Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

A diferencia de sus dirigentes, el pueblo árabe no odia a Turquía

Reunión anual de los ministros de Asuntos Exteriores árabes en la sede de la Liga Árabe en la capital egipcia, El Cairo, el 4 de marzo de 2020 [MOHAMED EL-SHAHED/AFP via Getty Images].

Al margen de la 155ª sesión de la Liga Árabe, celebrada la semana pasada, Egipto presidió una reunión del Comité Ministerial Árabe. El secretario general de la Liga, Ahmed Aboul Gheit, debatió sobre la "injerencia ilegítima de Turquía en los asuntos de los países árabes" con enviados de Egipto, Bahréin, EAU e Irak.

El ministro de Asuntos Exteriores de Egipto, Sameh Shoukry, dijo en la reunión que El Cairo "no permanecerá inmóvil ante la codicia turca que se manifiesta especialmente en el norte de Irak, Libia y Siria". El secretario adjunto de la Liga Árabe, Hossam Zaki, alegó que Irán y Turquía tratan de interferir en los asuntos árabes y buscan oportunidades a costa de los Estados árabes.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Ankara rechazó todas esas afirmaciones y pidió a los miembros de la liga que pusieran fin a su "insistencia en las acusaciones estereotipadas contra [Turquía] con el objetivo de encubrir sus propias actividades destructivas". Turquía subrayó que está dedicando el mayor esfuerzo a garantizar "la paz y la estabilidad de la seguridad regional y mundial" y reiteró su persistencia en preservar la soberanía, la integridad territorial y la unidad política de todos los Estados árabes.

(De izquierda a derecha) El ministro de Asuntos Exteriores de Chad, Mahamat Zene Cherif, el ministro de Asuntos Exteriores de Egipto, Sameh Shoukry, el ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, Sabri Boukadoum, el ministro de Asuntos Exteriores de Malí, Tiebile Drame, y el secretario de Estado de Asuntos Exteriores de Sudán, Sedik Abdelah, El ministro de Asuntos Exteriores de Túnez, Sabri Bachtabji, y el secretario general del Ministerio de Asuntos Exteriores de Argelia, Rachid Bladehane, posan para una foto en Argel, la capital argelina, el 23 de enero de 2020 [RYAD KRAMDI/AFP vía Getty Images].

Es un hecho que Turquía está presente en varios países árabes, pero ¿se trata de una "injerencia en sus asuntos internos"?

"Desgraciadamente, la región árabe es un campo de maniobras para la injerencia extranjera en general, debido a los continuos conflictos", dijo el jefe de la Unión de Periodistas Marroquíes, Abdullah Baqqali, "pero Turquía tiene un papel importante que nadie puede negar. Tiene importantes inversiones económicas en los países árabes y asociaciones económicas con muchas empresas árabes. Es difícil decidir si éstas tienen objetivos políticos".

Baqqali también mencionó la presencia militar de Turquía en algunos países árabes; en Libia, por ejemplo. "¿Cuál es el objetivo de esta presencia militar? Espero que sea positivo".

El periodista libio Abdul Salam Al-Rajihi insistió en que la participación turca en su país es legítima y positiva: "Se está coordinando con un gobierno legítimo y tiene como objetivo ayudar a estabilizar y reconstruir el país."

Según el redactor jefe del periódico egipcio Al-Bayan, Ibrahim Aref, "debemos juzgar las actividades turcas en el mundo árabe en función de la opinión de la gente, no de la de los políticos. Al margen de las posiciones de los líderes y de las posturas políticas, hay buenas relaciones entre la gente. Existe un entendimiento entre ellos. La hostilidad oficial árabe hacia Turquía no refleja las relaciones entre el pueblo".

LEER: ¿Pondrán las elecciones israelíes de este mes fin a la era Netanyahu?

Aref se quejó de que los Estados árabes no tienen un organismo fuerte que los agrupe para convertirse en una potencia regional eficaz junto a Turquía. "Egipto, Siria y Turquía deberían ser aliados para hacer frente a Israel, pero, por desgracia, cada uno se ha convertido en enemigo de los demás". Sin embargo, el pueblo árabe no puede cambiar la mentalidad de sus gobernantes. "No han conseguido cambiarlos a ellos ni a sus regímenes. Así que no podemos pensar que las opiniones de los líderes políticos árabes reflejan las opiniones de su pueblo."

Al-Rajihi coincidió con la opinión de Aref sobre la falta de un organismo fuerte que reúna a los Estados árabes. "Durante décadas, la Liga Árabe ha sido la papelera de reciclaje del Ministerio de Asuntos Exteriores egipcio. Cada vez que hay un ministro de Asuntos Exteriores saliente, se convierte en el jefe de la Liga Árabe, que no representa en absoluto a las naciones árabes".

Añadió que la ayuda de Turquía a Libia fue criticada sólo porque frustró los sueños de Egipto, los EAU y otros países árabes en su apoyo al renegado mariscal de campo Khalifa Haftar. "Haftar se comprometió a acabar con el sueño libio de la democracia de la misma manera que los líderes de los otros estados árabes están haciendo con su propio pueblo".

La Liga Árabe se niega a condenar la normalización EAU-Israel - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

¿Por qué se centra la atención sólo en Turquía? Es una buena pregunta, me dijo Al-Rajihi. ¿Qué pasa con las fuerzas estadounidenses y otras occidentales en Siria, Irak y muchos otros países, así como con los miles de mercenarios rusos en Libia? "¿Por qué los líderes egipcios, de los EAU y otros no preguntan por ellos? ¿Por qué la Liga Árabe no se pronuncia sobre su intromisión en los asuntos internos de los países árabes?"

LEER: Turquía, Rusia y Qatar piden una solución política para la guerra de Siria

Para el marroquí Baqqali, los Estados árabes no cantan de la misma manera. "No habrá un verdadero acercamiento árabe-turco hasta que no haya un acercamiento árabe-árabe. Los árabes necesitamos un organismo conjunto y fuerte que nos represente". También él tiene poca fe en la Liga Árabe. "Necesitamos un mercado común, una moneda común y cosas así que nos hagan sentir que representamos a la misma nación", explicó.

Tanto Aref como Al-Rajihi subrayaron que no hay consenso entre los Estados árabes en cuanto a las posturas hacia Turquía y que los países árabes no nombraron candidatos para la Liga Árabe porque creen que es un "cadáver".

Si hay países árabes que no quieren la presencia turca en la región, concluyó Baqqali, seguro que hay otros que prefieren su ayuda por el terreno común de su religión, su historia y su destino. Puede que los dirigentes árabes no lo entiendan, pero el pueblo árabe sí.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónBahrainEgiptoEgiptoEmiratos Árabes UnidosEuropa y RusiaIrakLiga ÁrabeMarruecosOriente MedioRegiónSiriaSmall SlidesTurquíaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines