Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Aung San Suu Kyi y los golpistas han traicionado la democracia en Myanmar

Manifestantes sostienen retratos de Aung San Suu Kyi durante una protesta frente a la Embajada de Myanmar en Bangkok, Tailandia, el 1 de febrero de 2021. [Guillaume Payen - Agencia Anadolu]

Lo que está teniendo lugar en Myanmar en estos momentos es un golpe militar. No puede haber otra descripción para una acción tan injustificada como la destitución del gobierno por decreto militar y la imposición de Min Aung Hlaing, el Comandante en Jefe del Ejército, como gobernante no elegido.

Sin embargo, a pesar de la interminable charla sobre la democratización, Myanmar estaba, en los años anteriores al golpe, lejos de ser una verdadera democracia. Aung San Suu Kyi, líder del antiguo partido gobernante del país, la Liga Nacional para la Democracia (LND), ha hecho muy poco para lograr un cambio significativo desde que fue designada consejera de Estado.

Desde su regreso a Rangún en 1989 y su arresto domiciliario durante muchos años, Suu Kyi pasó de ser una activista que defendía la democracia en su país, a un "icono de la democracia" y, finalmente, a una personalidad de culto intocable. El título de "Consejera de Estado", inventado por el NDL tras las elecciones de 2016, pretendía situar su autoridad por encima de todos los demás en el gobierno.

La justificación de este estatus especial es que los militares, que seguían teniendo una influencia sustancial sobre el gobierno, no permitirían que Suu Kyi fuera la Primera Ministra, porque su marido y sus hijos son británicos. Sin embargo, hay algo más en esta historia. Al escribir recientemente en el New York Times sobre su relación con su partido, Richard C. Paddock dijo que Suu Kyi ha controlado la LND con un estilo similar al anterior control militar del país.

"Los críticos comenzaron a llamar al partido un culto a la personalidad", escribió Paddock. "A menudo criticada por su terquedad y su estilo imperioso, ha mantenido al partido firmemente bajo su mando y es conocida por exigir lealtad y obediencia a sus seguidores".

LEER: Bangladesh reubica a más Rohingya en una isla remota

Quienes han celebrado el legado de la "Señora" de antaño se sintieron decepcionados cuando la supuesta campeona de los derechos humanos aceptó participar en las elecciones de 2016, a pesar de que millones de ciudadanos pertenecientes a grupos étnicos marginados -como los perseguidos rohingya de Myanmar- fueron excluidos de las urnas.

Las débiles y tímidas críticas se vieron superadas por la celebración mundial de la incipiente democracia de Myanmar. Apenas Suu Kyi se convirtió en la líder de facto, aunque en alianza directa con la antigua junta del país, los conglomerados internacionales -en su mayoría occidentales- se apresuraron a llegar a la capital, ahora llamada Yangon, para sacar provecho de los recursos naturales de Myanmar, dejados sin explotar debido a las sanciones económicas impuestas al país.

Niños rohingya esperan la ayuda alimentaria en Cox's Bazar, Bangladesh, el 30 de noviembre de 2017 [Fırat Yurdakul/Anadolu Agency].

Se dejaron de lado muchas cuestiones legítimas, para no empañar lo que se calificó como una victoria de la democracia en Myanmar, ganada milagrosamente a un cruel ejército por una sola mujer que simbolizaba la determinación y la lucha de décadas de su pueblo. Sin embargo, detrás de este barniz cuidadosamente coreografiado y romántico había una realidad genocida.

El genocidio de los rohingya, un pogromo de asesinatos, violaciones y limpieza étnica, se remonta a muchas décadas atrás en Myanmar. Cuando la Junta llevó a cabo sus operaciones de "limpieza" de los musulmanes rohingya en el pasado, la violencia se pasó por alto por completo o se clasificó convenientemente dentro del discurso global sobre las violaciones de los derechos humanos en el país. Sin embargo, cuando el genocidio se intensificó en 2016-17 y no cesó, surgieron muchas preguntas legítimas sobre la culpabilidad del partido gobernante de Myanmar, la LND, y de Suu Kyi personalmente.

En los primeros meses de los últimos episodios de genocidio a manos de las fuerzas gubernamentales y las milicias locales, Suu Kyi y su partido se comportaron como si el país estuviera atenazado por la mera violencia comunal y que, en última instancia, la culpa debía ser compartida por todos los implicados. Ese discurso resultó insostenible.

LEER: Turquía entrega ayuda para el invierno a los Rohingya en Bangladesh

En el ámbito internacional, los rohingya se convirtieron en un tema recurrente en los medios de comunicación cuando cientos de miles de refugiados se vieron obligados a huir, sobre todo a Bangladesh. La magnitud de su miseria se dio a conocer a través de horribles titulares diarios. La ONU y los grupos internacionales de derechos humanos documentaron incidentes de violaciones y asesinatos. Como resultado, gracias a los esfuerzos de un grupo de 57 países musulmanes, en 2019 se presentó una demanda histórica que acusaba a Myanmar de genocidio ante la Corte Internacional de Justicia de la ONU en La Haya.

Para Suu Kyi y su partido, las lealtades étnicas y la realpolitik sustituyeron cualquier tópico sobre la democracia y los derechos humanos, ya que se opuso desafiantemente a las críticas internacionales y defendió abiertamente a su gobierno y a sus militares. En su testimonio ante el Tribunal de la ONU en diciembre de 2019, Suu Kyi describió la violencia genocida de los rohingya como "ciclos de violencia intercomunitaria que se remontan a la década de 1940". Además, arengó a los investigadores internacionales y a los grupos de derechos humanos por su "impaciencia" y los culpó de apresurarse a emitir un juicio.

Al desestimar lo que "muchos expertos en derechos humanos han calificado como algunos de los peores pogromos de este siglo", Suu Kyi pasó de ser "defensora de los derechos humanos y la democracia a aparente apologista de la brutalidad", informó el NYT.

Aunque debemos insistir en que la vuelta al régimen militar en Myanmar es inaceptable, debemos exigir igualmente que el país adopte una verdadera democracia para todos sus ciudadanos, independientemente de su raza, etnia o religión. Un buen comienzo sería desvincular a Aung San Suu Kyi de cualquier movimiento democrático inclusivo en el país. La señora de Myanmar tuvo su oportunidad pero, lamentablemente, fracasó.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaMyanmar
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines