Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Cuántas Loujain Al-Hathlouls hay en el mundo árabe?

Mujeres se manifiestan en solidaridad con las palestinas detenidas en las cárceles israelíes el 8 de marzo de 2012 [Ashraf Amra/Apaimages]

Quiero dejar claro que estoy en contra de la injusticia, la opresión y las detenciones arbitrarias con fines políticos. También estoy a favor de las libertades cívicas de los ciudadanos, independientemente de sus creencias o identidad, así como de la libertad de pensamiento y expresión. Por ello, acogí con cierta satisfacción la liberación de la ciudadana saudí y activista de los derechos humanos Loujain Al-Hathloul, aunque no al nivel de éxtasis que reinaba en los medios de comunicación internacionales y en las redes sociales.

En cambio, pensaba en las decenas de miles de hombres, mujeres y -sí- niños que languidecen en las cárceles árabes e israelíes, donde son sometidos a diversas formas de tortura. Sufren un gran dolor físico y psicológico, pero sus gritos no llegan al presidente estadounidense Joe Biden ni a nadie más. No tienen campañas de alto nivel que hablen en su favor, como hicieron las organizaciones internacionales de derechos humanos con Al-Hathloul, porque su único "delito" es que sólo adoran a Alá, y los musulmanes honrados no tienen a nadie que los defienda; ni las organizaciones de derechos humanos, ni Estados Unidos, ni ningún otro lugar de Occidente.

Las cárceles árabes están llenas de decenas de miles de musulmanes, llamados "terroristas", y los gobernantes árabes los utilizan como pretexto en la absurda "guerra contra el terror". Esta es la moneda popular utilizada hoy en día para comprar y mantener posiciones de poder.

Biden expresó su alegría por Al-Hathloul en un discurso en el Pentágono: "Antes de empezar, tengo la grata noticia de que el gobierno saudí ha liberado de la cárcel a una destacada activista de los derechos humanos, Loujain Al-Hathloul... una poderosa defensora de los derechos de la mujer; liberarla fue lo correcto".

OPINIÓN: La cosecha de las revoluciones de la Primavera Árabe

Me sorprendió que Biden hiciera este anuncio dado que el asunto no concierne al pueblo estadounidense, que probablemente no sabe quién es Lujain Al-Hathloul. De hecho, es posible que muchos de ellos no sepan que existe un país llamado Arabia Saudí ni dónde está.

Se podría haber esperado que el presidente estadounidense anunciara el fin de la venta de armas al Reino hasta que su ejército abandone Yemen, como prometió en su campaña electoral. Sin embargo, optó por no mencionar Yemen, las tragedias que afligen al pueblo yemení y la devastación causada por Mohammed Bin Salman, el príncipe heredero de Arabia Saudí, cuya temeraria guerra ha creado una catástrofe humanitaria en el otrora feliz Yemen.

Cabe destacar que, poco antes, Biden había retirado a los houthis de la lista de terrorismo después de que Trump designara al grupo unos días antes de abandonar la Casa Blanca. La medida de Biden enfureció a los saudíes, que temen lo que pueda hacer su administración.

Manifestantes en Londres, Reino Unido, piden la liberación de mujeres y niños retenidos por el régimen sirio el 8 de marzo de 2019 [Hasan Esen - Agencia Anadolu].

El anuncio del presidente sobre Al-Hathloul fue en realidad un mensaje blando a los dirigentes saudíes entregado dentro del cuartel general del ejército más poderoso del mundo, utilizando los derechos humanos como arma. Es la nueva herramienta diplomática de los demócratas. Estados Unidos está protegiendo al Reino y al trono, y el gobernante de facto Bin Salman debe pagar el precio de esa protección, como lo hizo durante la presidencia de Trump. En esencia, el de Biden fue el mismo discurso que el de Trump, pero pronunciado en un tono y lenguaje diferentes. Ambos hombres son sionistas, pero la diferencia es que el nuevo presidente no abordará la cuestión como una transacción comercial como hizo Trump, chantajeando abiertamente a Arabia Saudí. El enfoque de Biden es más engañoso.

A Trump no le importan los derechos humanos, como es evidente por su cooperación y apoyo a todos los tiranos de Oriente Medio. Contribuyó a que el atroz asesinato del periodista Jamal Khashoggi pasara a un segundo plano y ayudó a Bin Salman a escapar del castigo. ¿Reabrirá Biden este expediente en el contexto de los derechos humanos que promueve, o seguirá enterrado en los cajones, oculto bajo montones de billetes de dólares? Es casi seguro que el asunto de Khashoggi sigue preocupando al príncipe, sobre todo porque Biden lo mencionó mucho en su campaña electoral, por lo que probablemente esté sentado junto a su teléfono esperando ansiosamente la llamada de Washington.

Un periodista preguntó a la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, si el gobierno de Biden consideraba a Israel y a Arabia Saudí como importantes aliados de Estados Unidos. En respuesta, dijo que la administración todavía está revisando y estudiando muchas cuestiones. En una pregunta posterior se preguntó cuándo llamaría Biden a Bin Salman; Psaki respondió inmediatamente que no tenía conocimiento de ningún plazo para dicha llamada.

No cabe duda de que esta respuesta preocupará al arrogante y ambicioso príncipe, que está deseando sentarse en el trono de verdad. Estaría cerca de hacerlo si Trump hubiera continuado otro mandato, pero ahora su sueño es un poco una pesadilla, con un futuro político incierto. Sabrá que un informe de la Brookings Institution ha pedido a la administración Biden que presione a Riad para que libere a su rival Muhammad Bin Nayef, que fue apartado por Bin Salman. El informe de Brookings señaló que Bin Nayef no fue detenido por ningún delito, sino simplemente porque representa una amenaza para el hombre que lo reemplazó como príncipe heredero. En definitiva, Bin Nayef es "el símbolo de una alternativa viable y competente al imprudente y peligroso príncipe heredero... Para Washington presionar a los dirigentes saudíes en su caso sería una medida quizás inusual, pero debería ser una tarea urgente, ya que el suyo es un caso especial dadas sus considerables contribuciones a la seguridad estadounidense."

OPINIÓN: Si la democracia es realmente valiosa, Presidente Biden, deje que los egipcios prueben de su fruto

Por supuesto, se trata de una charla peligrosa e inquietante a los ojos de Su Alteza Real, y si tuviera asesores sensatos le sugerirían que liberara a Bin Nayef inmediatamente, antes de que se vea obligado a liberarlo por orden de Biden, como ocurrió con Loujain Al-Hathloul.

Aunque dudo que tenga suficiente valor para hacerlo, le aconsejaría que liberara a los cientos de imanes y otras personas de prestigio que están en sus prisiones, incluido el jeque Salman Al-Odeh. Su único "delito" fue pedir la reconciliación con Qatar. Ahora que eso ha ocurrido, ¿por qué sigue en prisión?

Lo mismo ocurre con el Dr. Safar Al-Hawali, que al parecer criticó la compra por parte del príncipe heredero del cuadro Salvator Mundi de Leonardo Da Vinci por medio millón de dólares. Al-Hawali dijo que los saudíes son más merecedores de ese dinero porque guardan silencio y no lo critican y, en cambio, aceptan la vida mundana a expensas de la otra vida. Dijo que lo único que faltaba era el coste de la construcción de un Templo en Jerusalén y cuestionó que los EAU lo estuvieran financiando. El mismo país está comprando casas a los jerosolimitanos para dárselas a los judíos israelíes.

El jeque Awad Al-Qarni y el jeque Ali Al-Omari, así como muchos otros, están en el mismo barco.

Mujeres egipcias miembros de los Hermanos Musulmanes sostienen rosas mientras permanecen en la jaula de los acusados vestidas de blanco con el tema de la prisión durante su juicio en el tribunal de la ciudad mediterránea egipcia de Alejandría el 7 de diciembre de 2013. [AFP vía Getty Images]

Qué sorprendente sería que Bin Salman liberara al doctor palestino Mohammed Saleh Al-Khoudary, que tiene 83 años y padece una enfermedad terminal? Esto sería un golpe para Biden y los sionistas. Al-Khoudary ha vivido en Arabia Saudí durante casi 30 años, y ocupó el cargo de representante oficial de Hamás en el Reino. Su hijo Hani, profesor universitario, también podría ser liberado junto con los otros setenta jordanos y palestinos que fueron detenidos con los Al-Khoudarys hace unos tres años sin ninguna justificación. La acusación era el viejo recurso de apoyar a una "entidad terrorista", una referencia, por supuesto, a Hamás. Para vergüenza de Bin Salman, es la misma terminología utilizada por Israel.

Las palabras utilizadas por la familia de Al-Khoudary en un comunicado de prensa iban dirigidas al príncipe heredero Mohammed Bin Salman. "Nosotros, sus estimados hermanos de la familia Al-Khoudary de Palestina, instamos a sus estimados a intervenir ante las autoridades relacionadas para liberar a nuestro hijo, el Dr. Mohammed Saleh Al-Khoudary, que sufre una enfermedad crónica".

Los palestinos siguen creyendo en la hermandad, y tienen mucho valor para su propio pueblo, a pesar de haber sido objetivo de conspiraciones y asesinados. La familia pide a los carceleros de su hijo que intervengan a su favor, los mismos que ordenaron su detención. Esto puede deberse a que las buenas familias palestinas todavía tienen sangre árabe pura corriendo por sus venas, y han heredado la camaradería y la caballerosidad del pasado árabe. Dan cobijo a quienes lo necesitan y son generosos con sus huéspedes. La familia Khoudary cree que Bin Salman reconoce que el Dr. Mohammed Saleh Al-Khoudary y su hijo eran huéspedes en el Reino, pero aún así no siguieron las normas habituales del anfitrión. Este es un asunto grave para los árabes que se preocupan por su historia y se respetan a sí mismos, así como a sus invitados. Bin Salman ha roto esta noble costumbre, pero no es demasiado tarde para que corrija su comportamiento liberando al Dr. Al-Khoudary y a los demás.

Hay muchos Loujain Al-Hathlouls en el mundo árabe. Bin Salman podría hacerse un gran bien liberando a todos ellos por iniciativa propia, y no simplemente porque el presidente estadounidense se lo haya ordenado.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ÁfricaArabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines