Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El jefe de la inteligencia saudí en el exilio niega las acusaciones de malversación de fondos

Bandera de Arabia Saudí el 11 de octubre de 2018 [Ahmet Bolat/Anadolu Agency]

El ex jefe de los servicios de inteligencia Saad Al-Jabri ha negado haber malversado miles de millones de dólares de Arabia Saudí e insta a un tribunal canadiense a que levante la congelación de sus activos en todo el mundo. Este hombre de 62 años, que ocupó un puesto de inteligencia de rango ministerial bajo el mandato del depuesto príncipe heredero Mohammed Bin Nayef, vive exiliado en Toronto y alega que fue objeto de un plan de asesinato orquestado por el actual príncipe heredero Mohammed Bin Salman.

La última ronda de la disputa entre Al-Jabri y Riad vio a un grupo de empresas estatales presentar una demanda en un Tribunal Superior de Ontario el mes pasado alegando que el ex alto funcionario de inteligencia era el "cerebro" detrás de un esquema para defraudar a las empresas de $ 3,5 mil millones. Se alega que ocultó los fondos en varios paraísos fiscales para enriquecerse a sí mismo, a su familia y a sus amigos.

Según el Wall Street Journal, diez empresas propiedad de Tahakom Investments Co, una filial del fondo soberano de Arabia Saudí, presentaron la demanda civil. En ella se alega que Bin Nayef se confabuló con Al-Jabri para recibir al menos 1.200 millones de dólares en fondos malversados. El ex príncipe heredero, que se cree que está bajo arresto domiciliario desde que fue depuesto en un golpe de palacio en 2017, supuestamente transfirió al menos 55 millones de dólares a Al-Jabri como sobornos. Bin Nayef no fue nombrado como acusado en la demanda que se presentó en el tribunal canadiense.

LEER: Netanyahu busca una alianza anti-Irán paralela a Biden

La semana pasada, el Tribunal Superior de Ontario ordenó la congelación de los activos de Al-Jabri en todo el mundo y le ordenó que hiciera públicos sus activos o se enfrentara a una posible pena de cárcel, según los documentos judiciales vistos por el Journal. El tribunal también ordenó a los bancos, bufetes de abogados y contables de Canadá, Suiza, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Gran Bretaña y Estados Unidos que revelaran cualquier registro relacionado con los activos de Al-Jabri, y solicitó la asistencia de esas jurisdicciones para hacer cumplir la orden de revelación.

Al-Jabri ha negado estas acusaciones. Una campaña que aboga en su nombre ha declarado que su familia luchará enérgicamente contra las "acusaciones de corrupción recicladas" y está "segura" de que conseguirá desestimarlas. "La familia agradece la oportunidad de enfrentarse a Bin Salman en foros judiciales neutrales".

La demanda ha sido desestimada como una herramienta política destinada a socavar la crítica del régimen saudí. Hace seis meses, Al-Jabri presentó una demanda propia en un tribunal estadounidense en la que afirmaba que Bin Salman había ordenado a un escuadrón de asesinos que lo matara apenas 13 días después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi en octubre de 2018. Los detalles de la demanda mostraban sorprendentes paralelismos entre el intento de asesinato de Al-Jabri y el brutal asesinato del periodista saudí disidente en Estambul.

Categorías
Arabia SauditaNoticiasOriente Medio

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines