Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Una princesa saudí detenida necesita atención médica con urgencia, explican sus defensores al gobierno británico

La princesa saudí Basmah Bint Saud Bin Abdulaziz habla durante un debate sobre el papel de la mujer en Oriente Medio en el Instituto de Oriente Medio en Washington, DC, el 12 de abril de 2017. [MANDEL NGAN/AFP vía Getty Images]

La destacada princesa saudí Basmah Bint Saud, que está retenida con su hija Souhoud en Riad, padece una afección cardíaca que requiere tratamiento médico urgente, han afirmado sus defensores. Han enviado dos cartas, una al ministro de Asuntos Exteriores británico, Dominic Raab, y otra a la secretaria general de la Commonwealth de Naciones, Patricia Scotland, instando a ambos a intervenir en favor de la princesa.

La hija del rey Saud Bin Abdulaziz fue puesta bajo arresto domiciliario por querer una reforma en el Reino. Varias fuentes afirman que un grupo de ocho hombres se presentó en su casa de Jeddah el 28 de febrero de 2019 cuando se disponía a salir con su familia para ir a Suiza a recibir tratamiento.

"Creemos que su vida depende de su liberación", dijeron el asesor legal de la familia, Henri Estramant, y Lucy Rae, de la organización británica de derechos humanos Grant Liberty. Los detalles de las cartas se dieron a conocer a The Guardian. "Les rogamos que intercedan. Como son ciudadanos de la Commonwealth, creemos que tienes la obligación moral de luchar por ellos".

LEER: Columnistas saudíes piden a la administración Biden que no abuse de Riad

En 2015, la princesa Basmah y Souhoud obtuvieron la doble nacionalidad de Arabia Saudí y de la isla de Dominica, una nación de la Commonwealth, tras solicitarla en el marco de su programa de ciudadanía por inversión. La carta mencionaba los vínculos de Basmah con Gran Bretaña, incluida su educación en una escuela de Hertfordshire y un centro de investigación con sede en Londres, Global United Research and Analysis.

Se dice que la princesa y su hija fueron llevadas a la prisión de Ha'ir, una infame instalación de máxima seguridad en Riad que alberga a unos 5.000 presos, entre ellos la activista feminista Loujain Al Hathloul antes de su liberación en febrero. "Sabrá usted que Al Ha'ir es un conocido centro de tortura y abusos contra presos de conciencia en Arabia Saudí", escribieron Estramant y Rae a Raab.

Pidiendo al ministro de Asuntos Exteriores que interviniera, añadieron: "Creemos que las autoridades saudíes son especialmente sensibles a la presión diplomática en estos momentos, y creemos además que una intervención suya podría marcar la diferencia."

Los saudíes han acusado a la princesa de delitos relacionados con el intento de viajar fuera del Reino "ilegalmente". Al parecer, su hija Souhoud fue detenida por "agredir a un agente en el ejercicio de sus funciones", así como por "ciberdelincuencia".

Categorías
Arabia SauditaNoticiasOriente MedioReino UnidoSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines