Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Argelia: La remodelación del gobierno destapa el conflicto entre Tebboune y el ejército

El primer ministro de Argelia, Abdelaziz Djerad, en Argel, Argelia, el 10 de septiembre de 2020 [Mousaab Rouibi/Agencia Anadolu].

La remodelación del gobierno en Argelia ha provocado una ola de polémica en los círculos políticos debido a la ambigüedad que la acompaña, unida al retraso de la fecha fijada por el propio presidente.

Los observadores de los asuntos argelinos son conscientes de que las autoridades y la opinión pública están en ejes diferentes. Mientras el presidente habla de cambios en el gobierno para mejorar su actuación y satisfacer las necesidades de los ciudadanos, decenas de miles de argelinos ocupan las calles para expresar su rechazo a todo el sistema, al considerar que las demandas del movimiento popular fueron soslayadas.

Según Arabic Post, fuentes del gobierno argelino han revelado que la remodelación del gabinete sugerida por Tebboune tenía como objetivo destituir al primer ministro Abdelaziz Djerad. Sin embargo, la decisión fue anulada en el último momento, lo que explica el retraso de un día en la presentación de la remodelación.

Según revelaron las fuentes, Djerad se reunió con su gabinete el 17 de febrero, dos días antes de la remodelación del gobierno. Pronunció un discurso de despedida a los ministros, en el que les agradeció sus esfuerzos y les animó a estar preparados para la siguiente etapa.

En el momento en que se iba a anunciar la remodelación del gobierno, la televisión estatal informó de una reunión entre el presidente de la república y el Consejo Supremo de Seguridad, así como con altos funcionarios civiles.

Al parecer, según los observadores, el Consejo Supremo de Seguridad desempeñó un papel importante para mantener a Djerad y limitar el alcance de la remodelación del gabinete, sobre todo teniendo en cuenta que pronto se celebrarán elecciones legislativas anticipadas, en las que se introducirá un nuevo gobierno, tal y como estipula la nueva Constitución argelina.

La víspera del 12 de febrero, el presidente Tebboune regresó a Argelia tras una estancia de un mes en Alemania para recibir tratamiento. Su regreso se produjo en medio de una escalada de tensiones en el país y de plataformas de medios de comunicación social que llamaban a los argelinos a volver a las calles para lograr los objetivos del movimiento popular que se ha visto obstaculizado por el coronavirus.

Un día después de su regreso, Tebboune volvió al trabajo e inició reuniones bilaterales con diversos actores políticos, tanto de apoyo como de oposición. Se reunió con el presidente del Movimiento El-Bina y su rival en las elecciones presidenciales de octubre de 2019, Abdelkader Bengrina, el jefe del Partido del Frente del Futuro, Abdulaziz Belaid, y el líder del Partido Jil Jadid, Soufiane Djilali. Djilali rechaza los resultados de las elecciones presidenciales que permitieron a Tebboune asumir el cargo, pero se adhiere a entablar un diálogo con el jefe de Estado.

LEER: La Casa Blanca está reconsiderando el reconocimiento de Trump de la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental

El presidente argelino también se reunió con los partidos de la oposición, entre ellos Abdul Razzaq Muqri, jefe del Movimiento de la Sociedad por la Paz y del Frente de Fuerzas Socialistas, que hasta hace poco no reconocía a Tebboune como presidente del país.

Tras estas reuniones, Djilali reveló que el presidente había prometido una remodelación del gobierno en cuestión de días, para sustituir a los ministros que no mejoraron las condiciones de vida de los ciudadanos. Por su parte, Bengrina declaró que Tebboune tomó la decisión de disolver la Asamblea Nacional Popular y anunció la celebración de elecciones prelegislativas en un futuro próximo.

En un discurso pronunciado el 18 de febrero, el presidente argelino anunció la disolución de la Asamblea Nacional Popular, alegando que la mayoría de los diputados obtuvieron sus escaños por medios ilícitos.

Tebboune también hizo un llamamiento a los jóvenes para que se presenten a las próximas elecciones legislativas, al tiempo que prometió asegurar una gran parte de los gastos de sus campañas electorales.

En el mismo discurso, el jefe de Estado reveló que tiene la intención de llevar a cabo una remodelación del gabinete en un plazo de 48 horas.

Tras la expiración del plazo especificado por Tebboune, mucha gente se puso ansiosa y esperó a que la televisión estatal anunciara las últimas novedades sobre la nueva composición del gobierno. Sin embargo, la remodelación del gabinete no se produjo, lo que desató la polémica en las redes sociales y llevó a la prensa argelina a especular.

El jefe del partido Jil Jadid, que actualmente es una de las personalidades más cercanas al presidente Tebboune, declaró a Arabic Post que cree que la remodelación del gobierno no puede considerarse un "acontecimiento político".

Djilali justificó esta afirmación asegurando: "La remodelación del gobierno tenía como objetivo principal servir de enmienda técnica para gestionar algunos desequilibrios en el gobierno, y no concierne en absoluto a la opinión pública".

LEER: Miles de personas se concentran en Argelia en el segundo aniversario de los movimientos de protesta

En cuanto al nombramiento de uno de los asesores de Abdelaziz Bouteflika como ministro durante la remodelación del gobierno, Djilali explicó: "Es lo que menos se esperaba, ya que esta medida puede considerarse una provocación a la opinión pública argelina y al movimiento popular".

Y añadió: "La verdadera remodelación del gabinete vendrá después de las elecciones legislativas, y será propuesta por los partidos ganadores que inevitablemente crearán un nuevo mapa político."

El activista político Samir Bin Al-Arabi, una de las figuras más destacadas del movimiento popular en Argelia, ve la remodelación del gobierno de forma diferente.

Al-Arabi declaró sarcásticamente al Arabic Post: "Después de tres días de espera de una remodelación radical del gobierno que respondiera a las exigencias de la fase actual y a las difíciles condiciones económicas y sociales que atraviesa el país, el presidente Abdelmajid Tebboune anunció un tercer gobierno dirigido por Djerad, lo que fue una sorpresa para todo el mundo".

Y añadió: "La remodelación del gobierno sólo abarcó tres ministerios y anuló otro, pero también es extraño el nombramiento de personalidades que trabajaron con el anterior presidente".

El activista se refirió a una lucha en la cúspide de la jerarquía del poder, declarando: "Lo sucedido tras tres días de espera confirma que hay una lucha de poder entre la presidencia y el jefe del Estado Mayor del ejército que domina los asuntos del país".

Un día después de que Tebboune firmara la decisión de remodelación del gobierno que decepcionó a la clase política y a muchos observadores en Argelia, decenas de miles de argelinos salieron a las calles en la mayoría de los estados del país para conmemorar el segundo aniversario del movimiento popular que derrocó a Buteflika.

Arabic Post estuvo presente en la capital argelina, abarrotada de manifestantes, y sondeó las opiniones de algunos jóvenes manifestantes sobre la remodelación del gobierno.

Sofiane, de 33 años, opina: "Ni la remodelación del gabinete ni el propio gobierno le interesan [a Tebboune] porque estos detalles no importan mientras no se consigan la mayoría de las reivindicaciones del movimiento popular".

Amina, de 34 años, declaró al Arabic Post: "Todas las recientes decisiones tomadas por Tebboune no son importantes, excepto el indulto a los presos de conciencia, que es un paso que valoramos y consideramos como un salto adelante y un buen gesto de las autoridades".

En cuanto al estudiante de derecho Elyes, considera que los argelinos deben centrarse y organizar el movimiento popular para lograr la justicia, la libertad y construir un Estado civil: "En cuanto al gobierno, ha cambiado tres veces en un año, pero no ha cambiado ni cambiará nunca nada".

Categorías
ÁfricaArgeliaNoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines