Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Marruecos: ¿Ha vendido el Partido de la Justicia y el Desarrollo a Palestina por el Sáhara Occidental?

El portavoz de Al Adl Wal Ihssane (Partido de la Justicia y la Caridad), Fathallah Arsalane (derecha), y el secretario general del Partido Islámico, de la Justicia y el Desarrollo (PJD), Saadeddine El Othmani (izquierda), asisten a una marcha celebrada el 15 de mayo de 2008 en Rabat para conmemorar el 60º aniversario de la Naqba o "catástrofe" que condujo a la expulsión o huida de unas 760.000 personas de lo que fue Palestina y, en consecuencia, al nacimiento del Estado judío de Israel. [ABDELHAK SENNA/AFP vía Getty Images]

El marroquí Abdelilah Benkirane ha anunciado recientemente que congela su afiliación al Partido de la Justicia y el Desarrollo en protesta por la aprobación por parte del gobierno de un proyecto de ley para legalizar el uso del cannabis con fines médicos. Es un ex secretario general del partido, por lo que se trata de una medida importante.

El Partido de la Justicia y el Desarrollo es el principal partido islámico de Marruecos y lleva liderando gobiernos de coalición desde 2012. Tras casi una década en el poder, el partido ha registrado pocos logros en los frentes político, económico y de seguridad.

Antes de la decisión de Benkirane, el jeque Abou Zayd Al-Mokri Al-Idrissi también había anunciado que congelaba su afiliación al partido, e Idris Al-Azmi dimitió como jefe de su Consejo Nacional. Muchos altos cargos y miembros del partido han criticado sus políticas, principalmente las introducidas por su actual secretario general, Saadeddine Othmani, en su calidad de primer ministro, incluida la firma del acuerdo de normalización con Israel.

Este acuerdo fue anunciado el 10 de diciembre del año pasado por el entonces presidente estadounidense Donald Trump. El 22 de diciembre, Marruecos aceptó iniciar vuelos directos, promover la cooperación económica, reabrir oficinas de enlace y avanzar hacia "relaciones diplomáticas plenas, pacíficas y amistosas" con el Estado de ocupación.

Aunque Benkirane no se ha referido al acuerdo de normalización al hablar de su pertenencia al Partido de la Justicia y el Desarrollo, los observadores creen que la aprobación del proyecto de ley sobre el cannabis fue la gota que colmó el vaso. Según el presidente del Observatorio Marroquí contra la Normalización, el doctor Ahmed Wihman, la medida fue "absolutamente" resultado de la normalización de los lazos con Israel. Lo mismo opina el jeque Al-Idrissi, que también pidió que el partido se reformara y volviera a sus objetivos fundacionales.

LEER: El ejército argelino obliga a los marroquíes a abandonar sus granjas en la frontera

Al-Azmi ha dicho que está confundido por lo que está ocurriendo dentro de su partido, con una contradicción entre las políticas y los principios actuales. "Ya no puedo tolerar ni comprender, ni puedo explicar ni aceptar lo que está ocurriendo dentro del partido", ha explicado. "¿De verdad seguimos siendo nosotros?"

Muchos observadores consideran que el acuerdo de normalización con Israel es un gran fallo del partido islámico. Algunos han ido más allá y afirman que ha vendido Palestina por el Sáhara Occidental, dado que el reconocimiento por parte de Estados Unidos de la soberanía marroquí sobre el territorio parece haber sido parte integrante del acuerdo de normalización con Israel. Sin embargo, Wihman -que es de izquierdas y se opone a los islamistas- rechazó esta afirmación. "Esto nunca ocurriría", me dijo.

El secretario general del Sindicato Nacional del Trabajo de Marruecos, Abdelilah El-Halouti, también rechazó firmemente la afirmación y subrayó que "el Partido de la Justicia y el Desarrollo forma parte de la política marroquí y nunca renunciará a su apoyo y solidaridad con Palestina".

Manifestantes propalestinos ondean banderas palestinas y marroquíes junto a carteles del presidente estadounidense Donald Trump y del primer ministro israelí cubiertos de zapatos en señal de falta de respeto durante una manifestación en Rabat, Marruecos, el 10 de diciembre de 2017 [FADEL SENNA/AFP/Getty Images].

Numerosos responsables del partido han negado haber vendido la causa palestina por el Sáhara Occidental. Abdelaziz Aftati es miembro de la Secretaría General del partido, y ha dicho que "todo lo relacionado con la normalización se derrumbará", al tiempo que ha reiterado el apoyo de su partido a la resistencia palestina contra los sionistas. "Formamos parte de la nación islámica, junto con los pueblos árabes y musulmanes, y esta nación no puede levantarse sin resistir a los sionistas. Es una lucha por la existencia y estamos implicados en ella".

Teniendo en cuenta todas estas garantías, es difícil explicar por qué el líder del Partido de la Justicia y el Desarrollo firmó el acuerdo. Wihman cree que Othmani se vio obligado por el rey Mohamed VI. Sin embargo, "a pesar de que estaba bajo presión, él [Othmani] es responsable de lo que ha firmado".

Cuando el director de la organización antinormativa de Wihman le preguntó por su decisión de firmar el acuerdo, Othmani dijo a Aziz Hinnawi que formaba parte de la política del Reino y que no podía rechazar la orden del rey. Un testigo presencial de la reunión entre Hinnawi y Othmani dijo que el primer ministro rompió entonces a llorar.

OPINIÓN: ¿Podría la enemistad entre Marruecos y Argelia desembocar en un conflicto en toda regla?

En Marruecos, la firma de acuerdos con otros Estados y el seguimiento de las relaciones exteriores del Reino es tarea del Palacio Real; el primer ministro no tiene competencias en estas cuestiones. Según Wihman, esto está estipulado en la Constitución. "Othmani", dijo, "no quería enfadar al rey".

Sin embargo, Othmani podría haber dimitido, y Wihman cree que debería haberlo hecho. Sin embargo, El-Halouti señaló que el Partido de la Justicia y el Desarrollo entró en el Parlamento sobre la base de que no desafiaría a la monarquía de ninguna manera. "Rechazar la normalización y negarse a firmar el acuerdo habría enfurecido al rey y sumido al país en el caos. La dimisión del primer ministro habría tenido graves consecuencias políticas, sociales y económicas". El partido, añadió, eligió la opción menos perjudicial.

Tanto Wihman como El-Halouti y otras personas con las que hablé insisten en que el Partido de la Justicia y el Desarrollo de Marruecos no renunció a sus principios ni a ninguno de sus objetivos al normalizar las relaciones con Israel. Sus objetivos siguen siendo los intereses nacionales marroquíes, al tiempo que respetan a los palestinos y su derecho a resistir la ocupación israelí, liberar Palestina y tener un Estado independiente.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónIsraelMarruecosOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines