Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El magnate de los medios de comunicación de Túnez queda en libertad bajo fianza tras ser acusado de blanqueo de dinero y evasión fiscal

Partidarios del candidato presidencial Nabil Karoui portan pancartas con su imagen y consignas a su favor mientras se concentran frente al tribunal en la capital tunecina, Túnez, pidiendo su liberación de la cárcel el 3 de septiembre de 2019. [Yassine Gaidi - Agencia Anadolu]

Un magnate tunecino de los medios de comunicación fue puesto ayer en libertad bajo fianza por 3,7 millones de dólares tras pasar dos meses en la cárcel acusado de blanqueo de dinero y evasión fiscal, según ha informado la Agencia France Presse (AFP). El fiscal jefe adjunto Mohsen Dali señaló que Nabil Karoui "debe permanecer a disposición de la justicia".

Karoui está a la espera de ser juzgado por cargos de corrupción tras una investigación que se remonta a 2017. Fue detenido por primera vez por evasión fiscal y blanqueo de dinero en agosto de 2019.

Este hombre de 57 años es un adinerado magnate de los medios de comunicación que fundó el principal canal de televisión privado de Túnez, Nessma, en marzo de 2007 en asociación con su hermano Ghazi Karoui, Tarak Ben Ammar y el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi. También fundó Qalb Tounes ("Corazón de Túnez"), un partido político laico, en junio de 2019.

LEER: Ghannouchi asegura que la revolución tunecina necesita ayuda

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales tunecinas de septiembre de 2019, Karoui quedó en segundo lugar, a pesar de estar encarcelado en el momento de la votación. Fue liberado justo a tiempo para la segunda vuelta, que perdió ante el presidente Kais Saied, tras obtener solo el 27% de los votos. El 24 de diciembre volvió a ser detenido por las mismas acusaciones.

Con 38 escaños en el parlamento, Corazón de Túnez quedó en segundo lugar tras el movimiento islamista Ennahda de Rached Ghannouchi, que obtuvo 52 escaños. El Corazón de Túnez apoya ahora al gobierno del primer ministro Hichem Mechichi, lo que da al gabinete una estrecha mayoría parlamentaria.

Nabil Karoui ha intentado presentarse como un defensor de los pobres de Túnez y en los últimos años ha mejorado su reputación con un programa de televisión benéfico en el que distribuye electrodomésticos a familias necesitadas. Sus partidarios afirman que su detención por cargos de corrupción es por razones políticas. Sin embargo, sus oponentes afirman que Karoui ha utilizado su riqueza para crear un canal de televisión y una organización benéfica que dirige para su propio beneficio político.

LEER: Kais Saied y la gran calamidad de Túnez

Categorías
ÁfricaNoticiasSmall SlidesTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines