Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los demócratas son una amenaza tan grande para una paz justa en Palestina como los republicanos

US Secretary of State Antony Blinken speaks to staff at the US State Department during the first visit of US President Joe Biden(L) in Washington, DC, 4 February 2021. [SAUL LOEB/AFP via Getty Images]

Motivados por su justificada aversión al ex presidente estadounidense Donald Trump, muchos analistas han pintado, de forma bastante precipitada, creo, una imagen color de rosa de cómo los demócratas podrían borrar rápidamente la sombría trayectoria de la anterior administración republicana. Esta ingenuidad es particularmente pronunciada en el actual giro del discurso palestino-israelí, que está promoviendo, de nuevo, la ilusión de que los demócratas tendrán éxito donde sus rivales políticos han fracasado.

Hay diferencias evidentes en el enfoque demócrata del conflicto palestino-israelí, pero sólo en la semántica y el patrioterismo político, no en la política. Esta afirmación puede justificarse si se examina el lenguaje oficial de la administración demócrata sobre Palestina e Israel, y luego se considera dentro del contexto de las políticas sobre el terreno.

Tomemos como ejemplo las recientes declaraciones del Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken durante una entrevista en la CNN el 8 de febrero. Blinken nos recordó la inteligente -aunque poco sincera- política exterior estadounidense de anteriores administraciones demócratas. Sus palabras, sin duda cuidadosamente seleccionadas, pueden parecer que se alejan completamente del enfoque beligerante, aunque directo, de su predecesor Mike Pompeo, pero...

"Mire, dejando de lado las legalidades de esa cuestión [la ocupación ilegal israelí de los Altos del Golán sirios], como cuestión práctica, el Golán es muy importante para la seguridad de Israel", dijo Blinken. Más adelante en la entrevista, volvió a dejar de lado las "legalidades". "Las cuestiones legales son otra cosa", insistió, antes de seguir hablando vagamente y sin compromiso sobre el futuro de Siria.

Ahora yuxtaponga la posición de Blinken sobre la ocupación ilegal israelí de los Altos del Golán sirios con las declaraciones hechas por Pompeo en noviembre. "Esta es una parte de Israel y una parte central de Israel", dijo el entonces Secretario de Estado de EE.UU. mientras estaba acompañado por el Ministro de Asuntos Exteriores israelí Gabi Ashkenazi en una gira por el territorio ocupado.

Toma de posesión del primer embajador de los Emiratos Árabes Unidos en Israel

La posición de Pompeo, que constituye una flagrante violación del derecho internacional, fue debidamente condenada por palestinos y árabes, y criticada por varios gobiernos y organismos internacionales. Sin embargo, la posición de Blinken generó poca atención de los medios de comunicación e insignificante, si es que hubo alguna, crítica seria a nivel regional o internacional. Esto no debería haber sido así.

Al reconocer la relevancia de la cuestión de las "legalidades", pero luego "dejarlas de lado", en favor de la cuestión aparentemente más apremiante de la seguridad israelí, Blinken simplemente defendió el statu quo de la perpetua ocupación militar israelí. Eso también lo defienden con entusiasmo los republicanos.

Sucintamente, esta es la doctrina demócrata sobre Palestina e Israel, y ha sido, en efecto, más o menos desde la era de Bill Clinton. La actual administración de Joe Biden sigue sin duda el mismo modelo, que permite a Washington ofrecerse como una parte neutral -un "honesto agente de la paz"- mientras ayuda a Israel a alcanzar sus objetivos estratégicos a expensas de los palestinos y los árabes.

Cualquier distinción entre los discursos demócrata y republicano sobre Palestina e Israel es un fenómeno relativamente nuevo. Curiosamente, fue la administración del republicano George H. W. Bush la que, en 1991, estableció la actual narrativa demócrata sobre Palestina. Al final de la Primera Guerra del Golfo, Bush defendió las conversaciones multilaterales entre Israel y los Estados árabes en Madrid. En pocos años, se formuló todo un nuevo discurso estadounidense.

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo (C), y el Ministro de Asuntos Exteriores israelí, Gabi Ashkenazi (3º izq.), inspeccionan los Altos del Golán el 19 de noviembre de 2020. [Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel - Agencia Anadolu]

Los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos suplantaron el discurso del proceso de paz en la literatura de la política exterior republicana por uno nuevo, dedicado abiertamente a la lucha contra el "terror islámico". Israel aprovechó la oportunidad para subirse al carro y utilizó la nueva terminología y conducta estadounidense en Oriente Medio para presentarse como socio en la "guerra contra el terror" mundial dirigida por Estados Unidos.

Para evitar el colapso del liderazgo político mundial de Estados Unidos como resultado de la invasión de Irak en 2003, la administración de Barack Obama restauró rápidamente la posición tradicional estadounidense, ofreciendo de nuevo los servicios de Estados Unidos como "intermediario honesto" para la paz en Oriente Medio. Es cierto que Obama se esforzó por restaurar la relevancia de Estados Unidos como "pacificador". Su administración seguía utilizando el lenguaje poco sincero del pasado, que hacía recaer constantemente en los palestinos la responsabilidad de hacer concesiones, al tiempo que recordaba suavemente a Israel sus responsabilidades hacia la población civil palestina.

El discurso de Obama en El Cairo, en abril de 2009, sigue siendo el más impactante de todos, pero proporciona una prueba condenatoria de los numerosos errores morales y puntos ciegos legales de la política exterior estadounidense, especialmente bajo las administraciones demócratas. El discurso, que pretendía ser un punto de inflexión en el enfoque de Estados Unidos hacia Oriente Medio, expuso las advertencias del sesgo de Washington hacia Israel, basado sobre todo en la manipulación emocional y la tergiversación histórica.

LEER: El primer ministro israelí hablará de la posible vuelta de EE.UU. al acuerdo nuclear con Irán

De hecho, Obama fluctuó deliberadamente entre la persecución de las comunidades judías a lo largo de la historia y el "derecho" de Israel a garantizar su seguridad a expensas de los palestinos oprimidos, como si la violencia sistemática israelí fuera un intento genuino de evitar una mayor persecución de la judería mundial. Por el contrario, Obama insistió, con poca simpatía o contexto, en que "los palestinos deben abandonar la violencia", pintando así a los palestinos y su legítima resistencia a la ocupación israelí de su tierra como el verdadero obstáculo para una paz justa en Palestina. Culpar a la víctima ha sido un pilar central de la política exterior de Estados Unidos en lo que respecta a Palestina-Israel, y es un rasgo compartido por demócratas y republicanos por igual.

Sin embargo, mientras los republicanos ignoran cada vez más los derechos y, a veces, la propia existencia de los palestinos, los demócratas siguen apoyando a Israel con la misma pasión, pero utilizan un lenguaje más moderado -aunque intrascendente-. Por ejemplo, los demócratas creen que los palestinos son los instigadores de la violencia, aunque Israel pueda haber utilizado a veces una "fuerza desproporcionada" en su "respuesta" a la violencia palestina. Para los demócratas, el derecho internacional existe, pero puede ser fácilmente "dejado de lado" para adaptarse a la seguridad israelí. Para los demócratas, existen las fronteras reconocidas internacionalmente, pero estas fronteras son flexibles para acomodar los temores demográficos, los intereses estratégicos y la "ventaja militar" de Israel.

De ahí que sea más fácil desacreditar y descartar la agenda de política exterior de Trump, Pompeo y otros republicanos simplemente porque su lenguaje y acciones agresivas y despectivas fueron y siguen siendo inequívocamente objetables. El discurso demócrata, sin embargo, no puede ser censurado con la misma facilidad, ya que utiliza una mezcla engañosa de superficialidad, tópicos políticos y clichés históricos, redactados meticulosamente con el objetivo de volver a situar a Estados Unidos en el puesto de mando de cualquier proceso político en curso.

Mientras el discurso demócrata siga comprometido con el armamento y la defensa de Israel, el gobierno de Biden no puede proporcionar a los palestinos y a los árabes ningún cambio significativo. El cambio sustancial sólo puede producirse cuando se respete el derecho internacional. Desgraciadamente, según la lógica retorcida y pro-israelí del Secretario de Estado Blinken, estas legalidades aparentemente triviales deben, por ahora, ser "dejadas de lado".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisUS
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines