Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El asesinato de Khashoggi bloquea el camino al trono de Bin Salman

Las puertas del Consulado General de Arabia Saudí mientras continúa la espera por la desaparición del destacado periodista saudí Jamal Khashoggi, en Estambul, Turquía, el 18 de octubre de 2018 [Elif Öztürk/Anadolu Agency].

El gobierno de Biden ha autorizado finalmente al Director de Inteligencia Nacional de Washington a publicar un informe sobre el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en 2018. Donald Trump bloqueó su publicación, desafió al Congreso y no aplicó la ley propuesta al respecto. Con ello, ayudó al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed Bin Salman, a escapar de la sanción por el atroz crimen.

El presidente Joe Biden, por su parte, parece querer demostrar al pueblo estadounidense y al resto del mundo que su mandato va a ser diferente al de su predecesor. También podría verse como una forma de ajustar viejas cuentas con Trump.

Sin embargo, al permitir que se publique el informe, Biden no ha pasado por alto la naturaleza de las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudí desde el punto de vista político, económico y militar. Ha adoptado un enfoque de palo y zanahoria y ha decidido no sancionar al príncipe por su supuesto papel en el asesinato de Khashoggi. En cambio, ha castigado a 76 asesores, ayudantes y funcionarios de seguridad de Bin Salman, cuyos nombres figuran en el informe, según la Ley de Prohibición de Khashoggi, que incluirá a cualquiera que se demuestre que ha violado los derechos de los periodistas.

Cuando Bin Salman fue entrevistado en el programa 60 Minutos de la CBS se le preguntó sobre las acusaciones de su implicación en el asesinato que tuvo lugar en el consulado saudí de Estambul. Su respuesta fue confiada y desafiante: "No hay ninguna declaración oficial anunciada por el gobierno estadounidense al respecto". Está claro que no pensaba que llegaría el día en que este informe vería la luz.

LEER: Arabia Saudí: Reporteros Sin Fronteras presenta una denuncia contra MBS en Alemania

Sin embargo, en consideración a los intereses estadounidenses en Arabia Saudí, el informe fue redactado. Se eliminaron pruebas graves, incluidas las transcripciones de audio y las grabaciones de vídeo que han estado a disposición de los estadounidenses desde 2018. La exdirectora de la CIA, Gina Haspel, presentó las pruebas a los miembros del Congreso, tras lo cual Bob Corker, el presidente republicano del comité de relaciones exteriores del Senado, dijo a los periodistas: "Si el príncipe heredero se presentara ante un jurado, sería condenado en 30 minutos."

En lugar de mostrar esas pruebas contundentes que condenan explícitamente a Bin Salman, se han utilizado términos vagos y ambiguos.

"Evaluamos que el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed Bin Salman, aprobó una operación en Estambul (Turquía) para capturar o matar al periodista saudí Jamal Khashoggi", dice el informe. "Basamos esta evaluación en el control del príncipe heredero sobre la toma de decisiones en el Reino desde 2017, la participación directa de un asesor clave y de miembros del destacamento de protección de Mohammed Bin Salman en la operación, y el apoyo del príncipe heredero al uso de medidas violentas para silenciar a los disidentes en el extranjero, incluido Khashoggi."

 

Un manifestante con una máscara que representa al príncipe heredero saudí Mohammad Bin Salman con las manos pintadas de rojo junto a personas que sostienen carteles del periodista saudí Jamal Khashogg el 25 de octubre de 2018 [YASIN AKGUL/AFP vía Getty Images].

Señalaba que: "Desde 2017, el príncipe heredero tiene el control absoluto de las organizaciones de seguridad e inteligencia del Reino, por lo que es muy poco probable que los funcionarios saudíes hayan llevado a cabo una operación de esta naturaleza sin la autorización del príncipe heredero... Esto sugiere que es poco probable que los ayudantes cuestionen las órdenes de Mohammed Bin Salman o emprendan acciones sensibles sin su consentimiento."

En conjunto, el informe es débil y está cargado de especulaciones y análisis. No aportó nada a lo que ya sabíamos y de lo que el mundo está convencido desde el crimen. Siempre se ha creído que era imposible que un equipo de agentes saudíes llevara a cabo el asesinato sin el permiso directo del príncipe heredero. La comunidad de inteligencia estadounidense desempeñó el papel de testigo que no vio nada, aunque lo vio todo.

La CIA contribuyó a este informe y estaba al tanto del complot. Al parecer, grabó una llamada del entonces embajador saudí en Washington, el hermano menor de Bin Salman, Khalid, en la que se animaba a Khashoggi a ir al consulado de Estambul y se le aseguraba que sería seguro hacerlo.

Tras el asesinato de Khashoggi, la administración Trump pidió a Bin Salman que agilizara la salida de Khalid de Estados Unidos y que nombrara un nuevo embajador para sustituirlo. Este regresó debidamente al Reino, donde Bin Salman le recompensó nombrándole viceministro de Defensa.

Arabia Saudí: Estados Unidos se niega a decir si MbS está en su lista de sancionados

Imitemos, por un momento, a las agencias de inteligencia estadounidenses y especulemos sobre lo que también podría haber ocurrido. Digo "podría" porque, por supuesto, no lo sabemos con certeza, pero es "probable" que la CIA tenga transcripciones de llamadas entre Bin Salman y el yerno de Trump, Jared Kushner, informándole del complot contra Khashoggi; es "probable" que Kushner le dijera que Trump no se opondría. Es muy "improbable" que Bin Salman diera el visto bueno sin, al menos, una luz ámbar de Washington al igual que es muy "improbable" que los funcionarios saudíes hubieran llevado a cabo una operación de esta naturaleza sin el consentimiento del príncipe heredero.

Por lo tanto, se podría argumentar que la defensa desesperada de Trump de Bin Salman y su protección de cualquier responsabilidad legal fue, ante todo, una protección para sí mismo y una carta para jugar al ordeñar a Arabia Saudita por la mayor cantidad de dinero posible. Biden probablemente utilizará esta misma carta, pero de manera más sofisticada bajo el pretexto de los derechos humanos. No se conformará sólo con los petrodólares, como hizo Trump y que Bin Salman pagó de buen grado mientras Trump hizo la vista gorda ante las violaciones de los derechos humanos en el Reino. Nos dicen que Biden está reevaluando la posición de Arabia Saudí.

Creo que Joe Biden le ha hecho un gran favor a Bin Salman con este informe inadecuado, dado que hay una serie de casos presentados en los tribunales estadounidenses relacionados con el asesinato de Khashoggi. Se han pospuesto y es muy posible que produzcan pruebas irrefutables que pongan efectivamente a Mohammed Bin Salman en el banquillo de los acusados. Sin embargo, según este informe de inteligencia, son sólo sospechas insuficientes para una acusación formal, por lo que el príncipe podría quedar libre de culpa ante la ley.

Sin embargo, esto no significa que Biden quiera que Bin Salman siga siendo príncipe heredero y acceda al trono, porque sabe que es el elegido por Trump y Kushner. Eso explica en parte por qué Biden no le llamó, sino que llamó a su padre, el rey Salman, antes de que se publicara el informe, e insistió en que su hijo no debía ser parte de la llamada. Esto sugiere que el gobierno de Biden quiere que Bin Salman sea destituido como príncipe heredero, no por sus crímenes, sino porque sus políticas perjudican los intereses de Estados Unidos. Son estos, y no los principios, los que son importantes. La elección de un nuevo príncipe heredero queda en manos del Rey y éste se ha tranquilizado por la naturaleza de este informe de que su hijo tendrá una salida segura.

Estados Unidos puso la pelota en el tejado de Arabia Saudí con diplomacia y profesionalidad. Ahora corresponde a las personas sabias de la familia gobernante decidir qué debe hacerse en beneficio del Reino, porque Mohammed Bin Salman es un paria en el mundo, y una carga para todos ellos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Middle East Monitor.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines