu, y ha sido editado para MEMO. Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónNoticiasOriente MedioPalestinaSmall Slides

Ismail Haniyeh es el jefe del Buró Político de Hamás y ex primer ministro de la Autoridad Palestina.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines