Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Arabia Saudí y Egipto se embarcan para acabar con las causas de la ruptura árabe con Qatar

Representantes de Egipto, Arabia, Bahréin y EAU se reúnen en El Cairo para hablar de Qatar [Agencia Anadolu]

Arabia Saudí y Egipto han comenzado a abordar temas espinosos con Qatar para reconstruir los lazos, aliviando una disputa interárabe que Estados Unidos considera que solo beneficia al enemigo mutuo, Irán, pero dos estados del Golfo han tardado en seguir el ejemplo como se había prometido, dicen los diplomáticos.

Egipto, los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Bahréin y Arabia Saudí rompieron sus relaciones con Qatar a mediados de 2017 por acusaciones de que Doha apoya el terrorismo, una acusación que niega.

En enero, atendiendo al deseo del presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, de restablecer un frente árabe unido contra Irán, y deseoso de impresionar al nuevo presidente Joe Biden, Arabia Saudí declaró el fin del boicot a Qatar y dijo que sus tres aliados estaban de acuerdo.

Desde entonces, Riad y El Cairo han adoptado un enfoque más pragmático con respecto a Qatar, avanzando más rápidamente que los EAU y Bahréin en la reanudación de las relaciones diplomáticas con Doha. Todos, excepto Bahréin, han restablecido los vínculos comerciales y de viaje con el pequeño y rico Estado del Golfo.

LEER: Qatar y Mauritania restablecen sus lazos rotos en 2017

Ocho diplomáticos extranjeros y dos fuentes regionales informadas dijeron que las conversaciones bilaterales entre Qatar y Arabia Saudí y Egipto para limar las diferencias pendientes estaban progresando.

Pero dijeron que el diálogo con los EAU ha avanzado poco y ni siquiera ha comenzado con Bahréin.

Arabia Saudí tomó la iniciativa de intentar arreglar las cosas con Qatar porque el príncipe heredero saudí, Mohammed Bin Salman, quería reforzar su posición con Biden, que ha señalado una postura mucho más dura sobre el historial de derechos humanos de Riad y su papel en la ruinosa guerra de Yemen. Otra motivación para Riad es fomentar la inversión qatarí en proyectos saudíes.

La ruptura árabe con Qatar se intensifica - viñeta [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Egipto, que también puede beneficiarse comercialmente, quiere ver si las conversaciones bilaterales pueden aportar lo que el boicot no pudo.

"Se trata de que las partes lleguen a un acuerdo para gestionar el conflicto, no para resolverlo", declaró a Reuters James Dorsey, de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam y del Instituto de Oriente Medio de Singapur.

Qatar ha mantenido conversaciones en Kuwait con Egipto y los EAU para establecer una agenda. Los ministros de Interior qatarí y egipcio han hablado por teléfono. Las conversaciones con Riad continúan y el ministro de Asuntos Exteriores saudí se reunió con el emir gobernante de Qatar en Doha este mes.

"Nuestro objetivo es que el Golfo trabaje en equipo", declaró a Reuters un funcionario del Departamento de Estado estadounidense. "Estamos contentos con los progresos que han hecho... Es un acercamiento muy incipiente".

Las autoridades saudíes no respondieron a una petición de comentarios, mientras que los EAU declinaron hacerlos. Un funcionario qatarí afirmó que se están llevando a cabo contactos bilaterales regulares, así como discusiones sobre el estatus de las relaciones diplomáticas.

OPINIÓN: La reactivación de los lazos entre Egipto y Turquía será positiva para la región

Un funcionario egipcio se refirió a los comentarios realizados esta semana por el ministro de Asuntos Exteriores, Sameh Shoukry, en los que citaba mensajes positivos de Qatar, pero era demasiado pronto para emitir un juicio definitivo.

Los cuatro Estados árabes habían exigido a Qatar que cerrara una base militar turca, clausurara el canal de noticias Al Jazeera, cortara los vínculos con los Hermanos Musulmanes y rebajara las relaciones con Irán. Doha ha dicho que no hará nada de eso.

Una de las prioridades de las conversaciones bilaterales es la cobertura de la política de Oriente Medio por parte de Al Jazeera, así como la actividad general de los medios de comunicación social en Qatar, ambas consideradas por los cuatro como incendiarias, dijeron tres diplomáticos y las dos fuentes informadas.

Los diplomáticos afirmaron que la cadena de televisión financiada por Qatar ha atenuado su cobertura de Arabia Saudí, en una señal positiva para la reconciliación, pero la ha dejado prácticamente sin cambios para el resto.

Además, cada país tiene puntos de vista diferentes en la disputa que se ha desarrollado en los conflictos de Libia, Yemen y Siria.

Los EAU y Egipto resienten el apoyo qatarí a los grupos, especialmente a los Hermanos Musulmanes, proscritos por los cuatro Estados.

Los Estados árabes del Golfo perciben el Islam político y la influencia de la Hermandad, cuyas doctrinas desafían el principio del gobierno dinástico, como una amenaza existencial. Algunos diplomáticos dicen que esto es menos preocupante ahora para Arabia Saudí.

Tres fuentes de seguridad egipcias y un diplomático árabe afirmaron que El Cairo quiere que Qatar extradite a los miembros de la Hermandad buscados y coopere en materia de seguridad, y ha pedido que se aborde esta cuestión.

Preguntado al respecto, el funcionario qatarí dijo a Reuters: "En ningún momento ha habido discusiones o peticiones relativas a la extradición de ningún individuo en Qatar". Añadió que se rechazarían las solicitudes que violaran los derechos humanos.

El diplomático árabe y una de las fuentes regionales dijeron que Qatar había pedido a Egipto que liberara a un periodista de Al Jazeera detenido, cosa que El Cairo hizo recientemente, y que levantara la prohibición de entrada a otros.

Los Emiratos Árabes Unidos, que mantienen una rivalidad ideológica y regional con el otro gran productor de petróleo y gas, Qatar, han dicho que reconstruir la confianza llevará tiempo, aunque el comercio ha comenzado a reanudarse.

Las relaciones siguen estando sumidas en la animosidad y las diferencias geopolíticas, incluida la presencia de Turquía, que apoya al islamismo, en la región, según los diplomáticos y las fuentes informadas.

OPINIÓN: A diferencia de sus dirigentes, el pueblo árabe no odia a Turquía

"Esas divisiones ideológicas y políticas no desaparecerán de la noche a la mañana", dijo Kristin Diwan, académica residente del Instituto de los Estados Árabes del Golfo en Washington.

"Aun así, hay indicios de que ambas partes están cansadas de las batallas que proliferan y más dispuestas a reducir las pérdidas, especialmente tras la pandemia de coronavirus".

Con Bahrein, no hay señales de progreso. Recientemente, Manama arremetió contra Doha por la cobertura informativa de Al Jazeera y por una disputa sobre los derechos de pesca. En un comunicado, Bahréin exigió a Doha que mostrara "políticas más constructivas" antes de cualquier conversación.

Bahréin, una monarquía musulmana suní con una inquieta mayoría musulmana chiíta, tiene un profundo malestar por las buenas relaciones de Qatar, de gobierno suní, con la principal potencia chiíta, Irán, así como por las disputas territoriales con Doha.

El fin de la disputa del Golfo con Qatar - Viñeta [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEgiptoEmiratos Árabes UnidosOriente MedioQatarRegiónUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines