Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Una empresa alemana retira la "segunda bomba de Beirut" del puerto

Una empresa alemana ha retirado numerosos contenedores con productos químicos peligrosos del puerto de Beirut, la capital del Líbano [Andreas Kindl, Embajador de Alemania en el Líbano/Twitter].

Una empresa alemana ha retirado del puerto de Beirut, la capital de Líbano, numerosos contenedores con productos químicos peligrosos, que van a ser enviados fuera del país medio año después de la catastrófica explosión que destruyó la ciudad.

El embajador de Alemania en el Líbano, Andreas Kindl, anunció ayer la medida adoptada por la empresa Combi Lift, escribiendo en Twitter que " se trataba de 52 contenedores de material químico peligroso que se había acumulado durante décadas y que constituía una amenaza para la población de Beirut".

Según la agencia de noticias británica Reuters, el material peligroso encontrado en el puerto hace meses asciende a casi 4.000 toneladas, lo que es mucho más que las 2.750 toneladas de nitrato de amonio almacenadas en el puerto que causaron la explosión de Beirut el 4 de agosto del año pasado.

Al parecer, los productos químicos encontrados por Combi Lift eran ácidos corrosivos y no nitrato de amonio, pero supuestamente siguen teniendo la capacidad de causar otra explosión, y el director de la empresa ha dicho que "lo que hemos encontrado aquí es una segunda bomba de Beirut".

Los contenedores que contienen los productos químicos van a ser enviados a Alemania.

VER: A 6 meses de la explosión de Beirut, aún no hay esperanza de justicia

Kindl también declaró en Twitter que Alemania ha proporcionado recientemente más de 2 millones de euros (2,4 millones de dólares) al ejército libanés para "reconstruir la base naval que quedó destruida tras la explosión". Sin embargo, criticó la falta de trabajos realizados con ese dinero y afirmó que "los barcos hundidos, las oficinas, los muelles, la tierra contaminada", siguen siendo visibles y están a la vista al entrar en la zona.

A pesar de que el mes pasado se informó de que empresarios sirios fueron los responsables de llevar el nitrato de amonio al puerto de Beirut en 2013, el hecho de que permaneciera en el puerto y no fuera retirado por las autoridades libanesas durante todos esos años se ha atribuido durante mucho tiempo a la corrupción de los funcionarios.

Tras la explosión de agosto, muchos predijeron que la corrupción desenfrenada daría lugar a la malversación de fondos y donaciones enviadas al Líbano por otros Estados y la comunidad internacional, lo que llevó a cuestionar cómo se gastaron posteriormente los 2 millones de euros aportados por Alemania.

Categorías
LíbanoNoticiasOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines