Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Kushner economiza con la verdad sobre la 'paz' en Oriente Medio

El ex asesor principal del presidente estadounidense Trump, Jared Kushner, asiste a la 41ª Cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo en AlUla, Arabia Saudí, el 05 de enero de 2021 [Consejo Real de Arabia Saudí/Agencia Anadolu].

En un artículo publicado en el Wall Street Journal el pasado domingo, el yerno de Donald Trump y antiguo asesor principal, Jared Kushner, describió cómo sus logros diplomáticos provocaron un "terremoto geopolítico" en Oriente Medio que trajo la paz a la región y vio el posible fin del conflicto árabe-israelí. Kushner recordó cómo Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos, uno de los países árabes que firmaron sus "Acuerdos de Abraham" para normalizar las relaciones con Israel, se ha convertido en un refugio seguro para los israelíes que antes eran vistos como enemigos en la región. Señaló que más de 130.000 han visitado ya Dubái desde que Trump acogió la firma del "acuerdo de paz" en septiembre del año pasado.

"Están floreciendo nuevas relaciones amistosas", afirmó, señalando los posibles vuelos directos entre Marruecos e Israel. Se dice que otros países árabes están en la pista esperando el momento adecuado para unirse a esta "paz". El arquitecto del plan de paz de Trump -el infame "Acuerdo del Siglo"- también dijo que "estamos asistiendo a los últimos vestigios de lo que se ha conocido como el conflicto árabe-israelí."

Acuerdo de Trump - Viñeta [Sabaaneh / MonitordeOriente]

Kushner no tiene reparos en economizar la verdad en su artículo. Tampoco le preocupa alimentar con unas cuantas mentiras más la maquinaria de hasbara -propaganda israelí-. Su intención sigue siendo engañar a su público.

La misma afirmación de que los Acuerdos de Abraham son un elaborado "acuerdo de paz" fue desmentida por Lora Vonderhaar, del Centro de Estudios de Seguridad de la Universidad de Georgetown. "[Son un] acuerdo de paz sólo de nombre", dijo, "... porque ni Israel y Bahrein ni Israel y los EAU, han estado en guerra entre sí". Vonderhaar señaló la afirmación de que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu abandonó su plan de anexión del Valle del Jordán ocupado a cambio de los Acuerdos de Abraham. Sin embargo, se ha señalado en muchas ocasiones desde entonces que la anexión ha sido pospuesta, no abandonada del todo. Esto no es un acuerdo de paz.

"Es poco probable que este acuerdo cree la paz en Oriente Medio, como pregona el presidente Trump", escribió Alexandra Konn para la Organización para la Paz Mundial. "Para algunos, no es más que un acuerdo de armas". Añadió que con este acuerdo, y con la posibilidad de futuros acuerdos que no requieran que Israel interrumpa sus asentamientos, "el sueño de una patria palestina se vuelve más irreal."

Los Acuerdos de Abraham se han impuesto a los pueblos de la región. Así lo demuestra la represión contra quienes se han opuesto al acuerdo de normalización por parte de los regímenes autoritarios en la cama con Estados Unidos.

LEER: Israel desplazará a 1.550 palestinos para construir un parque en Jerusalén

Según Kushner en su artículo del WSJ, "las raíces del conflicto se remontan a los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, cuando los líderes árabes se negaron a aceptar la creación del Estado de Israel y pasaron 70 años vilipendiándolo y utilizándolo para desviar la atención de las deficiencias internas". No mencionó la limpieza étnica deliberada de los palestinos autóctonos ni la destrucción de sus hogares y propiedades; no mencionó el "terrorismo judío", como lo llamó Robin Corbett en su libro Guerrilla Warfare: from 1939 to the present day (Guerra de guerrillas: desde 1939 hasta nuestros días), que mató y mutiló a agentes de la policía palestina británica, así como a palestinos; no mencionó los puestos de control militar, el muro del apartheid, los asesinatos, los ataques con aviones no tripulados y las ofensivas militares contra civiles palestinos.

No se trataba, como afirmó en el Wall Street Journal, de una simple "disputa inmobiliaria"; era y sigue siendo la toma de posesión y colonización sionista de una tierra ya habitada por los palestinos. El hecho de que pueda describirlo de forma tan simplista es un intento descarado de pasar por alto los crímenes de guerra que Israel ha cometido y sigue cometiendo en la Palestina ocupada.

El artículo de Kushner citaba el llamamiento de Trump durante su visita de 2017 a Arabia Saudí para que "los países de mayoría musulmana erradiquen la ideología extremista." Omitió señalar que se trataba de un eufemismo para luchar contra la principal religión de Oriente Medio, así como contra la cultura local, los derechos humanos, los predicadores, los científicos, los empresarios e incluso el activismo pacífico y la resistencia contra la brutal ocupación militar de Israel. El "extremismo" de la pareja estadounidense excluye a los fanáticos colonos israelíes que colonizan las tierras palestinas protegidos por los soldados del Estado de apartheid de Israel.

El gran "pacificador" no mencionó a los encerrados sin cargos en las cárceles saudíes simplemente por su oposición a la familia gobernante respaldada por Estados Unidos. No mencionó el asesinato por parte del régimen saudí del periodista del Washington Post Jamal Khashoggi, la detención y desaparición forzada de palestinos y el maltrato a los trabajadores extranjeros, ni las repetidas violaciones del derecho internacional. Tampoco mencionó los crímenes de guerra saudíes en Yemen. Sólo consideró oportuno decir que el régimen de Riad "ha hecho progresos significativos en la lucha contra el extremismo". Su silencio le hace cómplice de las violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional por parte de Arabia Saudí. El desprecio por este último parece ser una calificación para el estatus de "sionista líder".

LEER: Kushner describe el conflicto palestino-israelí como una disputa de propiedades

"El pueblo saudí está empezando a ver que Israel no es su enemigo", afirmó Kushner. Lo que probablemente quiere decir es que Arabia Saudí se sumará al acuerdo de normalización cuando haya encerrado, desaparecido por la fuerza o matado a todas y cada una de las figuras de la oposición. Con su suegro ya fuera del cargo, Kushner pidió a su sucesor en la Casa Blanca, el presidente Joe Biden, que construyera el legado de Trump.

Por desgracia, esto parece estar ocurriendo. El secretario de Estado de Biden, Antony Blinken, ha alabado los esfuerzos y logros de Trump. "Las iniciativas que llevaron a los países a dar pasos para normalizar las relaciones con Israel fueron algo muy bueno y algo sobre lo que queremos construir", ha dicho. Blinken ha puesto así en evidencia la hipocresía de EE.UU. al planear construir la política de la actual administración en Oriente Medio sobre la base de mentiras y propaganda pro-israelí, tal y como propuso un novato político y ávido partidario de la ocupación israelí, Jared Kushner.

Jared Kushner y el acuerdo del siglo - Viñeta [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines