Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Pondrán las elecciones israelíes de este mes fin a la era Netanyahu?

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu en Abu Ghosh, cerca de Jerusalén, el 9 de marzo de 2021 [GIL COHEN-MAGEN/AFP via Getty Images].

Debido al dominio de la derecha, los israelíes se encuentran ante las elecciones generales de este mes con pocas opciones electorales reales. Los distintos partidos de derecha reflejan la fragmentación de la derecha y las pequeñas diferencias entre ellos en cuanto a las prioridades del gobierno. Sólo los judíos haredi parecen tener opciones claras.

Aunque el Likud es el mayor de estos partidos de derecha, la crisis política en Israel se debe principalmente al líder del partido, Benjamin Netanyahu, y a los cargos de corrupción y soborno a los que se enfrenta. Esta es la principal razón por la que Israel celebra el 23 de marzo sus cuartas elecciones en dos años sin que sea realista elegir a un partido con una clara mayoría para formar un gobierno que no dependa de una coalición. Cualquiera que sea el líder del partido que esté en condiciones de formar una coalición, probablemente tendrá que contar con el apoyo de los partidos árabes que participan en las elecciones para superar la marca de 61 escaños en la Knesset.

El escándalo de corrupción de Netanyahu - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

El racismo tiene su origen en el rechazo generalizado en Israel a la legitimidad de los partidos árabes que participan en el gobierno; incluso el rechazo a su apoyo desde fuera de la coalición. Fue una lección aprendida de la experiencia de Itzjak Rabin al confiar en los votos de cinco diputados árabes en 1994 para apoyar a su gobierno desde fuera de la coalición y aprobar los Acuerdos de Oslo. Este apoyo fue motivo suficiente para desafiar la legitimidad de su gobierno y la legitimidad de los Acuerdos, un desafío que terminó con el asesinato de Rabin el 4 de noviembre de 1995, a manos del extremista de derecha Yigal Amir, quien afirmó que actuaba según una ley judaica que le permitía matar al primer ministro.

Los palestinos de Israel, que representan alrededor del 17% del electorado, también se enfrentan a divisiones políticas. La Rama Sur del Movimiento Islámico, que se presenta a las elecciones bajo el nombre de Lista Árabe Unida, se separó de la Lista Conjunta después de que su líder Mansour Abbas anunciara un "nuevo enfoque" que no excluye la cooperación con un gobierno presidido por Netanyahu a cambio de concesiones civiles. Los votantes "árabes israelíes" pueden elegir entre la Lista Árabe Unida y la Lista Conjunta, formada por el Frente Democrático por la Paz y la Igualdad (Hadash), la Agrupación Nacional Democrática (Balad) y el Movimiento Árabe de Renovación (Ta'al). Esta división podría provocar una disminución de la representación árabe en la Knesset y la caída del grupo escindido debido a su incapacidad para superar el umbral electoral para obtener un escaño parlamentario. Sin embargo, lo más preocupante de tener dos listas es la escalada de la división social en un momento en que los partidos no árabes, especialmente el Likud, están intensificando sus campañas de propaganda para ganar votos del electorado árabe.

Victoria para el BDS: el juez rechaza el intento sionista de reprimir la libertad de expresión

Para Netanyahu, las elecciones generales representan un punto de inflexión para su futuro papel en la política israelí y, por tanto, en el mundo. El resultado le llevará a la cárcel y al olvido si no consigue formar gobierno, o prolongará su vida política si consigue formar un gobierno extremista, racista y minoritario. De hecho, el resultado de las elecciones no sólo determinará el destino de Netanyahu, sino también el futuro de su campo, que es el más racista, agresivo, extremista y hostil a todo lo que es humano en este mundo.

¿Qué posibilidades tiene Netanyahu de formar gobierno? Pocas o ninguna, dado que ya no tiene a Trump en la Casa Blanca, un aliado que apoyaba su proyecto de judaización y asentamientos y que jugó un papel importante al presionar a Benny Gantz para que aceptara una coalición con el Likud, permitiendo así a Netanyahu, que nunca ha cumplido con sus obligaciones y promesas electorales, formar un gobierno de unidad nacional. Además, las protestas populares se suceden desde hace meses para exigirle el sobreseimiento de los casos de corrupción.

Los partidos que se presentan a las elecciones generales tienen, en conjunto, más de 90 escaños en la Knesset en este momento. Por lo tanto, el núcleo de la lucha por el poder se encuentra entre los que siguen automáticamente al bando de Netanyahu (los haredim y los sionistas religiosos) y los que buscan cambiar a Netanyahu desde la derecha, para quienes el Partido de la Nueva Esperanza de Gideon Sa'ar puede resultar atractivo.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Addustourel 10 de marzo de 2021.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines