Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Biden ha asegurado a Netanyahu que el statu quo está a salvo

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden (izquierda), y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en Jerusalén, el 9 de marzo de 2016 [DEBBIE HILL/AFP/Getty Images].

Con la primera llamada del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ya se han hecho públicos los primeros indicios de la diplomacia de la nueva administración en relación con Palestina e Israel. Parece que Biden incorporará elementos de las políticas de la administración Trump, al tiempo que promoverá el paradigma de los dos Estados, incluso cuando tanto la anexión ilegal como los acuerdos de normalización de los "Acuerdos de Abraham" han supuesto un golpe permanente a las premisas más hipotéticas sobre un Estado palestino independiente.

En una entrevista a principios de este mes, el embajador de Trump en Israel, David Friedman, habló de la posibilidad de volver a la política de la era de Obama. "Eso es preocupante si ellos [la administración Biden] replican la política exterior de Obama", declaró Friedman, cuando se le preguntó si los próximos cuatro años podrían causar "preocupación" a Israel.

La idea de que Biden podría deshacer lo que el ex presidente Donald Trump logró para Israel se utiliza ahora como manzana de la discordia para señalar las diferentes trayectorias políticas de sus presidencias. Sin embargo, como señaló Friedman, es poco probable que los acuerdos de normalización con los Estados del Golfo y los Estados árabes, así como los planes de anexión, estén vinculados únicamente a la administración Trump. Hablando de los "Acuerdos de Abraham", Friedman declaró: "Queremos ampliar esas alianzas a otros países y profundizar en las relaciones con los países que han normalizado [sus relaciones]".

LEER: Los demócratas son una amenaza tan grande para una paz justa en Palestina como los republicanos

Con Biden alabando "el apoyo de Estados Unidos a la reciente normalización de las relaciones entre Israel y los países del mundo árabe y musulmán", está claro que, a pesar de las pequeñas diferencias, la agenda de Biden está preparada para seguir haciendo desaparecer a Palestina.

Es interesante observar que Friedman sigue insistiendo en la suspensión de la anexión con tanto fervor como lo hizo durante su mandato como embajador. Fue muy cortante con el entrevistador sobre este tema: "La palabra real que utilizamos fue 'suspendido'. Búsquela en un diccionario. Está bastante claro que era temporal".

El vicepresidente estadounidense Joe Biden a su llegada al aeropuerto internacional Ben Gurion de Israel el 8 de marzo de 2016. JACK GUEZ/AFP vía Getty Images].

Se espera que Biden se manifieste en contra de la expansión de los asentamientos, aunque hasta el momento no se ha producido ninguna crítica por parte del Washington post-Trump. En enero, Israel Hayom informó de que la misma política de hacer la vista gorda a las aprobaciones intermitentes de construcción en la Cisjordania ocupada sería buscada por Biden, asegurando así la expansión en curso y, como resultado, aún más anexión ilegal de facto de territorio palestino. Por supuesto, la formalización puede esperar hasta que Israel sepa que puede obtener de nuevo exactamente lo que quiere, especialmente cuando la marca de la política de Biden hasta ahora está siguiendo la línea sionista normalizando el legado de Trump cuando se trata de la pérdida palestina.

Es lamentable para los palestinos que Friedman pueda tener razón en cuanto al alcance que tendrá el legado de la administración Trump. Un indicio de esto ya había sido expresado por la adulación de la comunidad internacional a los "Acuerdos de Abraham"; ¿qué diplomático se pronunciará en contra de la normalización de las relaciones, incluso cuando es obviamente una cubierta para el acaparamiento colonial de tierras y la compra de silencio no sólo regional, sino también internacional?

Puede que Trump se haya ido, pero Biden ha indicado que sus políticas permanecerán y que el statu quo está a salvo. La comunidad internacional no tendrá reparos en el legado, siempre que Trump sea ya historia en cuanto a su presencia política. Sin embargo, que la Autoridad Palestina actúe de la misma manera, es marcar el comienzo de una nueva era de subyugación que verá a los palestinos incurrir en más pérdidas, mientras que el liderazgo se esfuerza por salvar el compromiso de dos estados, en lugar de la tierra y los derechos palestinos.

LEER: EE.UU. se muestra ambiguo con respecto a Jerusalén, y la AP guarda silencio

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónUS

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines