Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La guerra de Israel contra las mentes palestinas

Una vista de la entrada de Rafah en Gaza el 9 de febrero de 2021 [Ali jadallah/Anadolu Agency].

En Cisjordania y la Franja de Gaza, ocupadas por Israel, se está gestando una importante crisis de salud mental. Un estudio publicado en una revista médica en 2014 arroja la sombría y espeluznante cifra de que hasta una cuarta parte de los adolescentes palestinos que viven en esos territorios han intentado quitarse la vida.

Se trata de una cifra superior a la de los países vecinos. Las causas de la ideación suicida pueden ser complejas, pero en este caso podemos afirmar sin temor a equivocarnos que el régimen de apartheid de Israel es el factor determinante.

En los años transcurridos desde ese estudio, las cosas no han hecho más que empeorar. El creciente número de muertos y heridos en las sucesivas ofensivas militares israelíes contra los palestinos en la Franja de Gaza, junto con la prolongada y continua limpieza étnica llevada a cabo por el Estado judío-supremacista, no puede hacer otra cosa que crear desesperación y una sensación de desesperanza. La crisis parece especialmente aguda en la Franja de Gaza, un pequeño territorio costero en el que dos millones de personas viven en condiciones a menudo espantosas debido a la brutalidad israelí.

La salud mental es un aspecto no denunciado de la larga guerra israelí contra el pueblo palestino. Sin embargo, incluso para los pocos afortunados que consiguen escapar de la prisión al aire libre que es la Franja de Gaza bajo el asedio israelí-egipcio, la pesadilla no termina.

LEER: El gobierno de Biden parece estar elaborando un plan para restablecer los lazos con Palestina

Un artículo del joven refugiado palestino Tamam Abusalama publicado esta semana en el sitio web The Electronic Intifada fue una aleccionadora comprobación de la realidad en este sentido. En este artículo increíblemente conmovedor, Tamam se sinceró sobre la realidad de su trauma.

Durante el ataque mortífero de Israel "Plomo Fundido" de 2008-09 contra la población civil de la Franja de Gaza, su familia estuvo a punto de morir en numerosas ocasiones. En el artículo explica cómo, ahora que vive en Bélgica y se somete a una terapia cognitivo-conductual, ha iniciado el largo proceso de tratar de superar el trauma que le causó Israel.

"Por mucho que lo intenté, no pude escapar de lo que ocurrió el primer día de la Operación Plomo Fundido", escribió. "El sonido de los helicópteros de Israel sigue resonando en mi cabeza".

Tamam es la hermana de Shahd Abusalama, otro colaborador de la EI, escritor palestino y estudiante de doctorado que vive en Gran Bretaña. Cuenta que ella y su hermana estaban en la escuela el primer día de aquella sangrienta ofensiva contra Gaza, cuando las fuerzas israelíes atacaron un lugar contiguo.

"Huimos juntas de la escuela pero nos separamos fuera. En la calle, llamaba a Shahd pero no la encontraba. Por suerte, pronto nos reunimos. Pero la idea de que Shahd podría haber sido asesinada ese día me acompaña desde entonces".

Continuó explicando que los horrores que presenció en Gaza no la han abandonado. "A menudo tengo problemas para dormir. Cuando consigo dormir, a menudo tengo pesadillas. Me invade regularmente el miedo y la ansiedad. Me siento insegura, inestable e indecisa".

LEER: Israel escucha a la CPI sobre la investigación de sus crímenes de guerra

Hablar de un trauma tan espantoso, incluso con un terapeuta, y más aún contarlo al mundo escribiendo en Internet, requiere un inmenso valor.

Tamam también recordó el día en que se vio obligada a huir descalza de su casa -junto con toda su familia y sus vecinos del mismo bloque de apartamentos- debido a una amenaza israelí de bombardear su edificio. Afortunadamente, el ataque no llegó a producirse y siguieron adelante con sus vidas lo mejor que pudieron.

"Tengo recuerdos de las caras de mis padres cuando nos dijeron que evacuáramos nuestra casa", escribió. "Parecían aterrorizados e impotentes, incapaces de cumplir con su deber básico de proteger a sus hijos".

La práctica israelí de "golpear el tejado" -advertir a los palestinos antes de reducir sus casas a polvo lanzando proyectiles no explosivos sobre el tejado antes de que se produzca un bombardeo aéreo de gran potencia- es a menudo encubierta en los medios de comunicación occidentales y en la propaganda israelí como una consideración "humanitaria". En realidad, forma parte del arraigado sistema israelí de intenso abuso mental de toda la población palestina, que dura ya varias generaciones.

LEER: La AP rechaza el proyecto del jardín israelí sobre los tejados del mercado tradicional de Jerusalén

Según Tamam, "la guerra psicológica de Israel se ha vuelto más extrema desde la Operación Plomo Fundido". En las guerras de 2012 y 2014 contra Gaza, "las fuerzas israelíes llamaron por teléfono a los palestinos con mensajes hostiles, lanzaron panfletos con contenido amenazante desde aviones e interrumpieron programas de radio y televisión palestinos para poder emitir propaganda israelí."

A través del proceso al que se está sometiendo con su terapeuta, escribió Tamam, ha llegado a darse cuenta de que su trauma es simultáneamente personal y el resultado de lo que los palestinos han experimentado durante muchas generaciones. "Mi propio trauma forma parte de la memoria y la conciencia colectiva de los palestinos".

¿Cuántas expulsiones, masacres e injusticias más permitiremos que Israel lleve a cabo antes de que el Estado colonial tenga que rendir cuentas por sus numerosos crímenes? La investigación de la Corte Penal Internacional -que tanto teme Israel- no puede llegar lo suficientemente pronto.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelPalestina
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines