Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El Papa Francisco visita Qaraqosh, enclave cristiano dominado por Daesh desde hace 3 años

El Papa Francisco pronuncia un discurso en la plaza de la Iglesia de Hosh al-Bieaa en Mosul, Irak, el 7 de marzo de 2021 [Osama Al Maqdoni / Agencia Anadolu].

Agitando ramas de olivo, banderas y globos, y ataviados con coloridas túnicas tradicionales, cientos de residentes se alinearon el domingo en las calles de la ciudad iraquí de Qaraqosh esperando la llegada del Papa Francisco.

Francisco visitará la restaurada Iglesia de la Gran Inmaculada de la ciudad -la más grande de Irak- como parte de una gira de cuatro días por el país que pretende levantar la moral de las pequeñas comunidades cristianas del país.

El enclave cristiano fue invadido por combatientes del Daesh en 2014, pero desde que los militantes fueron expulsados en 2017 las familias han regresado lentamente y han reconstruido las casas que quedaron en ruinas por los militantes y los combates que los expulsaron.

"No puedo describir mi felicidad, es un acontecimiento histórico que no se repetirá", dijo Yosra Mubarak, de 33 años, que estaba embarazada de tres meses cuando dejó su casa hace siete años con su marido y su hijo, huyendo de la violencia. Radiante, añadió:

Fue un viaje muy difícil, huimos sólo con la ropa que llevábamos puesta... no quedaba nada cuando volvimos, pero nuestro único sueño era volver y aquí estamos... y viene el Papa.

 

Mubarak tiene ahora tres hijos, todos los cuales llevaban la ropa tradicional de Qaraqosh tejida a mano por su madre.

Los altavoces colocados alrededor de la iglesia hacían sonar poemas e himnos en asirio, uno de los cuales decía: "hola, hola en nuestra ciudad Papa Francisco". En las pausas entre los cantos se escucharon gritos de alegría. Monjas y sacerdotes bailaron.

La emoción se había ido acumulando con mucha antelación a la llegada del Papa. Algunos de los asistentes dijeron que llevaban horas allí.

La población cristiana de Irak, que hace unos 20 años era de 1,5 millones de personas, es ahora de 300.000, y muchos de ellos quieren marcharse porque ven pocas perspectivas en un país donde las milicias chiítas y las células militantes durmientes siguen siendo una amenaza. Irak está desgarrado por la guerra desde la invasión estadounidense de 2003 y la violencia militante que le siguió.

Las carreteras de Qaraqosh y sus alrededores estaban salpicadas de puestos de control y agentes armados.

"Estamos muy contentos, pero en el momento en que se vaya todo volverá a la normalidad. Hemos vivido tres años muy difíciles. Dejamos nuestras casas sólo con nuestra ropa. Ni siquiera me llevé mi dinero", dijo Samia Marzina, de 52 años, sosteniendo dos globos con el rostro del Papa.

Los restos de la quema en el interior de la iglesia de Qaraqosh han quedado intactos, un recordatorio de la fragilidad de la comunidad cristiana en Irak.

Artículo cedido por Reuters.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakOriente MedioRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines